Menú
Análisis de sangre

PRUEBAS MÉDICAS

Análisis de sangre

Es posible que alguna vez el médico te haya mandado a hacer un análisis de sangre, pero, ¿sabes para qué sirve?

Cristina López Reques

Los análisis de sangre son una de las pruebas más comunes y más utilizadas para que los médicos puedan comprobar el estado general de nuestra salud y específicamente para examinar si el paciente tiene alguna enfermedad o afección relacionada con la sangre (anemia, problemas de coagulación...). Consiste, básicamente, en extraer con un tubo y aguja una muestra de sangre de la persona, que después será enviada a analizar.

¿Cómo se realiza la prueba?

Antes de realizar la prueba quizás estás pensando si necesitas algún tipo de preparación. La respuesta es que no. El paciente únicamente tendrá que mantenerse en ayunas al menos 6 horas antes de realizarse el análisis de sangre. La razón es que el haber ingerido alimentos puede modificar algún parámetro de la prueba, como los triglicéridos.

Temas relacionados
El médico, para realizar la prueba, atará una goma en la parte superior del brazo para que la vena se inflame y sea más fácil realizar el pinchazo. Ese pinchazo se realiza en una vena, normalmente en la parte central del brazo, en la flexión. Mediante una aguja, se extrae sangre que se recoge en unos tubos contenedores, los que después serán enviados a analizar. Esos tubos tienen capacidad para unos 10 mililitros de sangre y, además, contienen un producto anticoagulante para evitar que se coagula la sangre en el transporte al laboratorio.

Cuando se pide un análisis de sangre, lo más común es pedir un hemograma o la bioquímicaCuando se pide un análisis de sangre, lo más común es pedir un hemograma o la bioquímica

¿Con qué objetivo se realiza el análisis de sangre?

Como hemos señalado ya, el análisis de sangre se realiza con diversos objetivos, es decir, sirve para muchas cosas y el medico pide los aspectos necesarios a analizar en función del paciente. El análisis de sangre sirve principalmente para:

- Para valorar el estado general de un paciente.

- Se puede realizar como método de diagnóstico precoz de una enfermedad, antes de que presente síntomas. Por ejemplo, para el colesterol.

- Cuando el paciente tiene algún síntoma, por ejemplo de anemia, se realiza para comprobar y confirmar que ese signo es real.

- Cuando un paciente está llevando a cabo un tratamiento, también se piden análisis de sangre. De esta mañanera se controla la evolución de la enfermedad y del tratamiento.

¿Qué se solicita en un análisis de sangre?

Cuando se pide un análisis de sangre, lo más común es pedir un hemograma o la bioquímica. Por un lado, el hemograma es el estudio cuantitativo de la concentración de cada uno de los elementos celulares de la sangre. Con esto se comprueba además si las células tienen una forma y estructura normal, si su situación no está alterada. En esta prueba se estudian los glóbulos rojos, leucocitos, neutrófilos...

Por otra parte, se puede pedir la bioquímica. Esta prueba consiste en estudiar las sustancias químicas que hay en la sangre. Por ejemplo, el potasio, calcio, magnesio, hormonas...

Sin embargo, cuando tenemos en nuestras manos la analítica y sus resultados, nuestra cara siempre es de no saber lo que estamos viendo. Demasiados números, nombres complejos que no entendemos. Por tanto, tampoco sabemos si los análisis de sangre han ido bien o han ido mal. Con esta explicación que te damos a continuación, seguro que te queda algo más claro y ya sabes interpretar los resultados del análisis de sangre.

Resultados de un Hemograma

Como hemos dicho, en el hemograma se reflejan los elementos de la sangre, su proporción en el organismo y si están o no alterados. Algunos parámetros son:

Hematíes

Se llaman así pero tú los conocerás más fácilmente como glóbulos rojos. Son las células sanguíneas más importantes, ya que son las encargadas de transportar el oxígeno a las demás células de nuestro organismo.

Los niveles normales de glóbulos rojos son: 4.500.000-5.900.000 /ml en hombres y 4.000.000-5.200.000/ml en mujeres. Cuando hay alguna hemorragia, disminuye el número y podemos tener anemia. En cambio, si aumenta, la sangre es más espesa de lo normal y se pueden producir trombos.

