Menú
5 razones para despedir a tu entrenador personal

ENTRENAMIENTO

5 razones para despedir a tu entrenador personal

¿No estás seguro/a de si tu entrenador personal es bueno para ti? ¡Sal de dudas con estas razones! Y si es necesario... ¡le despides!

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Tener un buen entrenamiento personal para el deporte es necesario tanto si eres un deportista principiante o si eres experimentado. Un buen entrenador personal tiene que ayudarte a descubrir qué hacer con tu tiempo, te enseñará a ejercitarte de la forma correcta y a proporcionarte responsabilidad y motivación. El entrenamiento personal es como un matrimonio... no todas las relaciones personales van bien.

Si tienes problemas con tu entrenador personal, entonces será mejor que valores si te merece la pena seguir con él o si es mejor encontrar a otra persona que sea más afín a ti y a tus necesidades personales. Si no eres capaz de resolver las diferencias con él, entonces no hay duda, tendrás que buscar a otro entrenador para ti. ¿Qué es lo que debes tener en cuenta para saber si tienes que despedir a tu entrenador personal?

1- Llega tarde o cancela vuestros entrenamientos.

Es normal que algunas personas tengan emergencias de vez en cuando, ¡es razonable y a ti también te puede pasar! Pero si notas que tu entrenador siempre está llegando tarde, perdéis el tiempo o cancela demasiadas citas contigo, entonces es una señal clara de que no debes estar perdiendo tu valioso tiempo de esta manera.

Puedes preguntarle por qué le ocurre y decirle que tu tiempo es oro, que no puedes estar perdiéndolo de esa manera. Será necesario encontrar una solución y si no es posible... busca a otra persona.

Si tienes problemas con tu entrenador personal, entonces será mejor que valores si te merece la pena seguir con élSi tienes problemas con tu entrenador personal, entonces será mejor que valores si te merece la pena seguir con él

2- No es atento contigo

Quizá quieras comunicarte con tu entrenador personal fuera del horario de entrenamiento pero no te hace caso, ni contesta a tus llamadas ni a tus mensajes. Tu entrenador deberá estar disponible en las sesiones, ¡por supuesto! Pero si fuera de las sesiones tienes dudas, ¡debería tener la amabilidad suficiente como para poder contestarte!

La buena comunicación es clave. Si tu entrenador personal no te responde después de un tiempo de respuesta razonable (uno o dos días), pues preguntarle directamente por qué no te responde. Si no te convence lo que te dice, es mejor que busques un entrenador que sí sea capaz de ser más comunicativo contigo.

3- No te presta la atención que mereces

¿Tu entrenador personal para la sesión o se distrae con sus amigos o teléfono? Si no te presta la atención que mereces es algo que debes hablar inmediatamente. No permitas que siga haciéndolo y si lo hace, ¡busca a otra persona que respete tu tiempo, tu dinero y a ti como persona!

Aunque es cierto que hay veces que las interrupciones son inevitables, un buen entrenador te pedirá disculpas, rematará la actividad y si es necesario, te regalará un tiempo extra por esas interrupciones imprevistas. Pero si sientes que realmente no te hace caso, deberás tomar medidas cuanto antes... quizá tu entrenador no se está dando cuenta de su comportamiento. Si no mejora, es que no es el mejor entrenador para ti.

Desagraciadamente existen entrenadores que venden suplementosDesagraciadamente existen entrenadores que venden suplementos

4- Te vende suplementos sospechosos

Un buen entrenador personal no querrá que te tomes nada de suplementos que no te prescriba tu médico por razones obvias de salud. Desagraciadamente existen entrenadores que venden suplementos y aunque no sea necesariamente malo que esto suceda, deberás hablar con tu médico antes de tomar cualquier suplemento adicional.

Si tu entrenador te incita o te presiona para que compres algo de lo que no estás seguro, ponle límites inmediatamente. No tiene que obligarte a tomar algo que no quieres. Además, los buenos resultados se ven con una buena alimentación y constancia en el ejercicio.

5- No hay buena relación

También puede ocurrir que simplemente no tengas buena relación con tu entrenador personal porque tenéis personalidades totalmente diferentes... Si prefieres otro tipo de persona para que te entrene no es algo malo. Si no encajas con tu entrenador dile simplemente que él no es lo que estás buscando, que no es nada personal.

Artículos recomendados