Menú
Qué es la rabdomiólisis

RIÑONES

Qué es la rabdomiólisis

Si tienes fuertes dolores musculares y una gran fatiga que te hace estar débil todo el día, quizá sea rabdomiólisis.

Sergio Gallego Uvero

Cada vez son más las personas las que se preocupan por su físico y deciden cuidarlo a base de ejercicio y de alimentación. Sin embargo como en todo en esta vida, hay que moderarse y no llevar las cosas al exceso. Hay personas que se obsesionan con dicho ejercicio físico y pueden llegar a provocar alteraciones en su organismo realmente graves como es el caso de la llamada rabdomiólisis. Se trata de un trastorno que llevado a límite puede llegar a provocar la muerte de la persona, de ahí la importancia de tratarlo lo más pronto posible.

En qué consiste la rabdomiólisis

La rabdomiólisis es un síndrome por el cual hay una destrucción masiva de las fibras musculares del cuerpo. Algunas sustancias que están presentes en dichas fibras pasan a la sangre provocando graves problemas en el riñón. Las personas que sufren rabdomiólisis suelen tener fuertes dolores musculares por todo el cuerpo junto a una gran fatiga que le hace estar cansado y débil a todas horas del día.

Se trata de una afección que se suele dar en profesiones muy exigentes desde el punto de vista físico como es el caso de bomberos, policías o deportistas de alto nivel. En los últimos años cada vez es más frecuente que sufran dicha afección personas que se exceden a la hora de hacer ejercicios en el gimnasio.

La rabdomiólisis es un síndrome por el cual hay una destrucción masiva de las fibras musculares del cuerpoLa rabdomiólisis es un síndrome por el cual hay una destrucción masiva de las fibras musculares del cuerpo

Causas de la rabdomiólisis

La rabdomiólisis no es síndrome muy habitual en la sociedad aunque cada vez son más las personas las que la padecen. Las causas principales de dicho trastorno suelen ser tres:

  • El consumo de alcohol de la persona en cuestión.
  • Traumatismos causados por diversos accidentes.
  • El practicar más ejercicio físico del que el cuerpo debería.

Hay otra serie de causas que pueden dar lugar a la rabdomiólisis como son la genética, la falta de hidratación del cuerpo o un exceso de temperatura corporal.

La premura es esencial en este tipo de afecciónLa premura es esencial en este tipo de afección

Posibles complicaciones de la rabdomiólisis

Dicho trastorno puede ser leve y apenas causar daño en el organismo o ser bastante grave y llegar a provocar importantes fallos renales en la persona. En relación con las posibles complicaciones hay que hacer referencia la insuficiencia renal aguda a causa de la gran cantidad de fibra muscular destruida.

Otra serie de complicaciones pueden ser la presencia de diversas arritimias en el corazón. La rabdomiólisis puede provocar ciertos desniveles en sustancias tan importantes como el potasio o el ácido úrico. Como consecuencia de ello, el sujeto puede sufrir graves problemas en el corazón llegando a poner en peligro su vida.

Cómo tratar la rabdomiólisis

En el caso de padecer algunos de los síntomas arriba citados es esencial acudir al médico para evitar problemas de salud realmente grave. La premura es esencial en este tipo de afección y evitar problemas de tipo renales que puedan llegar a ser incurables. Lo primero consiste en hidratar al sujeto para evitar problemas en el riñón. Además de ello se suele inyectar glucosa para evitar que los altos niveles de potasio en la sangre puedan llegar a causar algún tipo de fallo en el corazón.

Si la persona se trata a tiempo es bastante habitual el que se termine recuperando totalmente y los riñones vuelvan a funcionar sin problema alguno. Sin embargo y como te hemos comentado más arriba, si la persona no detecta tal afección a tiempo puede llegar a causar la propia muerte.

Recuerda por tanto el no excederse a la hora de realizar ejercicio físico sobretodo en el gimnasio y seguir las pautas mandadas por un profesional. Por desgracia a día de hoy son muchos los casos de rabdomiólisis debido al ansia que existe por hacer deporte y tener un cuerpo de diez.

Artículos recomendados