Menú
Hemorragia intraventricular en bebés prematuros

BEBÉS PREMATUROS

Hemorragia intraventricular en bebés prematuros

Una hemorragia intraventricular ocurre cuando los ventrículos del cerebro sangran pudiendo leve o grave.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Una hemorragia intraventricular ocurre cuando los ventrículos del cerebro sangran. Puede ser leve o grave dependiendo de la cantidad de sangrado que exista. Algunos bebés experimentan un sangrado y no tendrán efectos a largo plazo, mientras que los bebés con hemorragias más graves pueden tener retrasos en el desarrollo u otros efectos duraderos.

Si a tu bebé le han diagnosticado una hemorragia intraventricular, aprender más sobre esta afección puede ayudarte a comprender qué está pasando y cómo se recuperará.

Grados de la hemorragia intraventricular

En los bebés, las hemorragias intraventriculares se clasifican según la gravedad de la hemorragia. A tener en cuenta los siguientes grados.

  • Grado 1. El sangrado se limita a la matriz germinal, un área frágil cerca de los ventrículos que contiene muchos capilares pequeños. Este grado se conoce como hemorragia de matriz germinal.
  • Grado 2. El sangrado se encuentra en los ventrículos, pero los ventrículos siguen siendo del mismo tamaño.
  • Grado 3. El sangrado se encuentra en los ventrículos, y el sangrado ha provocado que los ventrículos se dilaten o crezcan.
  • Grado 4. La sangre se encuentra en los ventrículos, que se han dilatado, y en áreas cercanas del cerebro. También se conoce como hemorragia intracraneal.

Las hemorragias de grado 1 y grado 2 generalmente se consideran hemorragias levesLas hemorragias de grado 1 y grado 2 generalmente se consideran hemorragias leves

Las hemorragias de grado 1 y grado 2 generalmente se consideran hemorragias leves, mientras que las hemorragias de grado 3 y 4 son más graves, con síntomas iniciales más graves y más complicaciones a largo plazo.

Causas

La prematuridad es la principal causa de hemorragia intraventricular, y la mayoría de los casos ocurren en bebés con menos de 30 semanas de gestación o menos de 1.500 gramos de peso.

Las hemorragias intraventriculares ocurren temprano en la vida de un bebé prematuro, y el 90% ocurre en los primeros tres días de vida. Los médicos piensan que varias cosas se combinan para hacer que los bebés prematuros sean susceptibles. Primero, los vasos sanguíneos en el cerebro de un bebé prematuro son más frágiles que los de un bebé a término. Los bebés prematuros también pueden sufrir episodios repetidos de niveles bajos de oxígeno en la sangre y están expuestos a mayores fluctuaciones en la presión arterial.

Síntomas

Los bebés que sufren hemorragias leves pueden no tener ningún síntoma. Los síntomas de hemorragias intraventriculares más graves en bebés prematuros incluyen:

  • Aumento de apena y bradicardia
  • Disminución del tono muscular
  • Menos reflejos
  • Succión débil
  • Somnolencia excesiva

Las hemorragias intraventriculares se diagnostican con una ecografía de la cabezaLas hemorragias intraventriculares se diagnostican con una ecografía de la cabeza

Diagnóstico y tratamiento

Las hemorragias intraventriculares se diagnostican con una ecografía de la cabeza. Muchos hospitales realizan pruebas rutinarias de detección a todos los bebés prematuros durante la primera semana de vida y nuevamente antes del alta hospitalaria.

Desafortunadamente, no hay forma de detener una hemorragia intraventricular una vez que ha comenzado. El tratamiento para esta condición ataca los síntomas de la hemorragia y puede incluir un aumento de la asistencia respiratoria o medicamentos para la apnea y la bradicardia.

Hasta el 10% de los bebés que tienen una hemorragia intraventricular desarrollarán hidrocefalia, una acumulación de líquido cefalorraquídeo en los ventrículos. La hidrocefalia hace que la cabeza de un bebé crezca más rápido de lo habitual para dejar espacio para el líquido adicional y puede ejercer presión sobre el delicado tejido cerebral. La hidrocefalia puede desaparecer por sí sola o puede ser necesaria una cirugía. Los médicos pueden decidir insertar una derivación ventriculoperitoneal para drenar el líquido y reducir la presión sobre el cerebro.

Consecuencias

Los niños con antecedentes de hemorragias graves también pueden sufrir un mal funcionamiento cognitivo y otros trastornos, como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Esta condición puede causar complicaciones graves y no puede detenerse una vez que ha comenzado, los médicos y científicos han centrado sus esfuerzos en la prevención. 

Prevenir el parto prematuro es la mejor manera de prevenirlo, por lo que las futuras madres con riesgo de parto prematuro deben consultar a sus médicos sobre la reducción de las probabilidades de esta afección.

Artículos recomendados