Menú
¿Qué es el anisakis?

PARÁSITOS

¿Qué es el anisakis?

Te explicamos en profundidad en qué consiste y cómo evitar vernos afectados por este parásito.

Iván Martínez de Miguel

Hace ya meses e incluso años, la popularidad de este parásito que 'vive' en el pescado creció considerablemente con la intoxicación de varias personas. A raíz de estos hechos, la gente empezó a investigar sobre este parásito, cómo podría afectarles personalmente, cuáles son sus principales síntomas, cómo combatirlos y qué hacer para que sus larvas nunca lleguen al cuerpo. Hoy respondemos a todas esas preguntas.

Cómo nos afecta este parásito

El anisakis es el gusano más conocido de la familia Anisakidae, causante principal de la enfermedad conocida como anisakidosis. Hay más miembros prestigiosos de esta familia tan peculiar que causan diferente infecciones en los seres humanos, como el Pseudoterranova decipiens o el Anisakis pegreffi pero el Anisakis simplex toma todo el protagonismo al ser el mayor causante de todos.

Pescado cocinadoSi cocinamos bien el pescado o lo congelamos antes de consumirlo evitaremos el anisakis.

El anisakis son larvas ingeridas principalmente por comer pescado crudo o poco cocinado, algo usual en la cocina oriental que ha invadido el territorio mundial para quedarse. Con el fin de evitar las alteraciones digestivas e incluso alérgicas que produce el anisakis, los consumidores deberían tomar una serie de medidas simples y sencillas como cocinar más el pescado o congelarlo antes de ingerirlo.

Diagnóstico y tratamiento del anisakis

La infección por anisakis llega cuando la larva del gusano viva penetra en el organismo y se fija en las paredes del tubo digestivo. Algo que tiene más posibilidades de suceder cuando el pescado se consume ahumado, seco, en vinagre y sobre todo crudo.

Se asocia sobre todo a países donde el consumo de pescado es mayor y especialmente con Japón y la internacionalización de su cocina mediante el sushi. Sin embargo no es el único lugar en riesgo por el anisakis, también se produce en los países escandinavos por el hígado de bacalao, en Holanda por los arenques, en Latinoamérica por el ceviche e incluso en España por el consumo de merluza, anchoas y sardinas.

Se sospecha de una infección por anisakis cuando aparecen síntomas digestivos o cuadros de alegrías tras la ingesta de alguno de estos pescados. Se muestra una gran elevación de elevación de eosinófilos en la sangre, pero lo mejor para su diagnóstico es hacer una endoscopia digestiva alta donde se podrá ver directamente el parásito en el tubo digestivo. Las biopsias, radiografías del tubo digestivo con contraste o pruebas cutáneas de alegría puede ser efectivas para apoyar este diagnostico.

Chico enfermoDolor de estómago, nauseas y fiebre con algunos de sus síntomas.

El tratamiento para la infección pasa por la extracción inmediata del parásito, a veces las larvas se colocan por debajo de la mucosa del tubo digestivo y se hace más difícil su eliminación. La endoscopia es el tratamiento más rápido y eficaz pero si aparecen otras complicaciones como la obstrucción intestinal o peritonitis, la cirugía será el siguiente paso.

Eso ocurre en los casos más difíciles ya que una vez diagnosticado dependerá de la cantidad de tiempo y daño que el anisakis haya hecho en el organismo. En los más leves es suficiente un tratamiento sintomático que se cura con el tiempo, antiácidos si hay molestias intestinales, antiestaminicos o corticoides para los síntomas alérgicos y adrenalina cuando los síntomas han elevado su categoría.

Qué síntomas nos alertan de su presencia

Los síntomas más comunes en la infección por anisakis son aquellos relacionados con problemas digestivos con la manifestación de dolor agudo en el estómago, nauseas, vómitos y algunas décimas de fiebre. A veces puede salir una erupción cutánea. Si el problema está en el intestino y no en el estómago, el síntoma más normal es un dolor abdominal intermitente. En ocasiones más graves existe riesgo de una obstrucción intestinal, perforación intestinal o peritonitis.

El anisakis también causa síntomas alérgicos por la reacción que tiene el organismo a la presencia del parásito. Los síntomas varían dependiendo del caso y van desde una simple urticaria con picor y pequeñas erupciones por el cuerpo a otros más graves como anafilaxia, dificultad para respirar y bajada de tensión.

Artículos recomendados