Menú
INFERTILIDAD

Cuáles son los problemas de salud que no permiten tener hijos

Descubre cuáles son los problemas de salud que puede que no te permita tener hijos.

Sara Vidal Pérez

En la actualidad, son muchas las parejas que no consiguen tener hijos tras largos períodos de tiempo intentándolo. Existen numerosas causas que pueden estar imposibilitando la gestación. Además, no sólo son las mujeres las que sufran problemas para concebir, también puede deberse a problemas propios del hombre o, incluso, a problemas de salud de ambos progenitores.

Tras varios intentos fallidos, la frustración que se instaura en ambos miembros de la pareja puede ser abrumadora. Por ello, es importante que cuando suceda esto se acuda inmediatamente al médico para que se lleve a cabo una evaluación y valoración exhaustiva de ambos miembros de la pareja. De esta forma, cuando antes se conozca la causa antes se podrá poner un remedio.

En la actualidad, son muchas las parejas que no consiguen tener hijosEn la actualidad, son muchas las parejas que no consiguen tener hijos

¿Cuáles son los problemas de salud que no permiten tener hijos?

La incapacidad reproductiva se tiene en cuenta cuando la pareja lleva un año manteniendo relaciones sexuales sin protección con el fin de tener hijos y la mujer no llega a término. Hasta entonces, solo se debe saber que la probabilidad de quedarse embarazada no es tan alta como pensamos, al mes contamos con un 20% de posibilidades para conseguir el objetivo.

En la actualidad, son muchas las causas que pueden provocar dificultades o, incluso, infertilidad ya que cada día estamos expuestos a muchos factores que son perjudiciales para nuestra salud, como el estrés, los malos hábitos y la mala alimentación.

Como se ha señalado anteriormente, no sólo las mujeres pueden tener problemas para tener hijos.

Problemas masculinos de infertilidad

A continuación, señalamos algunos problemas propios de los hombres que dificultan el éxito de un embarazo y, muchos de ellos, tienen que ver con el parámetro espermático:

1. Poca cantidad de espermatozoides: esta condición es más común de lo que se cree. Si el hombre tiene poca cantidad de espermatozoides sufre una oligoespermia y esto supone muchos problemas de fertilidad.

2. Mala calidad de espermatozoides: si además su motilidad, es decir, su capacidad para moverse es pobre o anormal, las probabilidades de fecundar el óvulo son muy bajas. Esto también se conoce con el nombre de astenospermia. La producción y la calidad de espermatozoides está sujeta al equilibrio hormonal, entre otras. Si el hombre tiene desordenes hormonales y malos hábitos o problemas en los genitales, la producción y calidad de los espermas tiende a ser mala, lo que dificulta la fecundación.

3. Varicocele: afecta directamente a la producción de los espermas. Consiste en la dilatación de venas en el escroto. Esto supone un aumento de la temperatura en los testículos que afecta a los espermatozoides.

4. Otros problemas en los espermatozoides: pueden producirse tres condiciones más. La ausencia de espermatozoides se conoce como azoospermia, es un trastorno orgánico que afecta a la fertilidad el hombre. Un porcentaje de espermas que no son normales se conoce como teratospermia, la anomalía de estos espermas se debe a alteraciones morfológicas que afectan directamente a la capacidad reproductiva del hombre. Por último, un porcentaje elevado (más del 42%) de espermatozoides muertos se conoce con el nombre de necrospermia y es debido a un alteración en el semen.

5. Problemas de eyaculación: si los conductos deferentes y el epidídimo están dañados los espermatozoides no viajan por el fluido en la eyaculación. Este problemas es poco común y se puede deber a diferentes lesiones o infecciones, enfermedades como la diabetes o problemas congénitos.

Otro pequeño porcentaje de hombres se sitúa en la eyaculación retrógrada que supone la entrada del esperma en la vejiga en lugar de salir por el órgano viril.

6. Algunas enfermedades que afectan a la producción de espermatozoides, como infecciones en el hígado, riñones o infecciones virales como las paperas, enfermedades de transmisión sexual, etc.

