• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar
Audiencias ‘Supervivientes’ arrasa frente al pinchazo de ‘La pasión turca’
DISPLASIA

Qué es y cómo afecta la dislocación congénita de cadera

Qué es y cómo afecta la dislocación congénita de cadera
Andrea Fernández Rodríguez
Última actualización: 23 Agosto 2019
¡Comenta!
La dislocación congénita de cadera es una patología en el bebé que consiste en una anormal articulación de la cadera.

En el siguiente artículo os contaremos en qué consiste y qué supone para un niño que lo sufre la displasia o dislocación congénita de cadera. Es importante conocer esta afección ya que su diagnóstico precoz y tratamiento permite un buen desarrollo y disminuyen significativamente las complicaciones.

¿En qué consiste esta afección?

La dislocación congénita de cadera es una patología observable en el bebé que se caracteriza por una anormal articulación de la cadera. En esta malformación la cabeza del fémur del bebé no encaja en la articulación. Si esta falta de acople es muy pronunciada puede conllevar una importante discapacidad.

La mayor o menor afección depende del tipo de alteración que sufra el hueso. Esa puede ser en su tamaño, forma, orientación u organización. El daño también puede situarse en la parte receptora (acetáculo de la cadera) de esta parte del fémur. Cuando la dislocación es completa no hay contacto directo entre la cabeza femoral y el acetáculo.

La dislocación congénita de cadera es una afección relativamente frecuente ya que uno de cada 1.000 bebés la padecen. En los casos subclínicos, muy leves, donde se puede apreciar una ligera inestabilidad de la cadera, encontramos a uno de cada tres recién nacidos.

La dislocación congénita de cadera es una patología observable en el bebé La dislocación congénita de cadera es una patología observable en el bebé

¿Cuáles son los factores predisponentes?

Es más común que el bebé afectado sea de sexo femenino. Otros factores que hacen más probable la dislocación congénita de cadera son el parto de nalgas, antecedentes familiares (lo que ocurre entre un 12 y un 13% de las veces), que sea el bebé primogénito y los oligohidramnios (es decir, un volumen deficiente de líquido amniótico siendo esta una condición asociada a más complicaciones).

Estos factores sirven para que el médico preste incluso más atención durante los exámenes realizados al recién nacido. Al tratarse de un continuo de mayor a menor gravedad a veces su detección es complicada.

¿Cuáles son las señales o síntomas en el recién nacido?

El bebé que nace con dislocación congénita de cadera o displasia congénita presentará una notable inestabilidad en la cadera, desigualdad en la longitud de sus piernas y, por ello, asimetría en los típicos pliegues que tienen los bebés en los muslos.

Cuando no es detectada en el momento de nacimiento puede que pasen años hasta que se perciben las anomalías ya sea en las revisiones pediátricas como por parte de los padres. Son características de la dislocación anormalidades en la marcha cuando rompen a caminar, ya sea con cojera o marcha solo apoyando la punta del pie, y limitación en los movimientos de la cadera, sobre todo hacia afuera.

También es frecuente en niños mayores que se produzca una curvatura anormal de la columna vertebral, segundaria a el intento de compensación ante la problemática.

¿Qué supone esta patología?

Como comentábamos al inicio del artículo es fundamental que la dislocación se detecte de forma temprana. Estamos hablando de una patología que afecta al bebé por lo que, como todo lo que se presenta en esta etapa, será determinante para su buen desarrollo y crecimiento.

Si no se trata de forma conveniente la displasia afectará al movimiento normal de las caderas. La alteración de esta articulación fundamental conllevará irremediablemente la afectación de la marcha y ello llevará a fuertes dolores a medida que el niño crezca y precise de una movilidad que tiene mermada.

El principal factor a tener en cuenta para el tratamiento es la edad del niñoEl principal factor a tener en cuenta para el tratamiento es la edad del niño

¿Cuál es el tratamiento para dislocación congénita de cadera?

El principal factor a tener en cuenta para el tratamiento es la edad del niño. Cuanto más pequeño sea el bebé mejor porque menos afectado estará su desarrollo y mejor se adaptará a cualquier cambio en la posición de la cadera.

El segundo aspecto importante de cara al tratamiento es la gravedad del caso. Cuando la displasia es muy leve, lejos de ser una dislocación congénita de cadera, puede que no necesite tratamiento y se recupere la alteración en pocas semanas. Esta decisión la tomará el médico correspondiente y será supervisada por este.

En caso de necesitar tratamiento lo más común es el uso del arnés de Pavlik. Es el método aplicado para los bebés y niños más pequeños y suficiente en la mayoría de los casos. Consiste en varias correas suaves que hacen que el niño permanezca en posición de rana.

Esta posición tan particular permite que la cadera se desarrolle con normalidad. La limitación horaria y temporal del aparato la determinará el médico que haya asignado este tratamiento.

Una opción más agresiva y que solo es necesaria en 1 de cada 20 casos donde el arnés no es suficiente es la cirugía. Como cualquier operación es necesaria la administración de anestesia la cual implica unos riesgos por lo que solo se propone cuando es necesario.

Hay dos opciones de cirugía en función de la edad del niño:

  1. Cuando es menor de año y medio se practica una reducción cerrada. Consiste en colocar de forma manual la cabeza del fémur en la cavidad de la cadera que le corresponde.

  2. Cuando el bebé tiene más de año y medio se realiza una reducción abierta. En esta ocasión se necesita realizar una realineación completa por lo que el tejido muscular circundante a la zona problemática se coloca en la posición óptima. Como es comprensible necesita un mayor tiempo de recuperación

Artículos recomendados