Leucocitos

Los leucocitos son más conocidos como glóbulos blancos. Estos son los encargados de defender a nuestro organismo de las amenazas externas. En general, si hay niveles bajos de leucocitos nuestro organismo tendrá grandes posibilidades de sufrir infecciones. Hay varios tipos:

- Linfocitos: los niveles normales son 1.300-4.000 /ml.

- Neutrófilos: los niveles normales: 2.000-7.500 /ml.

- Eosinófilos: el nivel normal es 50-500 /ml.

Plaquetas

Son los elementos más importantes cuando nos hacemos una herida, ya que se encargan de que la sangre se coagule para que tapone la lesión.

El nivel normal de plaquetas está entre 150.000-400.000/ mm3. Si el nivel es inferior, hay una mala coagulación de la sangre y habrá hemorragias. Si el nivel es alto, se pueden formar trombos.

Hemoglobina

Es una proteína formada por hierro y que es la que causa el color rojo de la sangre. El oxígeno y los nutrientes pasan por todo el cuerpo gracias a la hemoglobina. Transporta también el dióxido de carbono a los pulmones.

En hombres el nivel normal está entre 13,5-17,5 g/dl y entre 12-16 g/dl en mujeres. Nivel bajo es riesgo de anemia y alto de trombos.

El oxígeno y los nutrientes pasan por todo el cuerpo gracias a la hemoglobinaEl oxígeno y los nutrientes pasan por todo el cuerpo gracias a la hemoglobina

Resultado de un análisis bioquímico

Con esta analítica se estudia la concentración en el organismo de diferentes sustancias químicas. Estas son:

Glucosa

Determina la cantidad de azúcar presente en la sangre, por lo que sirve para comprar si una persona tiene diabetes.

El nivel normal es de 70-110 mg/dl. Un nivel inferior o hipoglucemia provoca mareos, desmayos, ritmo cardiaco disminuido... al contrario, nivel alto o hiperglucemia provoca diabetes o bien intolerancia a la glucosa.

Colesterol

Esta sustancia, el colesterol, está presente principalmente en las grasas, aceites y se distribuye por el organismo. Encontramos el HDL o llamado colesterol bueno, que es metabolizado; y el LDL que es el malo, el que se queda en las arterias llegando a obstruirlas.

Los niveles normales son: de colesterol (120-200 mg/dl); HDL (42-90 mg/dl), LDL (0-160 mg/dl). El riesgo está en tener niveles elevados y superiores de LDL, ya que habrá mayores probabilidades de padecer enfermedades cardíacas por obstrucción arterial.

Triglicéridos

Este compuesto está en las grasas y aceites vegetales y se acumulan debajo de la piel, por lo que son un buen aislante térmico.

Los niveles normales son: 30-280 mg/dl en hombres y 30-220 mg/dl en mujeres. Si el nivel es alto, ocurre lo mismo que con el LDL, riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Calcio

Es importante para la transmisión nerviosa, la contracción muscular, coagulación sanguínea... Se encuentra en los lácteos principalmente.

El nivel normal de calcio está en 8.5-10.5 mg/dl. Si se supera, produce arritmias cardiacas, estreñimiento, anorexia...

Hierro

Fundamental para la hemoglobina y el transporte de oxígeno. Se encuentra en alimentos como el hígado, carnes rojas, frutos secos...

Nivel normal está en 50-150 mg/dl. Un nivel bajo produce anemia al no formarse bien la hemoglobina.

Potasio

Importante para la transmisión neuromuscular y para la contracción muscular. Además, interviene en la regulación del equilibrio acido-base del organismo. Lo encontramos en el trigo, plátanos, patatas, aguacates...

El nivel normal de potasio es 3.5-4.5 mmol/litro. Un nivel elevado lo notaras por la dificultad para tragar y una sensación de adormecimiento en manos y pies. Niveles bajos causaran vómitos, diarreas, hipotermia, alteraciones hormonales...

Artículos recomendados