Problemas femeninos de infertilidad

Con respecto a las mujeres, los problemas de salud más comunes que dificultan tener hijos son:

1. Mala calidad de los óvulos: este problema suele aparecer, sobre todo, en mujeres mayores de 35 años. Y supone la disminución de la cantidad y calidad de los óvulos que producen los ovarios.

2. Síndrome del ovario poliquístico: también se conoce con el nombre de Stein-Leventhal. Este problema de salud dificulta la liberación del óvulo cada mes. Se debe a desordenes hormonales que obstaculizan el desarrollo del óvulo y su liberación. En lugar de formarse óvulos en los ovarios, se producen quistes que pueden aumentar de tamaño. Este problema puede aparecer tanto en mujeres jóvenes como en mujeres mayores.

3. Daños en las Trompas de Falopio: la función de estas trompas es facilitar el viaje de los espermatozoides hacia el óvulo. Son muchas las causas que pueden provocar daños u obstrucción en las trompas. Algunos ejemplos son:

- Salpingitis: consiste en la inflamación de las trompas de Falopio la cual puede producir esterilidad si no se administra un tratamiento a tiempo. Esta inflamación suele estar provocada por infecciones de transmisión sexual como la clamidia.

- Extirpación de las trompas: se produce en mujeres que tienen antecedentes familiares de cáncer de ovario. Si se extirpan las trompas se imposibilita la fecundación.

4. Endometriosis: esta enfermedad benigna tiene una incidencia que se sitúa entre el 10-15%. Se trata del crecimiento del tejido endometrial fuera del útero. Lo normal es que este tejido se desarrolle en las paredes del útero. Si se produce esta anomalía del tejido pueden aparecer problemas de fertilidad, sin embargo, no siempre se dan.

5. Útero o cuello uterino anormal: este defecto suele presentarse desde el nacimiento y, en casos muy graves, impiden el embarazo en la mujer.

6. Algunas enfermedades autoinmunes: pueden provocar esterilidad, como la diabetes o la tiroides, pero no en todos los casos se produce.

El ritmo de vida que llevamos puede condicionar nuestra salud y nuestra capacidad para reproducirnosEl ritmo de vida que llevamos puede condicionar nuestra salud y nuestra capacidad para reproducirnos

Como se ha mencionado anteriormente, la infertilidad o dificultad para llegar a término, no sólo se debe a problemas de la mujer o el hombre, también puede producirse una combinación de alteraciones en ambos.

En la actualidad, el ritmo de vida que llevamos puede condicionar nuestra salud y nuestra capacidad para reproducirnos. Los malos hábitos como el consumo de tabaco, alcohol u otras drogas afectan a nuestro organismo, condicionando en muchos casos las probabilidades de tener hijos.

La mala alimentación, el sobrepeso o la delgadez extrema, el estrés y la ansiedad dificultan que nuestro cuerpo se relaje y mantenga un ritmo adecuado que nos ayude a mantener sanos. La calidad de los espermas u óvulos también se ve afectada.

¿Hay síntomas de algunos de los problemas mencionados anteriormente?

Si experimentamos síntomas que pueden advertirnos de tener problemas de salud que puedan estar afectando al objetivo de conseguir un embarazo, no dudes en ponerte en contacto con tu médico o especialista, sobre todo si tras un año de intentos no se consigue llegar a término.

Algunos de estos síntomas son:

- Períodos de regla irregulares.

- Dolor durante la menstruación o las relaciones sexuales.

- Exceso de sangrado.

- Dolor pélvico.

- Dolor en el escroto.

No es habitual que se experimenten síntomas de alerta, lo importante es no frustrarse ni culpabilizarse por tener problemas para concebir hijos. Hoy en día, los avances posibilitan alternativas de tratamiento que pueden facilitar el embarazo en casos de infertilidad o dificultad en la capacidad reproductiva.

La incidencia de problemas para concebir hijos en la pareja ronda el 10%, por lo que es un problema cada vez más común y susceptible de aumentar debido a la calidad de vida actual. Por ello, son más los tratamientos que se trabajan y experimentan en relación con las dificultades en la fecundación.

Artículos recomendados

Comentarios