Menú
Qué es la triquinosis y cómo se contrae

PARÁSITOS

Qué es la triquinosis y cómo se contrae

Esta infección se produce cuando se consume carne infectada con larvas. Los parásitos se alojan en el intestino, donde crecen y migran por el organismo hasta llegar a los músculos y tejidos.

Lucía Mejuto de Villar

La triquinosis, también conocida como triquinelosis, es una infección que se clasifica dentro de las zoonosis; es decir, un tipo de patología que suele ser común que se manifieste en animales. Sin embargo, la triquinosis también puede transmitirse al ser humano -aunque no es transmisible de persona a persona- cuando éste consume carne no cocinada correctamente en la que se encuentran alojadas las larvas del parásito ascáride. La carne más propensa a producir la enfermedad es la de cerdo, la de jabalí o de la de caballo, así como cualquier otra que no haya sido controlada por los veterinarios de seguridad alimentaria.

El parásito ascáride, el responsable de la afección, se encuentra dentro de la familia de Trichinella. Dentro de ese tipo de parásitos se pueden encontrar diferentes variables como la Trichinella spp o la Trichibella spiralis, que es la que suele afectar en mayor proporción al ser humano. Cuando las larvas de los de Trichinella spiralis son ingeridas por la persona, éstas se encuentran cubiertas por un quiste y se alojan en los intestinos del huésped donde los jugos gástricos disuelven ese quiste. Allí son incubadas durante unas semanas hasta crecer y convertirse en gusanos adultos. Éstos se reproducen y crean larvas que pueden llegar a atravesar la pared intestinal para llegar al torrente sanguíneo o al sistema linfático. De esta forma, los parásitos pueden llegar a infectar las células o tejidos musculares. También pueden producir daños en importantes órganos vitales como el corazón, el diafragme, los pulmones el cerebro.

La sintomatología de esta enfermedad varía según el grado de infecciónLa sintomatología de esta enfermedad varía según el grado de infección

¿Cuáles son los síntomas de la triquinosis?

La sintomatología de esta enfermedad varía según el grado de infección. En el caso de una triquinosis leve, la persona puede no manifestar síntomas o que éstos sean poco relevantes y no identificables. En casos de pacientes con un mayor número de parásitos en el cuerpo, los síntomas pueden manifestarse con mayor o menor intensidad y pueden evolucionar a medida que los parásitos de trasladan en el interior del organismo. Los primeros síntomas suelen ser molestias abdominales que pueden manifestarse uno o dos días después de que la persona afectada haya consumido la carne con infectada con las larvas.

Después de la incubación del parásito en el intestino delgado y la conversión de las larvas en lombrices adultas, el paciente puede referir otros síntomas como:

  • Diarrea, náuseas y vómitos
  • Dolor abdominal
  • Cansancio y fatiga

Tras el apareamiento de las lombrices adultas, éstas producirán larvas que atraviesan la pared intestinal y migran hacia el torrente sanguíneo buscando introducirse en los músculos y otros tejidos del cuerpo. Llegado a esta etapa de la enfermedad, los síntomas se suelen agravar y manifestarse en forma de:

  • Dolor de cabeza
  • Conjuntivitis e hinchazón de los párpados
  • Inflamación del rostro
  • Fiebre alta
  • Debilidad, dolor y sensibilidad muscular a la hora de respirar, masticar...
  • Sensibilidad a la luz
  • Espasmos y dolor abdominal

Diagnóstico y tratamiento de la infección

En casos de triquinosis leve en los que los pacientes no muestran ningún síntoma no se hace necesaria una intervención médica. Pero si una persona comienza a sentir molestias gastrointestinales o dolor e inflamación de los músculos pasados varios días del consumo de carne susceptible a contener la infección, habrá que consultar a un profesional sanitario lo antes posible. El médico realizará una serie de pruebas para establecer el diagnóstico correcto entre las que se encuentra un análisis de sangre para analizarla en búsqueda de cualquier señal que indique la presencia de la enfermedad triquinosis. El aumento de la cantidad de eosinófilos -un tipo de glóbulos blancos- o la presencia de anticuerpos debido a la presencia del parásito suelen ser los principales signos de que el paciente tiene la enfermedad.

Normalmente con el análisis de sangre suele ser suficiente para establecer un diagnóstico, pero otra prueba alternativa que también puede solicitar el médico es una biopsia muscular. Se extrae una pequeña porción del músculo para examinarlo con un microscopio y buscar una posible presencia de las larvas de Trichibella spiralis. Una vez el especialista haya establecido que el paciente ha contraído la triquinosis, procederá a aconsejar el tratamiento. En los casos de triquinosis leve, la infección suele mejorar por sí sola en pocos meses, aunque algunos de los síntomas pueden permanecer durante más tiempo -incluso meses o años-. Algunas de las medidas que suelen prescribir los profesionales sanitarios son:

Normalmente con el análisis de sangre suele ser suficiente para establecer un diagnósticoNormalmente con el análisis de sangre suele ser suficiente para establecer un diagnóstico

  • Analgésicos para calmar los dolores musculares en casos en los que el parásito ha invadido el músculo. Aun así, los quistes de los músculos suelen calcificarse con el tiempo destruyendo a las larvas. Como consecuencia, el paciente dejará de manifestar los dolores y debilidad musculares.

  • Fármacos antiparasitarios que, si se administran cuando el parásito todavía no ha atravesado la pared intestinal, pueden eliminar por completo la presencia de las lombrices y de las larvas. En fases posteriores, estos medicamentos no suelen tener gran efecto y solo se prescriben en aquellos casos en los que el paciente presenta problemas cardíacos, a la hora de respirar o bien en el sistema nervioso central derivados de la infección.

  • Corticosteroides en casos en los que se producen reacciones alérgicas musculares cuando el parásito penetra en el mismo o cuando las larvas ya muertas liberan sustancias químicas en el tejido. También suelen ser recetados para tratar de reducir la inflamación durante el proceso migratorio de las larvas a través del organismo.

Cómo prevenir la infección por triquinosis

La prevención de esta enfermedad pasa por una correcta preparación de aquella carne dirigida al consumo:

  • Cocinar la carne correctamente, evitando que ésta pueda quedar cruda. La carne debe alcanzar una temperatura interna de 65 °C -en carnes que no sean aves de corral ni animales de caza- y no debe cortarse ni comerse hasta que hayan pasado por lo menos 3 minutos desde que se ha retirado del fuego. En el caso del cerdo o de res, la carne debe cocinarse a 70° C y a 75° C cuando se trata de aves.

  • Congelar la carne antes de consumirla elimina a los parásitos. Otro tipo de formas de conservación como el ahumado o el encurtido no mata a la triquina en las carnes infectadas.

  • Limpieza de las picadoras y de otros electrodomésticos que se hayan utilizado para cortar la carne después de cada uso.

Artículos recomendados