Menú
Cómo calcular el IMC (Índice de Masa Corporal)
ORGANISMO

Cómo calcular el IMC (Índice de Masa Corporal)

No todo el mundo sabe calcular su IMC (Índice de Masa Corporal), pero es necesario saberlo para poder descubrir si se está en un peso adecuado.

María Isabel Baena González

Estar en forma y tener una condición física adecuada es una de las cosas que más nos preocupan a los seres humanos. Ya no solo por cómo luzca nuestro cuerpo, sino también por todo lo que eso influye en nuestro interior, en nuestra esperanza de vida, y en cómo podamos vivir esos años. Porque una acumulación excesiva de grasa, así como una falta de la misma, pueden provocar serios daños en el organismo, causar enfermedades y limitar nuestras posibilidades.

 El Índice de Masa Corporal se calcula mediante una fórmula que relaciona el peso de una persona con su altura</p><p> El Índice de Masa Corporal se calcula mediante una fórmula que relaciona el peso de una persona con su altura

Uno de los métodos que los médicos suelen utilizar más a menudo (pese a sus fallos, que veremos posteriormente) para averiguar si nos encontramos o no en un peso sano es el Índice de Masa Corporal. El Índice de Masa Corporal se calcula mediante una fórmula que relaciona el peso de una persona con su altura, y a partir de ahí obtiene un resultado que indica si el individuo se encuentra por debajo del peso que se considera saludable, dentro de ese patrón saludable, o por encima.

La fórmula es muy sencilla; no obstante, antes de explicarla, tenemos que aclarar unos cuantos conceptos sobre lo que el Índice de Masa Corporal no tiene en cuenta, y por qué este no debe ser tomado como único patrón válido. Hay casos en los que puede llevar a equívoco, puesto que lo que nos indica es la masa corporal al completo, sin diferenciar entre masa magra y masa grasa; es por esto que lo mejor que se puede hacer, si se quiere saber exactamente el estado de salud en el que uno se encuentra, es hacer un estudio de la composición corporal mucho más detenido.

El IMC no es la fórmula perfecta

El Índice de Masa Corporal es, pues, una fórmula mediante la cual los médicos deciden si una persona se encuentra o no en su peso adecuado. Si bien es cierto que el peso es un elemento importante y muy a tener en cuenta en la salud de una persona, tendríamos que diferenciar entre el peso que proviene del músculo y el que proviene de la grasa, y esto es algo que no hace este índice. Se limita a ver cuál es nuestra masa corporal.

Si tras calcular tu masa corporal se obtiene un porcentaje inferior al 18'5, eso significa que está por debajo de los patrones que se marcan como saludables, y deberías ganar peso. Pero tú puedes encontrarte en un bajo peso y, aún así, tener una gran cantidad de grasa y no tener apenas músculo, puesto que son cosas distintas. En ese caso, y aunque un médico de cabecera pueda indicar simplemente que se debe subir de peso, lo que se debería priorizar es la ganancia muscular.

Por otro lado, hay muchos deportistas, físico culturistas sobre todo, que en este índice obtienen resultados muy elevados, incluso por encima de 30 (de treinta a treinta y nueve implicaría obesidad). Pero haciéndose un estudio más detenido de su masa corporal, se puede llegar a la conclusión de que el porcentaje de grasa del que dispone su cuerpo es bastante bajo. ¿Por qué sucede esto? Porque el músculo está mucho más compacto, pesa más que la grasa, y aunque a primera vista parezca que el peso es menor, esto es simplemente porque su peso es más músculo que cualquier otra cosa.

Es por esto que no deberíamos quedarnos con el Índice de Masa Corporal como si fuera la fórmula perfecta, la solución a todas nuestras dudas; porque no lo es. En el caso de las personas mayores y los niños, por ejemplo, se puede llegar a tener un índice mayor a 25 (por encima de esto, se supone que es sobrepeso) y esto no implica que haya ningún tipo de problema, ni mucho menos. En el caso de las personas mayores, es algo positivo para que el hueso no adelgace en exceso y se produzcan otro tipo de enfermedades; y en el caso de los niños, lo mejor es siempre consultar con un pediatra, puesto que el estudio de su masa corporal debe ser tomado en cuenta de otra forma.

Para poder llevar a cabo un estudio de nuestro cuerpo efectivo, lo mejor sería no basarnos solo en nuestro peso y nuestra altura, tal y como hace el Índice de Masa Corporal. Primero, porque el peso es algo variable, y que no diferencia entre agua, grasa y peso. Y segundo, porque en los casos que hemos anteriormente de poco servirá. Es recomendable hacer un estudio también del porcentaje de grasa corporal que se tiene, para así diferenciar masa corporal de grasa corporal.

Para poder llevar a cabo un estudio de nuestro cuerpo, lo mejor sería no basarnos solo en nuestro peso y nuestra alturaPara poder llevar a cabo un estudio de nuestro cuerpo, lo mejor sería no basarnos solo en nuestro peso y nuestra altura

Cómo calcular el IMC

Una vez explicados los pormenores del Índice de Masa Corporal, y de los fallos que este índice puede tener, pasemos a ver cómo se puede calcular. Porque aunque deba ser complementado con otras fórmulas, si una persona no está acostumbrada a hacer deporte y tiene una edad media, este índice puede darle muchas pistas sobre su peso saludable. Eso sí: cada cuerpo es un mundo, y lo que para una persona será un peso saludable, puede que para otro sea un peso demasiado bajo o demasiado alto. Esto tampoco hay que olvidarlo en ningún momento.

Lo primero que debéis hacer si queréis averiguar vuestro Índice de Masa Corporal es pesaros y mediros. Para que el peso de la báscula se aproxime lo máximo posible al peso real, intentad pesaros recién levantados (tras ir al baño, si tenéis una urgencia, claro). De esta forma no habréis consumido ningún alimento que os haga sentir más pesados, y al haber pasado ya ocho horas aproximadamente desde la última vez que comisteis, ya habréis hecho la digestión.

La fórmula para hallar tu masa corporal es la siguiente: multiplicas tu altura por sí misma, incluyendo decimales, y luego divides tu peso por el resultado que te haya dado. Por ejemplo, si pesas 65 kilogramos y mides 1'56 centímetros, sería así: (1'56 x 1'56 = 2'43). Y, a continuación: (65 / 2'43 = 26'7). El resultado sería 26'7, y ese sería tu índice de masa corporal.

Con la cifra ya calculada, tendríais que ver con qué se corresponde ese valor. Si la cifra que habéis obtenido es menor de 18'5, eso significa que pesáis menos de lo que se considera saludable; si está entre 18'5 y 24'9, está dentro de lo que los médicos consideran saludable; si está entre 25 y 29'9, tendríais sobrepeso; de 30 en adelante, significa obesidad, y si supera los 40 puntos, sería obesidad extrema o de alto riesgo. En el ejemplo anterior, estaríamos ante una persona que tiene sobrepeso; pero, como hemos señalado, esto es muy variable. Puede que su porcentaje de masa corporal sea alto, pero su porcentaje de grasa corporal sea bajo, en cuyo caso esta fórmula no tendría validez real. Y es que, pese a que ha sido tomada como fundamental por muchos profesionales, cada vez son más los médicos que comprenden que, por sí misma, esta fórmula no tiene por qué implicar nada.

Artículos recomendados