Menú
La salsa de tomate es buena para tu salud intestinal

TOMATES

La salsa de tomate es buena para tu salud intestinal

¿Te gusta la salsa de tomate? Entonces tenemos buenas noticias para ti y tu salud intestinal. ¡Es muy saludable consumir salsa de tomate casera!

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Si eres de las personas a las que les gusta la salsa de tomate en sus platos, entonces estás de suerte. Una investigación reciente ha demostrado que la salsa de tomate cocida ayuda a mejorar la actividad de probióticos en el intestino. Muchas personas han querido saber si los alimentos que se consumen normalmente son 'funcionales'. Pero, ¿qué son los alimentos funcionales?

Todos los alimentos funcionales son, en cierta medida, porque todos los alimentos proporcionan sabor, aroma, y el valor nutritivo. Sin embargo, los alimentos ahora se están examinando de forma intensiva para obtener beneficios fisiológicos adicionales, que pueden reducir el riesgo de enfermedades crónicas y optimizar la salud. Aquellos alimentos que aportan beneficios a la salud, serán alimentos funcionales... Y la salsa de tomate, es uno de ellos.

Todos los alimentos funcionales son, en cierta medida, porque todos los alimentos proporcionan sabor, aroma, y el valor nutritivoTodos los alimentos funcionales son, en cierta medida, porque todos los alimentos proporcionan sabor, aroma, y el valor nutritivo

Los alimentos probióticos

Los alimentos probióticos, como ciertos tipos de yogur entran en esta categoría, ya que aumentan la población de bacterias buenas en nuestro organismo, lo que contribuye a una buena salud en general de muchas maneras. Ahora, sin embargo, investigadores de la Universitat Politècnica de València (en España) están investigando cómo las bacterias intestinales interactúan con los antioxidantes en el intestino.

La investigadora principal Ana Belén Heredia y su equipo estaban interesados en ver cómo la salsa de tomate, rica en antioxidantes, se comportaría en presencia de buenas bacterias en el intestino. La salsa de tomate se puede servir cruda o cocida, y querían entender el efecto que esto tendría en la interacción antioxidante-intestinal.

Antioxidantes y probióticos

Los tomates se consideran un alimento saludable porque, entre otras cosas, contienen un pigmento llamado licopeno, un antioxidante que ayuda a proteger las células de los factores dañinos. La investigación existente también sugiere que los tomates tienen propiedades probióticas, es decir, que pueden aumentar la actividad de bacterias saludables en el intestino.

En el estudio actual, el equipo de investigación realizó experimentos in vitro para ver cómo Lactobacillus reuteri, una de las principales especies bacterianas que contribuyen a la salud intestinal, interactuaría con los antioxidantes derivados de la salsa de tomate y cómo el proceso de cocción influiría en esa interacción.

Los investigadores utilizaron los tomates de pera para sus estudios puesto que éstos, tienen un mayor contenido en licopeno. Evaluaron la viabilidad de la cepa probiótica a lo largo del proceso digestivo individualmente y la presencia de antioxidantes de fuentes vegetales, así como el impacto de la cepa probiótica sobre los cambios sufridos por los compuestos antioxidantes y la bioaccesibilidad resultante.

¿Cómo se debe comer para tener beneficios?

Entonces la pregunta es para los amantes de la salsa de tomate; ¿es mejor cocido o crudo? Los resultados de sus experimentos, que están publicados en el Journal of Functional Foods, indican que el proceso digestivo resultó en una pérdida de antioxidantes, tanto en el caso de la salsa de tomate cruda como cocida (frita). Además, la presencia de L. reuteri pareció prevenir la absorción de algunos de los antioxidantes en el sistema sanguíneo.

Al mismo tiempo, el equipo de investigación descubrió que los antioxidantes de la salsa de tomate mejoraban los efectos positivos de L. reuteriAl mismo tiempo, el equipo de investigación descubrió que los antioxidantes de la salsa de tomate mejoraban los efectos positivos de L. reuteri

Al mismo tiempo, el equipo de investigación descubrió que los antioxidantes de la salsa de tomate mejoraban los efectos positivos de L. reuteri. Y en este contexto, la salsa de tomate cocida parece ser más efectiva que el equivalente bruto. Cocinar la salsa también transformó el presente de licopeno en el tomate, un proceso conocido como isomerización cis-trans, que en realidad ayudó a preservar la integridad de este antioxidante a través del proceso digestivo, permitiendo que más de este sea absorbido.

Por lo tanto, servir comidas ricas en probióticos con salsa de tomate frito aumenta su efecto probiótico, así como también causa una isomerización progresiva del licopeno del tomate, de la forma cis a la trans durante la digestión, lo que resulta positivamente en una aumento de la bioaccesibilidad final de este carotenoide.

Por lo que, si quieres disfrutar de una buena salsa de tomate, lo mejor es que no la compres ya hecha, y que la cocines tú. Además de tener mejor sabor, será mejor para tu salud.

Artículos recomendados