Menú
Qué es y cómo afecta padecer miocardiopatía

PRUEBAS MÉDICAS

Qué es y cómo afecta padecer miocardiopatía

La miocardiopatía es una enfermedad del corazón que tiene que ver con el músculo cardíaco, ¡descubre más sobre esta afección!

Cristina López Reques

La miocardiopatía se puede definir como una enfermedad del músculo cardiaco. Con esto se quiere decir que la función del miocardio se ha deteriorado por alguna razón, que puede variar. Lo que ocurre cuando se padece una miocardiopatía es que la persona está en riesgo de sufrir un paro o insuficiencia cardiaca, además de que padecen arritmias con mayor frecuencia.

Hay tres razones principales por las que se suele dar el fallo del músculo cardiaco. En primer lugar encontramos una mala contracción, lo cual no permite al corazón vaciarse adecuadamente. Por otra parte, se puede dar una mala relajación que por el contrario, no permite que el corazón se llene adecuadamente. En tercer lugar, también se puede producir una mala contracción y una mala relajación, es decir, las dos cosas a la vez. Con esto último, el corazón no puede bombear una cantidad adecuada de sangre.

Causas y factores de riesgo

Lo primero que debes saber es que no hay una causa concreta que provoque la miocardiopatía. Por ejemplo, puede venir provocada por alguna afección o incluso que la enfermedad sea heredada. A pesar de ello, también hay que tener en cuenta que sí algunos factores de riesgo para la miocardiopatía. Esto quiere decir que hay algunas causas que se asocian a una mayor probabilidad de sufrir dicha enfermedad.

Lo primero que debes saber es que no hay una causa concreta que provoque la miocardiopatíaLo primero que debes saber es que no hay una causa concreta que provoque la miocardiopatía

Entre los factores de riesgo que podemos encontrar se encuentra una alta presión arterial prolongada en el tiempo; que se hayan producido daños en el tejido cardiaco; que de manera crónica tengamos la frecuencia cardiaca acelerada o que haya algún problema en las válvulas cardiacas. Además, también influyen negativamente algunos problemas de salud, como son la obesidad, el tiroides o la diabetes; o que dicha persona tenga deficiencias en su nutrición, tanto de vitaminas como de minerales.

Es necesario apuntar también que el consumo de alcohol durante mucho tiempo, de cocaína, anfetaminas o esteroides son factores de riesgo para la miocardiopatía. Tampoco será favorable el ser fumador. Asimismo, si se ha pasado por un tratamiento de quimioterapia o de radiación, hay algunos medicamentos que pueden contribuir a la aparición de la miocardiopatía.

Dicho esto, hay que tener en cuenta que es muy difícil prevenir la enfermedad, aunque sí hay algunas pautas para intentar evitar que aparezca. De todas formas, es importante que si alguna persona es consciente de algún síntoma expresado acuda al médico cuanto antes, así como si tiene algún antecedente familiar con miocardiopatía. En este sentido, es aconsejable mantener un estilo de vida lo más saludable posible para el corazón, es decir, alejarse de la ingesta de alcohol, drogas y tabaco, controlar la presión arterial y el colesterol, hacer ejercicio o andar, evitar el estrés y dormir bien.

Principales síntomas de la miocardiopatía

Se trata de una enfermedad que puede aparecer sin que te des cuenta. Por tanto, al principio es común que no notes esos síntomas que nos pueden alertar de que se padece la miocardiopatía. Sin embargo, cuando van pasando los días, avanza la afección y los síntomas se manifiestan más fuertemente.

Entre las molestias más frecuentes que puedes sentir con la miocardiopatía se encuentran la hinchazón, tanto en las piernas al completo como en el propio pecho o abdomen, debido a la acumulación de liquido. También es muy posible que te encuentres más fatigado, incluso que tengas más dificultades para respirar y, por su puesto, para cualquier esfuerzo físico. Es frecuente que estas personas sientan también una presión en el pecho y noten ciertas palpitaciones en el corazón, es decir, latidos muy rápidos.

Miocardiopatía dilatada

En este tipo de miocardiopatía, la dilatada, lo que se produce es una debilitación del miocardio y, además, la cavidades se han dilatado. Lo que esto produce es que se disminuye la fracción de eyección o cantidad de sangre que el corazón expulsa en cada latido, o lo que es lo mismo, que no puede bombear la sangre con eficacia fuera del corazón.

La miocardiopatía dilatada suele afectar a personas de cualquier edad, aunque más frecuente a los hombres de mediana edad. Su causa más frecuente es la enfermedad coronaria, es decir, un infarto o lesiones en las arterias coronarias. Las personas que sufren este tipo van a tener una insuficiencia cardiaca, es decir, una intolerancia al esfuerzo y a estar tumbado, pues notarán falta de aire.

Miocardiopatía hipertrófica

Otro de los tipos más frecuentes es la miocardiopatía hipertrófica, que se define como un engrosamiento o aumento del grosor del músculo del corazón. Por ello, dificulta que el corazón funcione de manera adecuada, sobre todo afecta a la cavidad de bombeo principal.

Es frecuente que este tipo de miocardiopatía se produzca de manera hereditaria, ya sea en hombres o en mujeres. Hay que tener en cuenta que si se produce por una hipertensión arterial o por alguna enfermedad valvular no se considera miocardiopatía hipertrófica.

La miocardiopatía dilatada suele afectar a personas de cualquier edadLa miocardiopatía dilatada suele afectar a personas de cualquier edad

Miocardiopatía restrictiva

Por último, hay otro tipo que también es considerado de los más frecuentes. Se trata de la miocardiopatía restrictiva, es decir, aquellas enfermedades que están relacionadas con el miocardio y que producen que se altere su función diastólica. Esto quiere decir que afecta a la relajación del corazón, que no puede hacerlo bien, por lo que tampoco puede llenarse correctamente. De esta manera, se expulsa una cantidad de sangre menor a lo adecuado.

Quizás se trata del tipo menos frecuente, aunque puede aparecer a cualquier edad, afectando mayormente a personas mayores. Además, esta enfermedad puede ocurrir sin que haya un motivo aparente o también por otra enfermedad que infiltran o invaden el miocardio, como por ejemplo la hemocromatosis.

Diagnóstico y tratamiento

Una vez que acudas al médico, este procederá a hacer una exploración física y de los síntomas que hayas relatado. De esta manera, si el especialista puede intuir que tienes la miocardiopatía te haga también una serie de pruebas que lo confirmen. Entre ellas se puede encontrar una radiografía de tórax, un ecocardiograma o una electrocardiografía.

Finalmente, si se confirma la enfermedad se procederá a iniciar el tratamiento en función del tipo de miocardiopatía que se padezca. Con esto se quiere conseguir un control de los síntomas que permita evitar el empeoramiento de la afección y posibles complicaciones. Una posibilidad es que le médico te suministre medicamentos para que el bombeo del corazón mejore, disminuya la presión arterial y la frecuencia cardiaca, así como evitar la formación de coágulos. También se puede tratar la enfermedad colocando algún tipo de dispositivo en el corazón, como puede ser desfibrilador cardioversión, de asistencia ventricular o marcapasos. Por último, debes saber que también se podría realizar una cirugía, es decir, un trasplante de corazón, aunque solo en el caso de que no funcione ningún tratamiento anterior.

Artículos recomendados