Menú
Micción frecuente y dolor en las piernas

PIERNAS

Micción frecuente y dolor en las piernas

Si tienes una micción frecuente y además te duelen las piernas o parte de ellas, ¿a qué se puede deber esto?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Pueden ser muchos los motivos por los que puedes hacer micción a menudo. En ocasiones puede ser por una infección, si eres mujer y estás embarazada será bastante normal a medida que avance el embarazo, también puede ser que comiences a tener incontinencia... Pero, ¿por qué puede haber una micción frecuente que se junte con dolor de piernas? Normalmente el dolor de piernas puede ocurrir por problemas ajeno a la vejiga... ¿o no? A continuación vamos a comentarte más sobre estas afecciones.

La micción frecuente y el dolor en las piernas pueden ser síntomas de una afección médica grave. Si experimentas estos síntomas, es importante que consultes a tu médico lo antes posible para obtener un diagnóstico y un tratamiento correcto. Pero si crees que lo que te ocurre es una emergencia, entonces será necesario que busques tratamiento de emergencia lo más rápido posible.

A continuación vamos a comentarte algunas de las afecciones que pueden ocurrir con

Pueden ser muchos los motivos por los que puedes hacer micción a menudoPueden ser muchos los motivos por los que puedes hacer micción a menudo

Prostatitis bacteriana aguda

La prostatitis bacteriana aguda es una afección que puede ser causada por una enfermedad de transmisión sexual, daño a la próstata durante la cirugía o por un catéter colocado en la vejiga (que puede introducir bacterias en la próstata). Esta condición puede causar dolor en la pierna y el área genital, dolor al orinar con frecuencia, fiebre y dolor de espalda. Los antibióticos y los medicamentos para el dolor generalmente se usan para tratar esta afección.

Mielopatía por VIH

La mielopatía por VIH es una afección que a menudo no se diagnostica entre las personas que tienen VIH. Los síntomas de la mielopatía por VIH son micción frecuente, hormigueo, calambres musculares y dolor en las piernas. Esta condición se desarrolla en las etapas posteriores de la infección por VIH y no existe un tratamiento conocido para ella.

Diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es una condición que se desarrolla con el tiempo. Los síntomas de la diabetes tipo 2 son micción frecuente, dolor en las piernas, visión borrosa, retraso en la curación, aumento de la sed y sequedad de boca. Es importante consultar a su médico para desarrollar un plan para controlar el azúcar en la sangre y los síntomas de la diabetes tipo 2.

Infección renal

Una infección renal puede causar dolor en la espalda y los costados, dolor que se irradia a la pierna, micción frecuente, micción dolorosa, náuseas y vómitos. Esta es una afección grave que requiere un antibiótico para eliminar la infección del cuerpo.

Una infección del tracto urinario (ITU) es una condición que puede hacer que te sientas enfermoUna infección del tracto urinario (ITU) es una condición que puede hacer que te sientas enfermo

Infección del tracto urinario

Una infección del tracto urinario (ITU) es una condición que puede hacer que te sientas enfermo. Otros síntomas de una infección urinaria son dolor al orinar, micción frecuente, dolor muscular y orina turbia. Una ITU generalmente se trata con un antibiótico y es mejor evitar el alcohol, la cafeína y los alimentos picantes durante el tratamiento.

Como ves, sí que existen algunas afecciones que pueden afectar a tus piernas además de tener que orinar con frecuencia. Es importante que si te ocurre este tipo de dolencias, tengas en cuenta que es necesario acudir a tu médico lo antes posible para que pueda valorar qué es exactamente lo que te ocurre, que te diagnostique tu dolencia y que una vez que se sepa lo que te ocurre pueda valorar el tipo de tratamiento que puede ir mejor para tu afección concreta.

Una vez que comiences a recibir el tratamiento según la afección que tengas en concreto, entonces podrás comenzar a notar que los síntomas de tu dolencia comienzan a mitigarse y que estarás encontrándote mejor. Si con el tratamiento no encuentras mejoría entonces tendrás que volver a tu médico lo antes posible para que te proporcione un tratamiento alternativo para poder solventar cuanto antes tus síntomas.

Artículos recomendados