Menú
Qué es un coma inducido

COMA

Qué es un coma inducido

No pierdas detalle de lo que es un coma inducido y de los riesgos que puede tener para el paciente.

Maria del Carmen Roldán Prieto

Cuando una persona sufre una lesión cerebral, como por ejemplo en un accidente de tráfico, los médicos deciden a veces inducirle un coma. El coma inducido bloquea cualquier función cerebral del paciente y se realiza solo en casos de traumas extremos, siempre y cuando otras alternativas no resulten viables. No es una decisión que se tome a la ligera. Pero, ¿por qué se plantean los médicos la idea de interrumpir el funcionamiento cerebral del paciente cuando éste ya sufre de una lesión cerebral?

Se induce un coma cerebral en pacientes con un riesgo alto de sufrir una lesión cerebral irreversible, ya sea por traumatismo físico, por una sobredosis de drogas o por una enfermedad tipo meningitis, la rabia o un estado epiléptico que ponga en peligro la vida de la persona afectada.

La respuesta se encuentra tras la ciencia de la anestesia general, ya que esta anestesia es, en esencia, un coma reversible. En el caso de un coma inducido, los médicos buscan exactamente eso, un estado en el que el cuerpo pierda sus funciones pero que sea reversible. A menudo usan los mismos medicamentos o la hipotermia extrema inducida. También, el hecho de "desconectar" el cuerpo permite que el cerebro se cure más rápidamente y sin interrupciones de otras funciones corporales.

Se induce un coma cerebral en pacientes con un riesgo alto de sufrir una lesión cerebral irreversibleSe induce un coma cerebral en pacientes con un riesgo alto de sufrir una lesión cerebral irreversible

¿Qué es un coma inducido médicamente?

Para provocar un coma inducido en un paciente hay que administrarle una serie de medicamentos para que aparezca un patrón determinado en el monitor que sigue sus ondas cerebrales, en su electroencefalograma. Se busca un patrón similar al que presentan los pacientes en coma no inducido que sufren de una lesión cerebral grave. Cuando se induce el coma, el paciente es llevado a este patrón cerebral y esto da cierta comodidad al equipo médico a la hora de actuar sobre el paciente porque el cerebro del mismo queda protegido en este estado.

¿De qué se protege al cerebro en un coma inducido?

El propósito de un coma inducido médicamente es garantizar la protección y el control de la presión del cerebro. La alta presión causada por la inflamación que suele afectar a un cerebro lesionado puede privar de oxígeno a algunas áreas de éste. El tejido cerebral inflamado también puede lesionarse al presionar contra la zona interior del cráneo. Al reducir la actividad eléctrica en el cerebro y ralentizar su metabolismo, un coma inducido puede minimizar la inflamación.

Cuando se sufre una lesión cerebral, lo que sucede es que el metabolismo del cerebro se ha alterado significativamente. Esto puede significar que haya áreas del cerebro que no tengan un flujo de sangre adecuando, mientras que otras áreas tengan demasiado. El objetivo del coma inducido es reducir la cantidad de energía que necesitan las diferentes áreas del cerebro para que no se sobrecargue y así pueda ir curándose lentamente mientras disminuye la hinchazón ocasionada por la lesión. De esta manera, las áreas en riesgo por la falta de flujo sanguíneo y oxígeno quedan protegidas de sufrir alteraciones graves durante la recuperación.

Pero lo más importante de este tipo de coma es que es reversible. Es decir, si se induce a un coma a una persona sana, ésta saldrá de este estado con normalidad una vez se le retiren los medicamentos. Por tanto, si el equipo médico dispone de los recursos adecuados, la integridad del paciente no se pone en riesgo en ningún momento. Estos recursos son la tecnología de monitoreo necesaria para respaldar las vías respiratorias y garantizar que la presión arterial, la frecuencia cardíaca y los niveles de oxígeno en la sangre se mantengan en niveles normales.

¿El coma inducido tiene riesgos?

Como la mayoría de los procedimientos médicos, un coma inducido conlleva algunos riesgos. Una de las consecuencias más conocidas es el aumento del riesgo de infección. Las infecciones torácicas son las más comunes, ya que el coma afecta mucho el reflejo de la tos, lo que ayuda a eliminar las secreciones pulmonares.

Se tiene constancia de que los fármacos utilizados para inducir al coma al paciente tienen efectos fuera del cerebro, como por ejemplo, en la reducción de la presión arterial. Por tanto, es conveniente administrar, además, medicamentos para mantener la presión sanguínea alta para que el corazón continúe bombeando de una forma saludable.

Si el paciente está en un coma inducido por un período de tiempo prolongado, los medicamentos pueden acumularse en su organismo. Esto, a la hora de despertar del coma al paciente, hará que necesite un extra de tiempo más o menos largo para que expulse los fármacos de su sistema y dejen de tener efecto sobre él o ella, por lo que ese despertar puede ser un proceso un poco largo. Una vez los medicamentos salen de su cuerpo, el paciente irá recuperando el estado de conciencia normal paulatinamente.

Los comas inducidos de más de un mes son extremadamente rarosLos comas inducidos de más de un mes son extremadamente raros

¿Cuánto dura ese período?

Decir un tiempo exacto es complicado ya que todo depende de la naturaleza de la lesión sufrida y las características del paciente y su progreso durante el coma inducido. No obstante, el objetivo de los neurólogos o los médicos de la unidad de cuidados intensivos, o UCI, es tratar de que el paciente salga lo antes posible del estado de coma.

En la mayoría de los casos, se induce un coma durante unos días, hasta un máximo de dos semanas. Los comas inducidos de más de un mes son extremadamente raros, pero siempre dependerá de las circunstancias individuales del paciente tratado.

¿En qué se diferencia un coma inducido por los médicos de un coma natural?

Un coma no es un estado natural del ser humano y, por tanto, los cuerpos no deciden entrar en este estado si no hay razones de peso para ello, por propia voluntad nunca sucederá. Un coma es un cierre profundo de la función cerebral y es causado por un trauma igualmente profundo. Estos traumas tienen causas diversas como pueden ser una lesión cerebral, una sobredosis de drogas o un derrame cerebral. En consecuencia, no hay una manera natural para alcanzar este estado en el que el cuerpo se cierra para regenerarse.

Por su parte, un coma inducido es un estado controlado por un equipo de profesionales que velan por la vida de la persona afectada, y son estos profesionales los que deciden cuánto durará este estado, pudiendo despertar a la persona cuando lo consideren apropiado. En la práctica, el estado del paciente es aparentemente el mismo, pero en el caso del coma natural no hay manera de saber cuándo recuperará la conciencia el paciente, y lo único que se puede hacer con él es monitorizar sus funciones vitales para mantenerlo estable.

¿Se pueden tener secuelas después de un coma inducido?

Es difícil de decir, ya que si hay posibilidad de secuelas significa que el paciente ha estado en una situación extremadamente grave. Si aparecen secuelas después de recibir el alta el paciente, es complicado determinar si la causa directa es el coma inducido. Sin embargo, tras el alta el médico que lleve su enfermedad llevará un seguimiento del paciente hasta que esté completamente restablecido.

Artículos recomendados