Menú
Aspirina, paracetamol o ibuprofeno: ¿Qué tomar en cada ocasión?

ANALGÉSICOS

Aspirina, paracetamol o ibuprofeno: ¿Qué tomar en cada ocasión?

Estos analgésicos están siempre en nuestra casa, aprende a usarlos correctamente.

Sara Menéndez Espina Sara Menéndez Espina Doctora en Psicología

La aspirina, el paracetamol y el ibuprofeno son tres medicamentos que se administras en las farmacias sin receta y que utilizamos en muchas ocasiones de nuestra vida diaria, por ello, están casi siempre presentes en nuestros hogares. Tienen en común la función de quitar el dolor, por tanto son todos ellos medicamentos del tipo analgésico, pero aunque compartan esta característica, no son lo mismo. Se trata de tres medicamentos diferentes con unos efectos distintos y que se utilizan para un tipo de dolor u otro dependiendo de la situación.

Cómo funciona y cuándo tomar aspirina o ácido acetilsalicílico

La aspirina tiene función analgésica (reduce el dolor), antiinflamatoria (reduce la inflamación), antipirética (combate la fiebre) y antiagregante plaquetario (inhibe la acumulación de plaquetas en los vasos sanguíneos).

Cuando tenemos un daño en alguna parte del cuerpo, las células encargadas de responder a ese dolor fabrican la enzima ciclooxigenasa-2, que a su vez produce la prostaglandina. La aspirina lo que hace es evitar que la ciclooxigenasa-2 fabrique tal sustancia en la zona de donde proviene el dolor. Esta sustancia también provoca que la zona daña de inflame por lo que el ácido acetilsalicílico actúa a la vez disminuyendo el dolor y la inflamación.

La aspirina y el ibuprofeno nos calmarán dolores con inflamaciónLa aspirina y el ibuprofeno nos calmarán dolores con inflamación

El efecto antiagregante plaquetario de la aspirina hace, como decíamos antes, que se acumulen las plaquetas en lso vasos sanguíneos, por ello, reduce el riesgo de que se produzcan coágulos que impidan el paso de la sangre y deriven en ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares. Sin embargo, hay estudios que han encontrado que este riesgo se reduce en personas que ya hayan tenido un episodio de ese tipo, y no previene patologías en personas sin afecciones cardíacas.

La aspirina es indicada para dolores de cabeza, musculares, aquellos producidos por la artritis reumatoide y otras enfermedades autoinmunes, y para bajar la fiebre y la inflamación. No es indicada para personas con problemas de estómago, enfermedades que causen sangrado excesivo, como la hemofilia, o las personas con gota. No debe administrarse tampoco a niños menores de 10 años, y las mujeres embarazadas deberán consultar a su médico. No tomaremos este medicamento cuando tengamos gripe, pues puede provocar complicaciones. También existen personas alérgicas al ácido acetilsalicílico, que deben sustituir ese medicamento por paracetamol o ibuprofeno.

Cómo funciona y cuándo tomar paracetamol

El paracetamoltiene función analgésica y también antipirética, pero no antiinflamatoria. Al igual que la aspirina, actúa inhibiendo la síntesis de prostaglandina, pero si la primera lo hacía sobre la zona dañada, el paracetamol lo hace sólo en el cerebro. Así, dejamos de recibir en él la señal de dolor. El hecho de que actúe sólo en el cerebro hace que tenga menos efectos secundarios, sobre todo en el estómago.

El paracetamol se debe utilizar para dolores de cabeza, bajar la fiebre, el dolor de muelas, la gripe, el malestar general o la gota (al contrario que la aspirina). No funciona con dolores musculares, ni artritis, ya que no reduce la inflamación. Sin embargo, no debemos abusar de él, porque su uso prolongado puede dañar el hígado y los riñones. Por ello, tampoco se usará si padecemos patologías relacionadas con esos dos órganos.

Cómo funciona y cuándo tomar ibuprofeno

El ibuprofeno pertenece al grupo de los antiinflamatorios no esteroides (AINE), y también inhibe la creación de la de la ciclooxigenasa-2 para la posterior fabricación de la prostaglandina en la parte del cuerpo dañada. También tiene en común con la aspirina que sirve para bajar la fiebre y también evita la acumulación de plaquetas. Sin embargo, su efecto antiinflamatorio es más potente, por ello se utiliza más en dolores que provengan de una inflamación. Esto la hace más recomendada para dolores musculares, los producidos por enfermedades autoinmunes, como artritis o lupus, así como para el dolor menstrual (también se puede tomar paracetamol, pero muchos estudios afirman que es más eficaz este medicamento), dolores de cabeza no migrañosos y dolor de garganta.

Los dolores menstruales se combaten con paracetamol o ibuprofeno, siendo este más eficazLos dolores menstruales se combaten con paracetamol o ibuprofeno, siendo este más eficaz

No se debe utilizar durante el último trimestre del embarazo, aunque esta es una cuestión que siempre debemos consultar con nuestro médico. En casos de diabetes, hipertensión o trastornos estomacales, tampoco es recomendado.

Debemos saber que la mezcla de estos medicamentos no suma el efecto analgésico de los mismos. Además, mientras los estemos tomando debemos estar alerta y no consumir alcohol, pues aumenta el riesgo de sufrir hemorragias digestivas, y aumenta el efecto dañino de las mismas sobre el hígado. Los profesionales de medicina y farmacia recomiendan tomar siempre la dosis mínima indicada en los prospectos, y en enfermedades en las que sea nuestro médico quien nos recete los medicamentos, seguir sus indicaciones.

Artículos recomendados