Menú
Qué es la hiporexia o falta de apetito en personas mayores

PERSONAS MAYORES

Qué es la hiporexia o falta de apetito en personas mayores

La hiporexia es un trastorno que causa que las personas mayores pierdan el apetito y se resienta su salud gravemente.

Antonia Torres Gutiérrez

Generalmente las personas mayores van perdiendo el apetito a medida que pasan los años, este trastorno se llama hiporexia y puede resultar bastante grave para la salud del anciano.

A medida que las personas van cumpliendo años, se va produciendo un envejecimiento tanto a nivel externo como a nivel interno. Quizá para todo el mundo el más evidente es el envejecimiento externo, porque a simple vista se puede apreciar el paso de los años en la piel, en los músculos y en la apariencia física.

Pero la edad también conlleva un envejecimiento interno, una decadencia física que afecta a todos los órganos del cuerpo y que no siempre se puede detectar. El paso de los años afecta a todas las capacidades biológicas y una de ellas es el apetito.

Muchas veces se entiende como algo normal el que una persona mayor tenga menos ganas de comer, se da por hecho que son cosas de la edad. Pero esta desgana por la comida, puede estar asociada a una patología más grave llamada hiporexia.

La mayoría de las personas con más de 80 años, desarrollan una pérdida progresiva del apetitoLa mayoría de las personas con más de 80 años, desarrollan una pérdida progresiva del apetito

Qué es la hiporexia

La mayoría de las personas con más de 80 años, desarrollan una pérdida progresiva del apetito. Normalmente esto es debido a cuestiones fisiológicas, el estómago requiere menor cantidad de comida y se gasta menos energía porque la actividad física es más reducida. Incluso es posible perder las ganas de comer debido a un cambio en el sentido del gusto o del olfato, ya sea a causa de algún medicamento, o como un cambio normal por la edad.

Este trastorno que padecen las personas mayores se llama hiporexia, lo que se conoce como falta de apetito. En España, la hiporexia afecta a más de la mitad de las personas mayores y en muchos casos es muy complicado de detectar. Ya sea porque el anciano viva solo, o porque se entiende como algo normal que tenga menos ganas de comer.

Pero es muy importante vigilar de cerca a las personas mayores, la hiporexia puede tener graves consecuencias en la salud de los ancianos.

Consecuencias de la hiporexia

La hiporexia puede derivar en una grave desnutrición y con ella una serie de complicaciones de salud tales como debilidad muscular, desmayos peligrosos que pueden afectar a los huesos, descalcificación y mayor probabilidad de huesos rotos. Además, las personas mayores suelen padecer otro tipo de enfermedades asociadas a la edad, la desnutrición puede agravar estas patologías pudiendo incluso acabar con la vida del anciano.

¿Cómo detectar la hiporexia en las personas mayores?

La única manera de detectar la hiporexia es observando a la persona, si tienes a tu cuidado a personas mayores y te preocupa que puedan estar padeciendo este problema, debes al menos vigilar su alimentación durante todo un día, si observas alguno de los síntomas, acude de inmediato al médico para que pueda hacer una valoración general del estado del mayor.

- Rechazo a la comida, aunque sea un plato que le gusta mucho

- Mala actitud ante la comida en general, el comportamiento es similar al de un bebé que comienza a probar alimentos y los rechaza por que sí.

- Pérdida de peso notable

- Cansancio, falta de energía y debilitamiento

Cuáles son las causas que provocan la hiporexia

La hiporexia en las personas mayores, puede estar causada por diferentes motivos, muchas veces el trastorno es una consecuencia de padecer varias enfermedades o de tomar diferentes fármacos. Pero también puede tener su origen en factores sociales y en el estilo de vida de las personas mayores.

- La soledad y el aislamiento de la vida social juegan un papel fundamental en la hiporexia. Perder a los seres queridos y a la familia, la vida en soledad o tener que vivir en una residencia para personas mayores, fomenta que los ancianos pierdan la alegría y las ganas de alimentarse.

- El padecer enfermedades estomacales, enfermedades del aparato digestivo, del páncreas o del hígado, además de las enfermedades degenerativas como la demencia.

- Problemas psicológicos como la depresión, la ansiedad, la anorexia nerviosa y la tristeza en general.

- El envejecimiento es la principal causa de la pérdida del apetito por hiporexia.

- Algunos tratamientos médicos, muchos fármacos producen cambios en la percepción de los sabores y los olores.

La mejor manera de poner remedio a la falta de apetito en las personas mayores, es adaptando la dieta a sus nuevas necesidadesLa mejor manera de poner remedio a la falta de apetito en las personas mayores, es adaptando la dieta a sus nuevas necesidades

Tratamientos para la hiporexia

La mejor manera de poner remedio a la falta de apetito en las personas mayores, es adaptando la dieta a sus nuevas necesidades. Es muy importante que los ancianos se alimenten y se hidraten de forma adecuada para evitar consecuencias mayores. A continuación encontrarás algunas recomendaciones para el tratamiento de la hiporexia en personas mayores.

- Adapta los hábitos alimenticios a la situación actual, siempre que la persona que padece hiporexia tenga algo de apetito, aprovecha para ofrecerle comida. No importa el horario, en este caso no puedes establecer rutinas ya que lo importante es que el anciano coma. Procura además que la persona coma siempre en compañía, la soledad es muy negativa en estos casos.

Además, la comida debe de hacerse de forma relajada, elimina cualquier elemento que pueda distraer a la persona de la comida, como la televisión. Aprovecha el momento de las comidas para disfrutar de la compañía de esa persona especial en tu vida.

- Ofrece al paciente comidas adecuadas para esta nueva etapa de su vida, al igual que ocurre en otras circunstancias, las personas mayores tienen unas necesidades nutricionales distintas. Adapta los platos a sus nuevas necesidades, procura que coma 5 o 6 veces al día, en pequeñas cantidades. Sirve platos fáciles de masticar y de digerir y evita presentar la comida demasiado caliente, ya que la espera hasta que se temple puede hacer que la persona pierda las ganas de comer.

- Vitaminas y otros suplementos, una vez que el médico diagnostique la hiporexia, es posible que recomiende el uso de algún suplemento vitamínico o estimulante del apetito. Evita comprar estos productos por tu cuenta y hazlo siempre bajo la supervisión del médico.

Envejecer es un proceso natural de la vida, pero vivir esa circunstancia puede ser traumática y dolorosa para cualquiera. Cuida de las personas mayores que tengas a tu alrededor, puedes mejorar mucho su calidad de vida en esta última etapa.

Artículos recomendados