Menú
Los vómitos en los niños pequeños

SALUD INFANTIL

Los vómitos en los niños pequeños

Los vómitos en los niños pequeños son bastante habituales, pero, ¿cuándo deberías preocuparte e ir al médico?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Un niño pequeño que está demasiado apático, que no quiere comer (incluso los que les gusta) es una mala señal. Suele ser el preludio de que pronto vomitará. El vomito de los niños pequeños suelen ser explosivos y se detienen rápidamente aunque también puede vomitar durante horas en diferentes períodos de tiempo. Los vómitos hacen que los niños se agoten y lo pasen mal.

Causas

El vómito es un problema aterrador pero común que enfrentan los niños pequeños. Puede haber muchas razones por las cuales un niño pequeño puede vomitar, pero la mayoría de las veces no es nada de qué preocuparse. Sin embargo, descubrir la causa de los vómitos sigue siendo de vital importancia para que el niño reciba la atención adecuada. 

Si el niño solo vomita solo una vez, entonces hay muchas posibilidades de que el vómito haya sido solo por comer demasiado; sin embargo, si no se detiene, entonces una de las siguientes razones podría estar causándolo y es posible que necesite atención médica.

El vómito puede deberse a una infección viral o bacteriana. En los niños pequeños, la gripe estomacal o gastroenteritis es la razón más común de los vómitos. En los casos en que la infección haya afectado el revestimiento del estómago del niño, también podría tener diarrea y fiebre

El vómito es un problema aterrador pero común que enfrentan los niños pequeñosEl vómito es un problema aterrador pero común que enfrentan los niños pequeños

El vómito en tales casos puede tardar aproximadamente 24 horas en calmarse. Las infecciones respiratorias, del oído y del tracto urinario a veces también pueden causar vómitos en los niños pequeños. En casos raros, los vómitos también pueden ser una señal temprana de neumonía y apendicitis. El llanto excesivo, el consumo de una sustancia tóxica o venenosa y el mareo por movimiento son algunas de las otras razones notables que pueden causar vómitos en los niños pequeños y que requieren atención médica inmediata.

Cómo aliviar el vómito en niños pequeños

La gravedad de los vómitos en los niños pequeños generalmente determina lo que se debe hacer para aliviar el dolor y las molestias del niño. Si el vómito ocurre más de 8 veces durante un día, entonces se considerará grave y debe comenzar a preocuparse por la deshidratación del pequeño y tendrás que acudir al médico inmediatamente para que valore la situación.

Evita la deshidratación

En caso de vómitos leves (1-2 veces por día), las posibilidades de deshidratación son escasas. Sin embargo, en los casos de vómitos moderados (3-7 veces por día) y graves (más de 8 veces por día), las posibilidades de deshidratación se vuelven más pronunciadas. 

Para evitar la deshidratación tendrás que darle suero que te indique el pediatra, darle caldos o gelatinas de postre. Es ideal que estés hidratándole cada 20 minutos al menos, durante una hora. Tendrá que beber con pequeños sorbos y si no vuelve a vomitar, tendrás que aumentar la dosis de agua para poder deshidratarle. Habla con tu médico para darle el suelo más indicado para que recupere los minerales y calorías que el niño necesita en esta etapa.

Alimentos fáciles de digerir

Si han pasado más de 8 horas desde la última vez que tu hijo vomitó, puedes comenzar a darle alimentos blandos indicados por tu pediatra, para que de esta manera y de forma progresiva pueda volver lentamente a su dieta habitual. Si tu bebé está tomando leche de fírmela tendrás que darle menos cantidad y en tomas más espaciadas.

Si tu bebé ya toma alimentos sólidos, puedes darle patata hervida, galletas, pan, sopa o pavo. En caso de que ya no tenga más vómitos después de darle a tu hijo alimentos blandos durante aproximadamente un día, puedes volver a poner a tu hijo en su dieta diaria normal y rutinaria.

Debe descansar lo suficiente

Es importante que tu hijo descanse mucho después de vomitar. No debes permitir que tu niño vaya a la escuela durante dos días después de su último vómito. Descansar para un niño pequeño puede ayudar a calmar su estómago ya que el estómago tiende a estar vacío mientras el niño duerme. El descanso es fundamental para que los pequeños puedan retomar su actividad y sobre todo, para que mejore su salud.

Tendrás que acudir a tu médico para saber la gravedad de los vómitos de tu hijoTendrás que acudir a tu médico para saber la gravedad de los vómitos de tu hijo

Cuándo buscar ayuda médica

Tendrás que acudir a tu médico para saber la gravedad de los vómitos de tu hijo y también, para saber cuál es la causa subyacente. Si estás preocupado por la salud de tu hijo pequeño o si tienes inquietudes sobre la condición de tu hijo, tendrás que acudir al pediatra y exponerle todo lo que tengas en mente.

También debes llamar a tu médico en caso de que el niño vomite con fuerza después de haberlo alimentado o en caso de que el bebé siga vomitando los líquidos que le administras. Si la fiebre no desaparece también es necesario acudir a buscar atención médica inmediatamente.

Atención médica inmediata

Tendrás que llevar a tu hijo a urgencias de un hospital si tu hijo comienza a tener dificultad para respirar, si no le puedes despertar o si está en un estado demasiado apático. También será necesario que busques ayuda inmediata si tu hijo vomita sangre o si vomita trozos como granos de café o tiene un dolor abdominal que persiste después de vomitar. Si además tu hijo se queda de dolor de cabeza severo y tiene rigidez en el cuello, problemas para orinar o llora cuando orina, es necesario acudir al médico urgentemente.

En la infancia es normal que los niños enfermen, son enfermedades habituales de la infancia y los vómitos también suelen ser una afección común. Pero que sea común no significa que no debas estar atento/a por si esa 'afección' que parece normal empeora con el transcurso de las horas. Cuando existen vómitos y diarrea la deshitración puede ocurrir en cualquier momento, sobre todo cuando los niños son pequeños. En este sentido, tendrás que rehidratar a tu pequeño todo el tiempo, teniendo en cuenta que puede vomitar, por eso los pequeños sorbos y esperar intervalos de 20 minutos entre una toma de agua o suero es muy importante.

Ante cualquier duda, siempre deberás acudir al pediatra para que te oriente y que sepas cuál es la mejor forma de actuar en el caso de tu hijo.

Artículos recomendados