Menú
Rehabilitación para el desgarro del manguito rotador

REHABILITACIÓN

Rehabilitación para el desgarro del manguito rotador

El desgarro del manguito rotador provoca un dolor prácticamente constante e intenso en la articulación del hombro.

Andrea Fernández Rodríguez

El desgarro del manguito rotador provoca un dolor prácticamente constante e intenso en la articulación del hombro. En este artículo os señalamos algunos ejercicios que vienen bien para su recuperación.

Estos ejercicios son comunes a diversos programas de rehabilitación o recuperación de la zona lesionada. Sin embargo, no sustituyen en absoluto al necesario diagnóstico clínico y tratamiento indicados por un profesional sanitario.

¿Cuándo se recomienda un tratamiento rehabilitador?

El manguito rotador es una estructura compuesta por 4 tendones o músculos que rodean la cabeza del húmero y conforman la articulación del hombro. Como ocurre con otras articulaciones su uso intensivo puede provocar lesiones.

Cuando nos encontramos ante una lesión leve, es decir, que no se ha producido una rotura o desgarro del manguito rotador completo se suele recomendar una rehabilitación completa en lugar de tratamientos más agresivos como la cirugía.

También es posible que el médico designe este tratamiento cuando la persona afectada es muy mayor o tiene una salud muy mermada que imposibilitase o hiciese muy dificultosa la recuperación de la operación.

La rehabilitación se centra en la recuperación a través de mejorar el funcionamiento de las unidades musculares y tendinosas circundantes al daño. Por lo general se recupera un nivel de funcionamiento adecuado si no la resolución completa del daño.

En un primer momento del tratamiento el dolor puede ser muy intensoEn un primer momento del tratamiento el dolor puede ser muy intenso

Primeras recomendaciones

En un primer momento del tratamiento el dolor puede ser muy intenso. Además, es frecuente que lo acompañen otros dolores secundarios a la limitación de movimiento y un gran cansancio consecuencia de las dificultades de dormir que provoca el desgarro del manguito rotador aunque no sea completo.

Para ello, lo primero que se recomendará será reposo. Mantener la zona lo más inmovilizada posible permitirá que se detenga la fricción con los huesos circundantes que está provocando el daño.

Como en otros procesos inflamatorios también se recomienda aplicar hielo a intervalos sobre la lesión. La pauta habitual suelen ser unos quince a veinticinco minutos tres veces al día. Es importante aplicarlo con precaución y retirarlo ante cualquier molestia excesiva. Nunca aplicarlo directamente sobre la piel ya que después de unos minutos podría provocar quemaduras.

Puede que si la inflamación es muy grande y el dolor muy intenso no sea suficiente con el hielo o frío y la toma de algún analgésico común (sin receta).

En ese caso, previo a realizar ningún ejercicio de rehabilitación, es posible que el profesional sanitario indique la infiltración de algún tipo de anestésico local más fuente o de factores de crecimiento que favorezcan la recuperación de la musculatura dañada.

Los ejercicios de recuperación

Cuando el dolor ya sea algo fácilmente soportable podremos comenzar los ejercicios de rehabilitación del desagarro del manguito rotador.

El objetivo de los mismos será fortalecer y estirar bien los músculos que rodean el hombro, aprender técnicas para mover de forma adecuada el hombro en la realización de actividades cotidianas (para prevenir nuevas inflamaciones) y establecer una correcta postura de los hombros (también elemento importante de la prevención).

Cuando el dolor ya sea algo fácilmente soportable podremos comenzar los ejercicios de rehabilitaciónCuando el dolor ya sea algo fácilmente soportable podremos comenzar los ejercicios de rehabilitación

A continuación te describimos alguno de los ejercicios. Recuerda que es necesario que antes lo consulte con el profesional médico o fisioterapeuta que se encargue de su recuperación. No debe aparecer dolor durante su realización y si es así este es muy limitado.

  • Estiramiento anterior del hombro: para realizar este ejercicio es conveniente que nos ayudemos de una banda elástica con poca resistencia. Agarramos esta por detrás de la espalda de forma que los codos formen un ángulo de aproximadamente noventa grados. Una mano quedará a la altura de nuestra cabeza y la otra en la mitad de la espalda. La mano de abajo sujeta en el sitio mientras intentamos estirar la superior hasta poner recto el brazo. Notaremos el trabajo en el hombro y en la zona del tríceps. Después de realizarlo varias veces aguantando unos segundos en cada posición, cambiamos de lado.

  • Estiramiento de los brazos hacia delante: son tumbamos sobre una superficie plana y rígida (no utilizar la cama) o bien nos apoyamos contra la pared. Es importante que los hombros estén rectos y bien apoyados. Extendemos los brazos hacia delante acercando y alejando los hombros de la superficie donde se encuentran mientras el resto de la espalda permanece apoyado.

  • Rotación interna y externa con banda: sujetamos la banda elástica a un agarra fijo. Sujetados el otro extremo con la mano y, con el brazo en un ángulo de noventa grados, empujamos hacia dentro el puño y hacia fuera manteniendo cada posición unos segundos.

  • Isométricos y flexiones contra la pared: para la primera forma del ejercicio apoyamos los contra la pared a la altura debajo del pecho y flexionamos los codos noventa grados. Presionamos unos segundos y relajamos. Después de varias repeticiones, sin movernos de la pared colocamos las manos a la altura de los hombros. Flexionamos como si hiciésemos flexiones en el suelo. Si alejamos algo los pies de la pared pondremos más peso sobre los hombros así que con precaución.

  • Estiramientos de la parte posterior del hombro: el último ejercicio para el desgarro del manguito rotador es muy sencillo. Son sujetamos el codo flexionado por delante del pecho y tiramos hacia atrás de forma que la mano pase sobre el hombro opuesto. Alternamos los brazos.

Artículos recomendados