Menú
Por qué una persona sorda no tiene por qué ser muda

SORDERA

Por qué una persona sorda no tiene por qué ser muda

'Las personas que son sordas', no tienen por qué ser necesariamente mudas, ¿conoces cuál es el motivo?

Antonia Torres Gutiérrez

Es muy común entre la sociedad, el mezclar términos de forma errónea, algo que suele ocurrir en la mayoría de los casos por desconocimiento. Generalmente, porque los medios de comunicación utilizan estos términos anticuados, pero también porque la comunidad académica no se actualiza al ritmo necesario.

Esto suele pasar muy habitualmente cuando se habla de personas sordas, ya que por tendencia, generalmente la gente suele utilizar el término sordomudo. Esta palabra se usa para englobar a todas las personas que padecen este trastorno, que no es una enfermedad. Y esto es un tremendo error, una forma de encasillar a las personas innecesariamente.

Existen claras diferencias entre estos dos trastornos. Conocer cuáles son sus diferencias, puede ayudarte a relacionarte con las personas de una forma mucho más adecuada. Conocer estas pequeñas diferencias, pueden marcar positivamente la forma de relacionarse socialmente de las personas que padecen alguna deficiencia o trastorno.

Qué es exactamente, la sordera

La sordera es la pérdida total o parcial de la capacidad auditiva, lo que imposibilita a la persona que padece este trastorno, que pueda hacer uso del sentido del oído. Por una parte está lo que se denomina como sordera congénita, que significa que la persona nació con la pérdida auditiva. En el caso de la sordera adquirida, puede aparecer en cualquier otro momento de la vida.

La sordera es la pérdida total o parcial de la capacidad auditivaLa sordera es la pérdida total o parcial de la capacidad auditiva

Este trastorno puede estar causado por diferentes motivos:

  • Por herencia familiar
  • A causa de una enfermedad, como la otitis
  • Como consecuencia de la exposición prolongada al ruido
  • Por un traumatismo craneal
  • Algunos medicamentos y tratamientos médicos, como la radioterapia, pueden dañar seriamente el nervio auditivo. Esto puede causar una sordera parcial e incluso en casos graves, la pérdida total

Por lo tanto, una persona sorda tiene problemas para escuchar o en el caso de ser completamente sorda, no tendrá la capacidad de escuchar ningún sonido. Ahora bien, esto no significa que tampoco puedan emitir sonidos, ya que las personas sordas tienen voz, sus cuerdas vocales se encuentran en perfecto estado, por lo que pueden hablar y además, pueden comunicarse de diferentes formas.

La diferencia con el término sordomudo es evidente, las personas sordomudas no han desarrollado o han perdido al mismo tiempo la capacidad de oír y además la de hablar.

Por otra parte, las personas mudas son las que no tienen la capacidad de emitir sonidos, pero este trastorno tampoco tiene por qué estar unido a la sordera.

¿Cómo se comunica una persona sorda?

Las personas que padecen sordera tienen la posibilidad de comunicarse de diferentes formas. Por una parte, pueden hacer uso de su propia voz y de su capacidad de hablar. Desarrollar este sentido dependerá de su aprendizaje, de su entorno, de una buena terapia con un logopeda. Es decir, una persona sorda tiene voz y tiene la posibilidad de aprender a hablar con su voz si así lo desea.

Pero además, existe la Lengua de Signos y para muchas personas sordas, es una forma más cómoda de expresarse y de comunicarse con otras personas. Utilizar un sentido sin saber de qué manera lo haces, puede causar mucha inseguridad. Para una persona sorda, hablar sin escucharse puede ser un gesto traumático fuera de su entorno.

Para entenderlo mejor, imagínate como te sientes cuando quieres hablar en otro idioma que no controlas bien. Por mucho que lo aprendas en clase, hablar un idioma diferente te hace sentir insegura y posiblemente por vergüenza, evitarás hacerlo si no es que lo hablas y controlas perfectamente.

No obstante, tener la posibilidad de comunicarte en diferentes lenguas siempre es una gran ventaja. Te ayudará y facilitará la tarea de hablar y relacionarte con diferentes personas.

El término sordomudo es además de anticuado, en muchos casos incorrecto

Las personas que padecen sordera suelen molestarse mucho cuando se utiliza el término sordomudo para nombrar su trastorno. El motivo es que esa palabra está anticuada, es incorrecta y además se utiliza con poco criterio. Hoy en día y gracias a todos los avances constantes de la ciencia, las personas sordas tienen la posibilidad de educar sus cuerdas vocales.

El término sordomudo es además de anticuado, en muchos casos incorrectoEl término sordomudo es además de anticuado, en muchos casos incorrecto

Con esfuerzo, con interés y con una terapia con un logopeda especializado, una persona que padece sordera podrá perfectamente utilizar su capacidad del habla. No obstante, aunque una persona con sordera decida no utilizar su voz y se comunique únicamente con Lengua de Signos, tampoco se le podría considerar muda, porque hablaría con otras personas a través de los signos.

Y esta es la razón por la cual las personas sordas, no tienen por qué ser mudas, un trastorno no está asociado al otro, son independientes aunque en algunos casos pueden ir de la mano.

Pero de cualquier manera, las personas que no tienen la posibilidad de comunicarse a través de su voz, pueden hacerlo de otras muchas maneras. A través de la mencionada Lengua de Signos, pero también a través de la lengua oral, ya sea a través de la voz o de su forma escrita. Tener la posibilidad de comunicarse de diversas formas, no hace más que mejorar la capacidad de relacionarse socialmente con todo tipo de personas.

Por qué es importante que un niño sordo desarrolle su capacidad del habla

Cuando la sordera es congénita, es decir es un trastorno de nacimiento, es muy importante que se motive al niño a aprender a hablar, a desarrollar sus cuerdas vocales. Los niños comienzan a hablar por imitación, repitiendo las palabras que escuchan a su alrededor. Es la forma humana de relacionarse, de comunicarse con el entorno.

Si un niño que nace con sordera no recibe una estimulación para aprender a emitir sonidos, estará perdiendo la posibilidad de aprender a relacionarse de distintas formas. Por el contrario, si desde pequeño recibe estímulos y terapia con un logopeda, se acostumbrará y tendrá la posibilidad de decidir cómo quiere comunicarse.

Muchas personas mayores que padecen sordera tienden a aislarse, a no llamar la atención por la inseguridad de saber que no hablan bien. Enseñar a los niños más pequeños les ayudará a evitar que su aprendizaje y su autoestima, se vean afectadas por este trastorno.

Artículos recomendados