• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar
Audiencias ‘Asalto al poder’ da la sorpresa de la noche
SÍNDROMES

Mutismo acinético

Mutismo acinético
Maria del Carmen Roldán Prieto
Última actualización: 29 Octubre 2018
¡Comenta!
El mutismo puede ser tanto un síndrome como un síntoma, y a menudo se asocia con acinesia. ¿Sabes de qué trata?

El mutismo acinético es un estado en el cual una persona es prácticamente incapaz de hablar (mutismo) o de moverse (acinético). El mutismo acinético a menudo se produce debido a un daño en el lóbulo frontal inferior del cerebro. Frecuentemente se confunde con una condición de parálisis, sin embargo, son casos diferentes.

El mutismo acinético es un síndrome raro que consiste en un movimiento corporal patológicamente lento o casi ausente, acompañado por una pérdida similar del habla. Está presente en personas con tumores cerebrales, infecciones bacterianas y virales del sistema nervioso central, hidrocefalia y, más raramente, como un fenómeno postoperatorio. Se conservan la vigilia y la autoconciencia, pero se reduce el nivel de la función mental.

El cerebro posee zonas diferentes que son responsables del movimiento y del habla normales de un individuo. Estas zonas son, por ejemplo, el lóbulo frontal, los ganglios nasales, el tálamo o el mesencéfalo. El daño en cualquiera de estas zonas puede conducir a un mutismo acinético.

Existen dos formas de mutismo acinético que se basan en la posición anatómica de la lesión. La primera está relacionada con un daño en el lóbulo frontal bilateral, y se conoce como mutismo acinético hiperpático. La segunda implica un daño en la región mesencefálica y se conoce como mutismo acinético somnolente o apático.

El cerebro posee zonas diferentes que son responsables del movimiento y del habla normales de un individuoEl cerebro posee zonas diferentes que son responsables del movimiento y del habla normales de un individuo

Causas del mutismo acinético

Existen varias causas de mutismo acinético. Con frecuencia aparece después de una lesión cerebral o como síntomas de otras enfermedades. Vamos a ver algunas de estas causas:

  • Un daño severo en el lóbulo frontal tiene como consecuencia esta condición.
  • Cuando un golpe daña el tálamo.
  • El daño o la extirpación quirúrgica del giro cingulado es también una causa.
  • El mutismo acinético puede ser una indicación de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, una enfermedad cerebral rara que puede ser mortal.
  • El daño al cerebro causado por la exposición a ciertas drogas o toxinas también puede tener como consecuencia el mutismo acinético.
  • Los tumores y traumas que afectan las regiones cerebrales antes mencionadas, como el lóbulo frontal, también pueden ser una causa.
  • Otras causas incluyen la meningitis, la presencia de quistes, infecciones del sistema nervioso central, desmielinización, hidrocefalia, etc.

Síntomas del mutismo acinético

Se sabe que los síntomas aparecen por primera vez cuatro meses antes de la afección, aproximadamente, y progresan con el tiempo. Vamos a ver algunos de los síntomas más comunes:

  • Incapacidad para moverse
  • Incapacidad para hablar
  • Ausencia de expresiones faciales
  • Ausencia de emociones y entusiasmo
  • Lentitud general
  • Pérdida de inhibición

Diagnóstico y tratamiento del mutismo acinético

Es habitual que esta afección se confunda con la depresión, el delirio y otras afecciones asociadas con el estado de ánimo, principalmente debido a la semejanza de muchos de sus síntomas. Por este motivo, el diagnóstico adecuado de la afección es importante ya que esto permitiría un tratamiento adecuado. Hay que destacar que el tratamiento del mutismo acinético puede cambiar de un paciente a otro. El tratamiento depende de la causa que provoca esta afección.

Generalmente, el diagnóstico se hace mediante la realización de exámenes de resonancia magnética. Se pueden recoger muestras de liquido cefalorraquídeo para detectar si la causa pudiera ser una infección. Una vez que se detecta la causa, se establecería el tratamiento adecuado. Los tratamientos pueden incluir el uso de sulfato de magnesio por vía intravenosa, la punción del quiste en el caso de que éste exista, terapia que incluya el uso de agonistas dopaminérgicos, etc.

