Menú
¿Tienes que preocuparte si tu bebé no se mueve?

EMBARAZO

¿Tienes que preocuparte si tu bebé no se mueve?

Una mujer embarazada quiere sentir a su bebé moverse, pero, ¿qué pasa si dejas de notar sus movimientos? Descubre cuándo debes preocuparte en caso de que tu bebé no se mueva.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Hay muchas mujeres que cuando no notan que su bebé se mueve comienza a preocuparse con razón. Es a partir de la semanas 18 y 25 del embarazo cuando las mujeres comienzan a sentir los movimientos de sus pequeños dentro de su vientre. Las madres primerizas suelen sentir a sus bebés más tarde que las mujeres que ya han sido madres con anterioridad... pero todas ellas se preocupan cuando no pueden sentir los movimientos de sus pequeños.

¿Es normal?

Si aún no has llegado a la semana 25 del embarazo y todavía no has sentido ningún movimiento fetal, lo más probable es que no exista ningún problema, sobre todo si éste es tu primer embarazo. Si en tus citas prenatales se ha escuchado bien el sonido del latido del corazón, las ecografías han sido normales, no tienes nada de lo que temer, lo más probable es que todo marche sobre ruedas.

Si has sentido que tu bebé se mueve pero estos movimientos no han sido regulares, recuerda que es probable que no sientas todos los movimientos de tu bebé hasta que éste sea bastante más grande. A medida que tu embarazo avanza y llegues al tercer trimestre, entonces sí tendrás que sentir que tu pequeño se mueve con mayor regularidad. Será en esta etapa cuando debas comenzar a prestar más atención a los movimientos fetales, porque si hay un cambio repentino en ellos, entonces sí que podría ser una señal de alerta que debas tener en cuenta.

Cuando estés en la semana 28 de tu embarazo, podrías reconocer el patrón de movimientos de tu bebéCuando estés en la semana 28 de tu embarazo, podrías reconocer el patrón de movimientos de tu bebé

El seguimiento del movimiento del bebé

Cuando estés en la semana 28 de tu embarazo, podrías reconocer el patrón de movimientos de tu bebé. Quizá tu bebé sea más activo durante ciertos momentos del día como cuando haces ejercicio, cuando te acuestas a dormir o cuando comes algo dulce o tomas una bebida fría.

Puedes apuntar durante varios días las horas y momentos en que tu bebé es más movido y así poder establecer mejor su patrón de movimiento. Lo ideal también es prestar plena atención a los movimientos de tu bebé desde 30 minutos seguidos hasta dos horas, y dentro de este tiempo, tu bebé se debería mover unas 10 veces (a partir de la semana 28 de embarazo).

El objetivo es sentir un mínimo de 10 movimientos fetales en dos horasEl objetivo es sentir un mínimo de 10 movimientos fetales en dos horas

Lo ideal para hacer este ejercicio es que te tumbes con los pies en alto o que te recuestes sobre tu lado izquierdo en un lugar en silencio sin que existan distracciones. Si notas que tu bebé no se mueve tanto como te gustaría, come algo y siéntate o acuéstate de nuevo para comprobar si tu bebé ahora se mueve un poco más.

¿Cuándo debes llamar al médico?

El objetivo es sentir un mínimo de 10 movimientos fetales en dos horas, aunque puede tomar solo 15 minutos o menos. Los diferentes médicos y matronas tienen pautas diferentes sobre cuándo deberías llamar o acudir a tu médico, pero, en general, si no siente al menos 10 movimientos fetales en dos horas, puedes llamar a tu médico o acudir al ambulatorio para asegurarte de que todo marcha bien. Es posible que te sometan a una ecografía para asegurarse que tu bebé no corre ningún tipo de peligro.

Si no estás segura de tu recuento de patadas o si simplemente no puedes dejar de preocuparte, acude a tu médico. No sientas vergüenza porque la salud de tu bebé es muy importante y es normal que te preocupes si no sientes movimientos. Además si crees que puedes tener riesgo de aborto espontáneo o empiezas a sentirte mal o a tener síntomas extraños que no habías experimentando antes, acude a tu médico porque nunca está de más que valoren tu estado de salud y la de tu bebé. Es mejor ser precavida que esperar sentada en casa pasando miedo y estrés porque no sabes si todo marcha bien o no.

Artículos recomendados