Menú
Infección de orina

Infección de orina: qué es, síntomas, causas y prevención

Te contamos qué es la infección de orina, sus síntomas, las posibles causas y los mejores consejos para prevenirla. Toda la información para saber cómo afrontar y evitar posibles infecciones urinarias. ¡Infórmate con Bekia Salud!

Las infecciones urinarias son una patología muy frecuente, especialmente en mujeres, a menudo son recurrentes y si no se tratan pueden llegar a producir una lesión renal.

La infección de orina está provocada por la invasión de microorganismos en el tracto urinario. Muchos de estos episodios se producen durante la temporada de piscina y playa, debido al cambio de temperatura y la humedad en la ropa de baño, lo que favorece el crecimiento y la colonización de microorganismos. La bacteria 'E. Coli' es la causante del 75% de las cistitis.

Si se detecta a tiempo, los síntomas no suelen ser graves, aunque sí molestos. Destacan en la infección de orina, la necesidad frecuente de ir al baño, dolor o escozor al orinar, micciones escasas y frecuentes, y orinas turbias acompañadas o no de gotas de sangre. En casos leves o moderados, la curación se produce mediante el uso de antibióticos que evitan que la infección se extienda. Es una patología que presenta una mayor incidencia en el sexo femenino, los estudios aseguran que casi el 40% de las mujeres padecerá algún episodio de cistitis a lo largo de su vida. Te contamos cómo tratarlas y prevenirlas.

Qué es la infección urinaria

Debido a la anatomía de nuestro sistema urinario, la orina que se encuentra almacenada en la vejiga es estéril, por lo que no aloja bacterias ni otros microorganismos infecciosos. La uretra, es el conducto que lleva la orina desde la vejiga al exterior, y el recorrido en condiciones normales, también es estéril. Para que se produzca una cistitis, el tracto urinario debe ser invadido por microorganismos.

Las infecciones más habituales son producidas por bacterias, aunque también pueden deberse a virus, hongos o parásitos. Escherichia coli, bacteria presente en el tracto intestinal, es el causante más frecuente, siendo responsable en más de la mitad de los casos. Le sigue en importancia el S. saprophyticus, presente en un 15%. En mujeres jóvenes y en verano, son más frecuentes las denominadas entero bacterias, como por ejemplo: Proteus o Klebsiella. Además, cabe destacar que las infecciones urinarias pueden ser monomicrobianas, producidas por un solo germen, como es el 95% de los casos, o polimicrobianas, originadas por más de un tipo de bacteria.

Si presentamos fiebre y dolor de espalda, la infección habrá alcanzado los riñonesSi presentamos fiebre y dolor de espalda, la infección habrá alcanzado los riñones

Cualquier parte de las vías urinarias puede infectarse por distintas causas. El peligro que entraña no tratar correctamente una infección de orina se debe a que la infección puede extenderse y llegar a los riñones, dónde produce pielonefritis, una enfermedad renal más complicada y que puede ocasionar una lesión progresiva e irreversible.

Cuándo es más frecuente a sufrir infecciones de orina

Existen algunas situaciones o personas que son más propensas a sufrir cistitis o padecer recidivas. Entre ellas destacamos:

  • Personas que presentan alguna anormalidad que ocasione la obstrucción del flujo de orina como: piedras en el riñón, alteraciones en la anatomía del sistema urinario o una próstata dilatada.
  • Las personas que se sometan a exámenes mediante catéteres o que necesitan sondas urinarias pueden desarrollar infecciones procedentes de dichos instrumentos.
  • Las personas mayores y aquellas que sufren una disminución del sistema nervioso, pues en ambos casos presenta dificultad para controlar voluntariamente la vejiga.
  • Enfermedades que produzcan una supresión en el sistema inmune.
  • Situaciones que aumentan la temperatura y la humedad en la zona genital como el verano, las piscinas o la ropa húmeda.
  • Las mujeres embarazadas son más susceptibles a padecer infecciones urinarias altas, debido a que los uréteres están más relajados.

Cuáles son los síntomas más habituales

  • Necesidad urgente y frecuente de orinar.
  • Picazón o quemazón al orinar.
  • Color turbio o anormal de la orina.
  • Aparición de gotas de sangre en la orina (hematuria).
  • Fiebre y escalofríos, suele significar que la infección ha alcanzado los riñones. Al igual que el dolor en el costado o en la espalda.
  • Vómitos y náuseas.

En las mujeres suele aparecer, además: enrojecimiento de la vulva y picor vaginal, dolor en las relaciones sexuales, y también pueden sentir una ligera presión por encima del hueso púbico.

Los síntomas infantiles, sobre todo en niños pequeños son poco específicos y pueden confundirse con otros trastornos. No obstante, si un niño presenta una infección urinaria puede manifestar los siguientes indicios:

  • Está más irritable de lo normal.
  • Alteraciones en la alimentación, come menos.
  • Presenta fiebre sin motivo aparente y que además no acaba de desaparecer.
  • No puede contener la orina.

