Menú
Qué es una hemorragia subdural

SALUD CEREBRAL

Qué es una hemorragia subdural

Hemorragia subdural o hematoma subdural, es un tipo de sangrado que a menudo ocurre fuera del cerebro como resultado de una lesión grave en la cabeza

Maria del Carmen Roldán Prieto

Hemorragia subdural, o hematoma subdural, es un tipo de sangrado que a menudo ocurre fuera del cerebro como resultado de una lesión grave en la cabeza. Se produce cuando los vasos sanguíneos estallan entre el cerebro y la meninge más externa que está adherida a la pared craneal, es llamada duramadre. La acumulación de sangre crea presión en la superficie del cerebro, causando una serie de problemas.

¿Qué es una hemorragia subdural?

En una hemorragia subdural, la sangre se acumula entre las capas de tejido que envuelve el cerebro. La capa más externa se llama duramadre, y el sangrado se produce entre ésta y la siguiente capa o meninge, la aracnoidea.

El sangrado en una hemorragia subdural se encuentra debajo del cráneo y fuera del cerebro, no en el cerebro mismo. Sin embargo, a medida que se acumula la sangre, aumenta la presión sobre el cerebro. La presión sobre el cerebro causa los síntomas de una hemorragia subdural. Si la presión dentro del cráneo aumenta a un nivel muy alto, esta hemorragia puede conducir a la pérdida del conocimiento y a la muerte.

Causas de la hemorragia subdural

La hemorragia subdural es causada generalmente por una lesión en la cabeza, como una caída, una colisión en el coche o un ataque de otra persona. El golpe repentino en la cabeza rompe los vasos sanguíneos que corren a lo largo de la superficie del cerebro. Esto es lo que se conoce como una hemorragia subdural aguda.

Las personas con un trastorno hemorrágico y las personas que toman anticoagulantes tienen más probabilidades de desarrollar una hemorragia subdural. Una lesión en la cabeza relativamente menor puede causar esta hemorragia en personas con tendencia a sangrar.

En una hemorragia subdural crónica, las pequeñas venas en la superficie externa del cerebro pueden desgarrarse y causar sangrado en el espacio subdural. Los síntomas pueden no ser aparentes durante varios días o semanas. Las personas mayores tienen un mayor riesgo de sufrir una hemorragia subdural crónica porque la contracción cerebral hace que estas pequeñas venas se estiren más y sean más vulnerables a una rotura.

La hemorragia subdural es causada generalmente por una lesión en la cabezaLa hemorragia subdural es causada generalmente por una lesión en la cabeza

Síntomas de la hemorragia subdural

Los síntomas de la hemorragia subdural dependen de la rapidez con que la sangre se acumula dentro del cráneo.

  • En las lesiones en la cabeza con un sangrado repentino y severo que causa una hemorragia subdural, una persona puede perder el conocimiento y caer en coma de inmediato.
  • Una persona puede parecer normal durante días después de haber sufrido una lesión en la cabeza, pero poco a poco se va confundiendo y puede quedar finalmente inconsciente durante varios días. Esto es consecuencia de tener un sangrado más lento, lo que provoca que la hemorragia subdural se agrande lentamente.
  • En las hemorragia subdural de crecimiento muy lento, es posible que no haya síntomas importantes durante más de dos semanas después de que comience el sangrado.

Los síntomas de un hematoma o hemorragia subdural son los siguientes:

  • Dolor de cabeza
  • Confusión
  • Debilidad o entumecimiento en un lado del cuerpo
  • Somnolencia excesiva o letargo
  • Problemas de habla y comprensión
  • Mareos
  • Náuseas o vómitos
  • Convulsiones
  • Cambio de comportamiento
  • Apatía

Las personas pueden variar ampliamente estos síntomas, ya que además del tamaño de la hemorragia, la edad y tener otras afecciones médicas pueden afectar a la respuesta a la hemorragia. Las hemorragias subdurales de crecimiento lento son más comunes en las personas mayores. Los síntomas pueden ser sutiles cambios de personalidad además de la apatía.

