Menú
Entrena a tu cerebro para que sea más optimista: 5 formas para conseguirlo

SALUD MENTAL

Entrena a tu cerebro para que sea más optimista: 5 formas para conseguirlo

¡Tú tienes el poder de conseguir ser más optimista y tener una mejor salud emocional! Te contamos los trucos para conseguirlo... es más fácil de lo que te imaginas.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Si eres optimista es probable que tu salud mejore casi sin que te des cuenta, porque serás capaz de ver las cosas buenas de lo que te ocurre en tu día a día. Ser optimista frente a las luchas de la vida puede parecer imposible, pero no solo es posible, sino que también puede tener un efecto positivo en tu salud mental y física.

Las personas que son optimistas son más felices, más creativos, más rápidos para resolver problemas y tienen un mayor estado de alerta mental en comparación con los pesimistas. Los optimistas también tienen menos cortisol (la hormona del estrés) y más serotonina (el neurotransmisor que estimula el estado de ánimo) que fluye a través de sus sistemas.

Si eres optimista es probable que tu salud mejore casi sin que te des cuentaSi eres optimista es probable que tu salud mejore casi sin que te des cuenta

Pero si ser optimista es algo con lo que luchas, ciertamente no estás solo. Las personas son más negativas de lo que les gustaría ser realmente, especialmente ante dificultades como los problemas de salud o la pérdida de un empleo. Si bien puede parecer que algunas personas simplemente nacen optimistas, tenemos buenas noticias: puedes entrenar a tu cerebro para que sea más optimista.

Al igual que con cualquier otro hábito, tu cerebro aprende a través de la repetición. Cuando practicas con frecuencia pensamientos positivos, tu cerebro estará preparado para continuar con el hábito, gracias a la formación de vías neuronales. A continuación te vamos a explicar algunos trucos para que seas optimista desde ya y mejore tu salud en todos los aspectos.

Estar presente en tu vida

Parece una tontería pero no lo es tanto. Las personas van en "piloto automático" por la vida y se olvidan de disfrutar de los momentos. Es la capacidad de estar presente mental y emocionalmente. Para estar presente, debes hacer una distinción de si tus pensamientos están en el pasado, presente o futuro y traerlos de vuelta al momento.

La mayoría de los pensamientos negativos son sobre el pasado y el futuro, por lo que no se puede hacer nada con ellos. El punto de poder es el presente, así que trata de abordar lo que está frente a ti de la manera más adaptable y constructiva.

Tener concentración y paz

Parte de estar presente implica practicar el autocuidado tranquilo a diario. Para hacer esto, es recomendable encontrar formas de relajar tu sistema nervioso autónomo, que regula las funciones que realizas sin pensar conscientemente, como respirar o regular la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Esto promueve el bienestar, la concentración y la paz. Algunos métodos incluyen practicar yoga, meditar, respirar profundamente o tomar un baño.

Ser agradecido

La gratitud es buena para tu salud. Cuando da las gracias, estos pensamientos ayudan a mejorar la función inmunológica, reducen el riesgo de depresión y ansiedad y aumentan la motivación y la felicidad en general. Comienza escribiendo al menos tres cosas por las que estás agradecido cada día. Incluso ante las circunstancias más difíciles de la vida, siempre es posible reconocer las pequeñas cosas buenas que te rodean... pero tienes que internarlo.

La gratitud es buena para tu saludLa gratitud es buena para tu salud

Esta práctica podría convertirse en un hábito formal de reconocer las cosas por las que estás agradecido y escribir sobre ellas en un cuaderno que lleves contigo. Cuanto más a menudo te centres en la gratitud, más optimista se volverá tu cerebro.

Ríe a carcajadas

La risa realmente es una medicina fantástica. Las risas del vientre inducen la producción de serotonina, calmando la amígdala, que es el centro de estrés del cerebro. Ponte una de tus comedias favoritas o incluso prueba el yoga de la risa.

Desafía a tus pensamientos negativos

Cuando te sientas abrumado por pensamientos de miedo sobre el futuro, tienes que desafiarlos. Entonces, por ejemplo, puedes pensar: "Tengo cáncer, por lo que estoy condenado"... y tendrás que desafiar este pensamiento con otro del tipo: "Muchas personas con cáncer viven vidas largas y maravillosas". Solo un ligero cambio en las palabras puede cambiar la forma en que te sientes y la perspectiva que tienes sobre una situación.

Artículos recomendados