Menú
Hipertensión pediátrica

PEDIATRÍA

Hipertensión pediátrica

Cada vez se da con más frecuencia el caso de niños con la presión arterial alta, un problema que puede resultar muy grave para la salud infantil.

Antonia Torres Gutiérrez

La palabra hipertensión generalmente va asociada a las personas adultas, es difícil pensar que un niño puede tener la presión alta, pero en realidad es posible y puede ser peligroso. Este es el principal problema, pocas personas le prestan atención a la tensión de los niños, algo que puede agravar significativamente este estado.

El diagnóstico precoz es fundamental, tanto para los casos de hipertensión como par cualquier tema relacionado con la salud en general. Pero principalmente cuando de niños se trata, es muy importante detectar cuanto antes que algo no va como debería. Puesto que la única forma de ponerle remedio y evitar patologías graves, es teniendo un diagnóstico lo antes posible.

Causas de la hipertensión pediátrica

La principal causa de la hipertensión en niños y pre adolescentes es la obesidad. Aunque existen otros factores que pueden provocar un aumento de la presión arterial infantil como:

  • El tratamiento con algunos fármacos especiales para la gripe, los anticonceptivos orales o los esteróides.
  • Problemas asociados con alteraciones de la tiroides.
  • Patologías del corazón.
  • Enfermedades del riñón.
También es importante tener el cuenta el factor genéticoTambién es importante tener el cuenta el factor genético

También es importante tener el cuenta el factor genético, los antecedentes familiares pueden ayudarte a controlar la tensión de tus hijos. Debes saber que la herencia genética es clave en asuntos como la hipertensión.

En el caso de los bebés y de los niños que todavía son muy pequeños, generalmente la hipertensión suele estar causada como consecuencia de otra enfermedad. Dentro de las que hemos mencionado se encuentran las más habituales, ya que son enfermedades que suelen causar alteraciones en la presión arterial.

Existen otros motivos que pueden afectar la presión sanguínea en un momento determinado, lo que puede dificultar el diagnóstico de la patología. Por ejemplo:

  • Los desajustes hormonales, estos se pueden producir por diferentes motivos, como en el embarazo. En muchos casos son los propios cambios hormonales los que producen alteraciones en la presión arterial, provocando la hipertensión.
  • Enfermedades del riñón, la aparición de proteínas en la orina ayudarán a detectar que el riñón no está funcionando correctamente. La hipertensión es una de las consecuencias de las enfermedades del riñón.
  • Otras enfermedades que afectan al sistema nervioso, al sistema circulatorio y a patologías del corazón.

Factores de riesgo para la hipertensión infantil

Como ya hemos comentado, la obesidad es la causa principal de que los niños sufran hipertensión. Pero no solamente el sobrepeso es el problema, una mala alimentación puede causar otras patologías graves para la salud del niño. Además de la gravedad de esas enfermedades, estas son en sí un grave factor de riesgo que hay que tener en cuenta:

  • Tener el colesterol alto es un factor de riesgo muy importante en los casos de hipertensión, pero además es un grave problema de salud que puede acarrear consecuencias muy graves para el niño.
  • La diabetes, otro problema derivado de la mala alimentación es la concentración de azúcar en la sangre. De nuevo una enfermedad muy grave que además complica y altera la presión sanguínea.
  • Los antecedes familiares, como ya decíamos la herencia es un factor de riesgo en este caso.

Por lo tanto, es fundamental que la alimentación de los niños sea saludable y equilibrada. No es simplemente una cuestión de estética, es que la obesidad es la causante de muchas patologías que empeoran la salud y la calidad de vida de las personas en general, mucho más de los niños.

Diagnóstico de la hipertensión pediátrica

Diagnosticar hipertensión en niños es muy difícil, dado que la patología no presenta ningún tipo de síntoma, es muy complicado detectar que puede existir una alteración de la presión arterial.

Si el pediatra realiza una prueba para comprobar la tensión y observa un desajuste, lo más normal es que te pida repetir el examen pasados unos días. Pasado ese periodo se repetirá la prueba durante varios días, si se repiten los niveles entonces el médico pasará a realizar una serie de analíticas de sangre y de orina.

Una vez analizados los resultados es posible que el médico no encuentre una razón para la hipertensión, y esto ocurre en la mayoría de los casos. Esta circunstancia recibe el nombre de hipertensión esencial. Además de los análisis mencionados, el pediatra revisará el historial del niño para intentar dar con la clave del problema.

El médico tendrá en cuenta factores como los antecedentes familiares y las anomalías en cuanto al peso, tanto por exceso de peso, como por bajo peso en el momento de nacer.

El tratamiento para controlar la hipertensión sigue la misma línea que puede recibir cualquier adultoEl tratamiento para controlar la hipertensión sigue la misma línea que puede recibir cualquier adulto

Tratamiento de la hipertensión infantil

El tratamiento para controlar la hipertensión sigue la misma línea que puede recibir cualquier adulto. Controlar la alimentación y adquirir hábitos de vida saludable. Si el pediatra encontrase el problema en medicación o en otras patologías como las mencionadas, basaría el tratamiento en resolver esos problemas.

  • Cuando la causa es la obesidad, el tratamiento se enfoca en la alimentación. El primer paso y el más importante es que el niño pierda peso, siempre bajo el control de su pediatra. Además de mejorar la hipertensión, el niño mejorará en otros problemas que se derivan del sobrepeso.
  • La alimentación de los niños debe ser variada y equilibrada, incluyendo alimentos de todo tipo pero especialmente frutas y verduras. El médico te indicará unas pautas de alimentación para mejorar el peso de tu hijo, síguelas estrictamente.
  • Debes controlar el consumo de sal y hacerlo también ayudará a mejorar la salud de toda la familia, un punto muy importante para que el niño acepte la dieta.
  • Elimina todo tipo de productos procesados, aperitivos salados, grasas saturadas o productos envasados.
  • Ejercicio regular, debes animar a tu hijo a realizar actividad física diaria. Esta actividad debe ser de al menos una hora, por lo que cada día tendrá que realizar ejercicio como caminar, practicar deportes o jugar al aire libre.

La mejor manera de prevenir problemas derivados de la obesidad como la hipertensión infantil, es el adquirir hábitos de vida saludable. No solamente para los niños, toda la familia gozará de una mejor calidad de vida. Cuidar la salud es fundamental, y la alimentación juega un papel fundamental en este asunto.

Artículos recomendados