Menú
¿Qué es la cetosis?
CETOSIS

¿Qué es la cetosis?

Te contamos todo lo que necesitas saber sobre la cetosis, un proceso que no debemos prolongar más de 20 días, para no perjudicar nuestra salud.

Noelia Rodríguez Alvarez

La cetosis es una alteración metabólica por la que el organismo utiliza las grasas como energía. Se trata de una situación un tanto inusual pero que debido a los cambios que provoca en el peso (una pérdida rápida) es buscada en ocasiones como parte de un régimen, es lo que se conoce como una dieta baja en carbohidratos.

Dicho así parece que se trata de un proceso al que se llega después de suprimir los carbohidratos de la dieta, con lo que se consigue adelgazar de un modo eficaz. Sin embargo lleva una serie de alteraciones en el cuerpo y consecuencias que han de ser tenidas en cuenta antes de echarse en los brazos de la cetosis como método definitivo contra los kilos de más.

¿Recordáis la célebre diete Dunkan? ¿O la Atkins? Su éxito radicaba precisamente en que lo que hacían era eliminar por completo los carbohidratos de la dieta sustituyéndolos por proteínas. Conocidos por todos eran sus efectos cuasi milagrosos en cuanto a la pérdida de peso. También era conocido, después, el efecto rebote.

Cómo es el proceso

En un estado de cetosis el cuerpo es capaz de quemar grasas de una manera muy rápida. ¿Cómo lo consigue? Al no contar con nuevos carbohidratos de los que aprovecharse va consumiendo la propia reserva del organismo y cuando ésta se agota trabaja en una transformación de los nutrientes de los que dispone.

Se generan los denominados cuerpos cetónicos, que presentan cadenas más cortas que las grasas habituales. Esto a su vez genera en acetato -conocida como acetona-, que es lo que se acaba utilizando como energía para que el cuerpo pueda realizar sus tareas convencionales. Y así el organismo acaba por usar los glucócidos como fuente de energía.

 En la cetosis se suprimen los carbohidratos de la dieta. En la cetosis se suprimen los carbohidratos de la dieta.

Cómo entrar en cetosis?

Para entrar en el proceso de cetosis hay que reducir drásticamente el consumo de carbohidratos, que no debe superar los 50 gramos diarios. Habitualmente cuando se llevan cinco o seis días con una ingesta tan baja es cuando el cuerpo inicia el proceso de cetosis.

Es importante saber que no se puede prolongar durante semanas o incluso meses, por mucho que nos guste la pérdida de peso que estamos experimentando. Lo más recomendable es no superar los 20 días en estado de cetosis.

Básicamente está pensado para bajar unos kilos de cara a un evento que se va a producir a corto plazo, no se ve como un sistema de pérdida de peso de manera prolongada. Así que si es lo que buscas olvídate por completo de la cetosis porque podrías poner en riesgo tu cuerpo y tu salud.

El ejercicio ayuda a que se produzca el proceso de cetosis, especialmente el ejercicio cardiovascular. Es importante que durante los días en que prevalezca la cetosis se consuma mucha agua (entre dos y tres litros diarios) a fin de evitar la deshidratación.

Si uno deja de consumir carbohidratos durante varios días y luego vuelve a hacerlo percibirá el tan temido efecto rebote. Para evitarlo se han de introducir poco a poco los alimentos con glucosa en la dieta, comenzando por la fruta.

Aplicaciones de la cetosis

Aunque en los últimos años se ha conocido el proceso de la cetosis por su 'milagrosa' implicación en dietas para adelgazar no es algo tan novedoso como nos pudiera parecer. Todo lo contrario. Es conocido en los gimnasios, donde se suele recurrir a este proceso metabólico para perder peso y ganar masa muscular rápidamente.

Habitualmente, y al igual que debería hacerse cuando uno decide hacer una dieta con ausencia de carbohidratos, la alimentación ha de estar controlada por un nutricionista o médico especializado. Si siempre es importante contar con un profesional cuando uno se plantea hacer dieta lo es más aún en este caso en que se pretende eliminar uno de los nutrientes fundamentales del organismo como son los carbohidratos.

Pero más allá de cuestiones relacionadas con el peso la investigación científica ha buscado qué beneficios médicos podría tener la cetosis. Así, hay estudios que apuntan que el estado de cetosis podría ayudar a tratar la enfermedad de alzheimer.

También puede ser un método para controlar los niveles de glucosa en pacientes con diabetes. Al no consumir carbohidratos el cuerpo no necesitará tanta insulina para trabajar como cuando sigue una dieta convencional. Eso sí, no puede uno dejar de tomar la insulina porque es vital para el funcionamiento normal de su organismo y evitar consecuencias mayores.

Es perjudicial para nuestra salud prolongar el estado de cetosis más de 20 días.Es perjudicial para nuestra salud prolongar el estado de cetosis más de 20 días.

Efectos secundarios de la cetosis

Reducir el consumo de carbohidratos hasta entrar en un estado de cetosis altera el funcionamiento normal de nuestro organismo, que deja de recibir glucosa, algo fundamental, por ejemplo, para que el cerebro funcione correctamente.

Por ello al entrar en cetosis son varios los efectos secundarios que una persona puede empezar a notar. Mareos, dolores de cabeza, vómitos, mal aliento y falta de apetito son los más habituales y los primeros que tienden a aparecer.

El olor de la orina y del sudor que se genera se vuelve muy fuerte, hasta el punto de llegar a ser desagradable. Esto se debe a que son los dos modos que tiene el cuerpo de expulsar los cuerpos cetónicos.

Consumir proteínas de manera excesiva puede conllevar una pérdida de calcio y, si además se prolonga durante demasiado tiempo, también una pérdida de músculo. Una vez que el organismo se ha quedado sin grasas busca aminoácidos en los músculos para usar como combustible.

Es posible también que según avanzan los días se produzcan arritmias por un descenso en el consumo de carbohidratos y un incremento de los alimentos con alto valor calórico. También se ve afectado, a largo plazo, el riñón y el hígado porque han sido sometidos a un funcionamiento que no es el habitual.

Por ello a la hora de plantearse hacer una dieta baja en carbohidratos hay que tener en cuenta tanto sus posibles consecuencias en la salud como que se trata de uno de los régimenes en los que la constancia se hace más difícil, porque acaba por volverse 'aburrido' consumir proteína en todas las comidas del día.

Artículos recomendados

Comentarios