Menú
Antojos en el embarazo, ¿por qué ocurren?

EMBARAZO

Antojos en el embarazo, ¿por qué ocurren?

Si estás embarazada es probable que tengas antojos, si es así descubre por qué aparecen los antojos en las mujeres embarazadas.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Los antojos en el embarazo pueden parecer de lo más extraño. Los antojos que más se repiten en las mujeres embarazadas son los encurtidos y el helado. Aunque existen tantos antojos en las mujeres embarazadas como mujeres embarazadas hay en el mundo. Cada una de ellas es un mundo y puede tener un antojo diferente.

Alrededor de la mitad de las mujeres embarazadas experimentan estos antojos, que pueden ser tan normales como los encurtidos y el helado o tan extraños como comer berenjenas, zanahorias, naranjas, nata, etc. También ocurre que igual que tienen antojos y desean comer ciertos alimentos, otros en cambio, se vuelven repulsivos y no pueden ni olerlos.

Los antojos en el embarazo pueden parecer de lo más extrañoLos antojos en el embarazo pueden parecer de lo más extraño

Por qué aparecen los antojos en las mujeres embarazadas

Estos antojos y aversiones hacia alunaos alimentos ocurren por una razón específica: la afluencia de hormonas puede causar desequilibrios biológicos y neurobiológicos. Las hormonas del embarazo afectan en el sentido del gusto y el olfato de una mujer, lo que puede provocar cambios importantes en lo que quiere o no comer. 

Algunos científicos también creen que algunos antojos de alimentos pueden indicar una deficiencia en ciertas vitaminas y minerales. Aunque la conclusión no está del todo clara, lo que sí es evidente es que muchas mujeres tienen grandes antojos durante el embarazo.

Aunque muchas mujeres ceden a sus antojos sin problemas, los antojos de alimentos pueden volverse severos y causar problemas durante el embarazo. En estos casos, será necesario acudir a un profesional para que pueda ayudar a la mujer embarazada a controlar el impulso de satisfacer esos antojos.

Los antojos y una dieta saludable

Pero con un buen control en los impulsos de los antojos, puede haber un buen equilibrio en cuanto a la dieta de la mujer. Lo que importa en todo caso, es que la dieta de la mujer sea equilibrada para que tenga una buena salud en todo el embarazo y sobre todo, para que tenga un desarrollo fetal saludable. El bebé nacerá fuerte y sano siempre y cuando la madre sea consciente de lo que come y en la cantidad que lo hace.

Los antojos pueden ir variando a medida que van pasando las diferentes etapas del embarazo, y es que quizá la mujer embarazada no quiera siempre los mismos antojos. Puede ir variando dependiendo de las necesidades emocionales o físicas que tenga en ese momento. Por ejemplo, muchas mujeres comienzan a volverse hipersensibles a cualquier alimento amargo durante los dos primeros trimestres de embarazo. Esto es gracias a la naturaleza, que lo hace de este modo para evitar que la mujer pueda consumir alguna sustancia que pueda ser nociva durante el desarrollo fetal.

Si se tienen antojos, se pueden incorporar a la dieta de la mujer embarazada, siempre y cuando se haga de forma controlada y en una dieta equilibrada y saludable. En ocasiones estos antojos son necesarios para que la madre o el bebé puedan estar saludables. El problema está en que cuando muchos de estos antojos se consideran comida basura, deberán limitarse durante el embarazo. No es lo mismo tener antojo de zanahorias o manzanas, que tener antojo de una hamburguesa con queso de un restaurante de comida rápida, o antojo de pizza a todas horas.

Si se tienen antojos, se pueden incorporar a la dieta de la mujer embarazadaSi se tienen antojos, se pueden incorporar a la dieta de la mujer embarazada

Comer demasiada comida basura no ayudará a un buen desarrollo del bebé y puede causar un aumento excesivo de peso. Es necesario que equilibres los antojos no saludables con una dieta que sí sea saludable para tener un buen embarazo. Aunque si tu antojo es un alimento saludable como una fruta, entonces será menos complicado que puedas darte el gusto, ya que este tipo de alimentos están indicados dentro de una dieta equilibrada.

Si por el contrario, tienes demasiados antojos que no son saludables para ti, entonces tendrás que empezar a buscar alternativas para asegurarte de que estás bien alimentada y que no carecerás de los nutrientes esenciales para tu salud o la de tu bebé. Pero recuerda que de vez en cuando, si te apetece un antojo menos saludable, puedes darte el capricho, pero siempre priorizando una dieta equilibrada en la mayor parte del tiempo.

Artículos recomendados