Los tratamientos para esta afección han demostrado ser beneficiosos en la mayoría de los casos, ya sea para reducir los síntomas o incluso para eliminarlos. Por lo tanto, un diagnóstico correcto y un tratamiento rápido juegan un papel importante en la recuperación del paciente.

El mutismo acinético y otras afecciones similares

Términos como apatía, abulia y mutismo acinético se utilizan para designar anomalías de comportamiento relacionadas con la reducción de la actividad y la lentitud. En un principio se utilizó el término abulia para abarcar todo el espectro de anomalías relacionadas con la reducción del habla, de la actividad espontánea, la latencia prolongada a la hora de responder preguntas y la falta de persistencia en las tareas.

Existe una marcada heterogeneidad entre los pacientes con mutismo, lo que aumenta con enfermedades tan variadas como la enfermedad de Alzheimer avanzada, la enfermedad de Pick y la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. El mutismo también puede complicar ciertos trastornos psiquiátricos, como la esquizofrenia catatónica, la depresión grave y el trastorno de conversión.

El " síndrome de bloqueo " en el que un individuo se ve afectado por una parálisis y puede interactuar solo con sus ojos, a menudo se confunde con el mutismo acinético. Sin embargo, aunque los movimientos oculares pueden ser similares en las dos condiciones, el mutismo acinético no se asocia con parálisis de ninguna manera. Distinguir ambas afecciones es importante porque el tratamiento es diferente.

 Se pueden recoger muestras de liquido cefalorraquídeo para detectar si la causa pudiera ser una infección Se pueden recoger muestras de liquido cefalorraquídeo para detectar si la causa pudiera ser una infección

Ni la parálisis ni el coma pueden explicar los síntomas porque los pacientes se encuentran despiertos, pueden abrir los ojos y seguir objetos con ellos y reaccionar ante personas o sonidos, también pueden parecer más alerta que pacientes con otro tipo de lesiones cerebrales. Los movimientos breves, el habla basada en respuestas cortas, monosilábicas y casi susurradas, pero nunca pueden empezar una conversación. Sin embargo, los pacientes se muestran indiferentes y apáticos en todo momento, especialmente para moverse, indicando una resistencia incluso al intentar hacerlo. Es decir, aunque intenten moverse por su propia voluntad, existe una resistencia que actúa sobre ellos. En el caso de estímulos nocivos o negativos, el paciente puede agitarse e incluso decir adecuadas. Este comportamiento no se aprecia en la parálisis.

En la demencia frontotemporal, el énfasis en uno u otro de los lóbulos ha conducido a dos tipos principales: variante frontal y variante temporal. Las características de la variante temporal son la alteración del lenguaje (afasia primaria progresiva) y los trastornos del comportamiento. El mutismo suele ser la característica de la etapa final de todas las formas de demencia frontotemporal (conocido como complejo de Pick), independientemente de si se presentan con alteración del comportamiento o del lenguaje. Existen pocos signos neurológicos iniciales, pero con progresión, surgen signos de acinesia.

La afasia es uno de los requisitos esenciales para el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer, junto con la agnosia y la apraxia. Al principio, los pacientes tienen una afasia anómica, seguida de una afasia sensorial. A medida que avanza la demencia, hay una disminución de la fluidez, junto con la perseverancia, la ecolalia y las expresiones no verbales, como por ejemplo el gruñido para completar la disolución del habla.

El estupor y la excitación son síntomas catatónicos fundamentales. Un paciente con estupor no responde, y aunque está completamente consciente, se queda mudo e inmóvil. Este estado puede cambiar repentinamente a excitación, que es su opuesto. En el mutismo histérico hay un silencio obstinado y voluntario que no se acompaña de ninguna anormalidad en los músculos de la articulación, simplemente el paciente decide guardar silencio.

Artículos recomendados