Cómo hacer un diagnóstico fiable de infección de orina

Existen diversas pruebas que pueden realizarse para realizar un correcto diagnóstico, y es que en función del patógeno responsable, el médico decidirá un tratamiento u otro. Un correcto diagnóstico es imprescindible para recibir un tratamiento adecuado, que evite recidivas y/o la propagación de la infección. El método diagnóstico más fiable es el urocultivo. Consiste en realizar un cultivo de la orina en un laboratorio. Para evitar alteraciones en el resultado, lo más importante es realizar una correcta recogida de la muestra de orina. Primeramente, debe limpiarse la zona genital, y recoger el chorro medio de la micción. Debe enviarse inmediatamente al laboratorio, los resultados tarda alrededor de 24-48 horas.

Beber a diario abundante agua ayudará a la expulsión de gérmenes por la orinaBeber a diario abundante agua ayudará a la expulsión de gérmenes por la orina

Tratamiento de las infecciones urinarias

Las infecciones de este tipo se tratan en función del patógeno que las causa. De modo, que se emplearán antibióticos cuando el origen es una bacteria, antivirales en caso de virus o antifúngicos si hablamos de hongos. Como hemos mencionado las bacterias suelen ser la principal razón por lo que normalmente se tratarán con antibióticos. Los más usados son el trimetoprim, la amoxicilina y la ampicilina. En los últimos años han demostrado una importante eficacia unos fármacos llamados quinolonas. A veces se requieren analgésicos, para el dolor y antitérmicos para la fiebre. Normalmente las infecciones urinarias se controlan de forma ambulatoria, y la medicación puede tomarse en casa por vía oral. El tratamiento suele ser inferior a dos semanas, pero depende del tipo de infección, del microorganismo causante y del fármaco. Si aparecen complicaciones o la infección está avanzada puede ser necesario el ingreso hospitalario.

Cómo prevenir infecciones de orina

  • Beber al menos 1,5 litros de líquido al día, lo que favorece la eliminación de gérmenes por la orina.
  • Una higiene íntima adecuada, especialmente importante en mujeres, evitará la colonización de bacterias.
  • Orinar con frecuencia. El crecimiento bacteriano es mayor cuanto más tiempo permanece la orina en la vejiga.
  • Orinar antes y después de las relaciones sexuales. El coito aumenta las posibilidades de que las bacterias pasen a la uretra, y la micción favorece su eliminación.
  • Evitar permanecer con el bañador húmedo.
  • Usar ropa interior de algodón y evitar prendas ajustadas. Las prendas realizadas con material sintético o la ropa estrecha favorece la proliferación de microbios, pues no permite la correcta transpiración.
  • Optar por duchas en vez de baños, y usar jabones neutros, que no alteren la flora protectora natural. El agua corriente evita la acumulación de bacterias que sí puede darse en una bañera.
  • Consumir arándanos con frecuencia, ayuda a mantener un pH ácido en la orina. Los productos ricos en vitamina C, como las naranjas, dificultan la adhesión de bacterias a la vejiga.
  • Evitar el uso de espermicidas y del diafragma, en mujeres con infecciones de repetición. El diafragma puede presionar la uretra y dificultar el vaciado de la vejiga.
  • Las personas que sufren con frecuencia infecciones urinarias pueden recibir un tratamiento profiláctico con antibióticos.

Artículos sobre Infección de orina

7 razones por las que podemos tener sangre en la orina

Te contamos las posibles causas de este síntoma y si es preocupante.

¿Cómo tratar la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria es un problema común causado en su mayoría por un debilitamiento del suelo pélvico.

7 razones por las que podemos tener incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria causa mucha angustia a la persona que la padece, os contamos la posibles causas.

Cómo debe ser nuestra dieta si tenemos el ácido úrico alto

Hay algunos alimentos que nos ayudan a mantener el ácido úrico a unos niveles normales.

¿Qué alimentos aumentan el ácido úrico?

Tener el ácido úrico alto puede ser asintomático, pero aumenta el riesgo de padecer gota.

Análisis de orina

Un análisis de orina es una prueba médica que muchos médicos recomiendan hacer por muchos motivos, ¿para qué sirve exactamente y qué hay que tener en cuenta para realizarla?

¿Para qué se realizan pruebas de orina o de heces?

Es posible que si vas al médico te pidan un análisis de orina o de heces, pero, ¿para qué sirven y por qué se piden?

La orina puede decirte cosas acerca de tu salud

Tu orina puede decirte cosas sobre tu salud, sólo tendrás que fijarte en su aspecto y color para saber si todo marcha bien o si deberías acudir a tu médico.

Infección de orina en niños

La infección de orina también puede ocurrir en los niños, descubre todo sobre esta condición y cómo tratarla.

Cómo evitar la cistitis durante el verano

Descubre cómo puedes evitar la cistitis durante el verano y así evitar que debas padecer este tipo de infección.

Qué debes saber sobre los quistes vesicales

Los quistes vesicales se pueden formar sobre o alrededor de la vejiga urinaria. ¿Qué más debes saber?

Síguenos