Diagnóstico de la hemorragia subdural

Las personas que acuden al hospital después de una lesión en la cabeza a menudo se someten a escáneres de la cabeza, normalmente mediante resonancia magnética o mediante una tomografía computarizada. Estas pruebas crean imágenes del interior del cráneo, y pueden detectar cualquier hemorragia subdural presente. La resonancia es ligeramente superior a la tomografía en la detección de este tipo de hemorragias, pero la tomografía suele ser más rápida.

En raras ocasiones, la angiografía se usa para diagnosticar esta afección. Durante la angiografía se inserta un catéter a través de una arteria en la ingle y se inserta en las arterias del cuello y el cerebro. Posteriormente se inyecta un tinte especial y con rayos X puede verse el flujo sanguíneo a través de las arterias y las venas.

El tratamiento de las hemorragias subdurales depende de su gravedadEl tratamiento de las hemorragias subdurales depende de su gravedad

Tratamiento de la hemorragia subdural

El tratamiento de las hemorragias subdurales depende de su gravedad. El tratamiento puede variar desde la espera controlada hasta la cirugía cerebral.

Cuando una hemorragia subdural es pequeña y presenta síntomas leves, los médicos pueden recomendar un tratamiento específico que no sea la observación. Las pruebas repetidas de escaneo de la cabeza a menudo se realizan para controlar si la hemorragia mejora.

Las hemorragias subdurales más severos o peligrosos requieren de cirugía para reducir la presión sobre el cerebro. Los cirujanos pueden usar varias técnicas para tratar este tipo de hemorragia:

  • Trepanación del cráneo. Se realiza un agujero en el cráneo sobre el área de la hemorragia, y se succiona la sangre a través de este agujero.
  • Craneotomía. Se extrae una sección más grande del cráneo para permitir un mejor acceso a la hemorragia y así, reducir la presión. La parte del cráneo extirpada se reemplaza poco después del procedimiento.
  • Craniectomía. Se extrae una sección del cráneo durante un período prolongado de tiempo para permitir que el cerebro lesionado se expanda e hinche sin causar daños permanentes. La craniectomía no se usa normalmente para tratar la hemorragia subdural.

Las personas con hemorragias subdurales severas a menudo están gravemente enfermas y requieren respiración asistida por máquina y también pueden necesitar otras formas de soporte vital.

Si una persona tiene un problema de sangrado o está tomando anticoagulantes, se deben tomar medidas para mejorar la coagulación de la sangre. Esto puede incluir administrar medicamentos o productos destinados a este propósito, y la reversión de cualquier anticoagulante, cuando esto sea posible. También se pueden usar otros medicamentos para ayudar a reducir la hinchazón o la presión en el cerebro o para controlar las convulsiones.

Prevención de la hemorragia subdural

Los accidentes, cuando incluyen lesiones en la cabeza, son la principal causa de muerte en los jóvenes. Muchos de estos accidentes están relacionados con las drogas y el alcohol. Muchos otros podrían prevenirse con simples precauciones o con equipos de seguridad.

Vamos a ver algunos consejos para prevenir lesiones en la cabeza:

  • Si vas a beber alcohol, bebe con moderación, y nunca conduzcas después de beber o consumir drogas.
  • Si tu trabajo es peligroso, porque trabajes en altura, por ejemplo, usa un equipo de seguridad aprobado para evitar caídas accidentales.
  • Nunca trabajes en un lugar alto si te sientes mareado o inestable, si has bebido alcohol o si estás tomando medicamentos que tengan los mareos o la pérdida de equilibrio como efectos secundarios.
  • Controla tu vista con regularidad. Una mala visión puede aumentar el riesgo de caídas y otro tipo de accidentes.
  • Si eres una persona mayor, elimina los peligros de tu hogar, como objetos que puedan causarte tropiezos o caídas, como por ejemplo, una alfombra.
  • Si eres mayor y sientes que pierdes estabilidad, piensa en la opción de utilizar un bastón o andador para caminar.
  • Si practicas deportes de contacto y te golpeas la cabeza, espera un tiempo adecuado antes de reincorporarte al juego.

Artículos recomendados