Menú
Hacer ejercicio después de una neumonía, ¿es posible?

NEUMONÍA

Hacer ejercicio después de una neumonía, ¿es posible?

Si has pasado por una neumonía, ¿es posible que puedas volver a hacer ejercicio o es mejor dejarlo para mucho más adelante?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Los pulmones son órganos complejos compuestos principalmente de pequeños sacos o alvéolos. La neumonía es una infección de estos sacos que debilita las estructuras del sistema respiratorio. Por lo tanto, volver a tener buena salud y hacer ejercicio después de haber tenido neumonía puede llevar tiempo.

El ejercicio aumenta tu respiración y será difícil hasta que tus pulmones se curen. Comenzar lentamente e incluir un ejercicio de respiración puede hacer que regreses al camino correcto. Solo tu médico sabrá si estás listo para comenzar a hacer ejercicio nuevamente. En este sentido, solo podrás recuperar tu rutina de ejercicios si tu médico te ha dado el alta y el visto bueno.

Una vez que tu médico te diga que puedes hacer ejercicio, entonces podrás comenzar con una intensidad de aproximadamente el 50% a lo que estabas acostumbrado y aumentar lentamente la duración e intensidad de entrenamiento cada semana. Practica técnicas de respiración para ayudar a fortalecer tus pulmones y a que la recuperación sea correcta.

El ejercicio aumenta tu respiraciónEl ejercicio aumenta tu respiración

Recuperación de neumonía y reposo

La recuperación de la neumonía puede tardar algunas semanas o varios meses. Las señales de que tu neumonía está mejorando después de comenzar el tratamiento incluyen que se acaba la temporada de la fiebre, tienes alivio del dolor en el pecho y una reducción de la producción de moco.

Es probable que aún te sientas débil y fatigado, así que respeta tu cuerpo y descansa lo suficiente. No fumes ni permitas que otros fumen a tu alrededor. Mantente hidratado, sigue las instrucciones de tu médico y toma los medicamentos según lo prescrito. De lo contrario, se pueden producir recaídas o complicaciones, como insuficiencia respiratoria o absceso pulmonar. Si tus síntomas empeoran o regresa la fiebre, tendrás que acudir a tu médico lo antes posible.

Para potenciar tu mejora, puedes usar un humidificador para añadir humedad en el aire y ayudar a abrir las vías respiratorias y facilitar la respiración.

Respiración para fortalecer los pulmones

Practicar técnicas de respiración ayuda a fortalecer tus pulmones, facilitar la respiración y aumentar los niveles de oxígeno. No te pierdas estas técnicas:

  • Respiración con los labios fruncidos. Para realizar esta técnica, respira hondo por la nariz. Frunce los labios y exhala por la boca, asegurándote de que la exhalación sea el doble de larga que la inhalación.
  • Respiración diafragmática: coloca tus manos sobre tu estómago para que puedas sentir cómo sube y baja mientras respiras. Mantén tu cuello y hombros relajados, permitiendo que tu diafragma haga el trabajo. Toma una respiración completa a través de tu nariz. Exhala por la boca. La exhalación debe ser al menos dos veces más larga que la inhalación.
Puedes experimentar tos al practicar ejercicios de respiraciónPuedes experimentar tos al practicar ejercicios de respiración

Puedes experimentar tos al practicar ejercicios de respiración. Toser es cómo tu cuerpo elimina la flema de tus pulmones. Consulta a tu médico antes de tomar medicamentos para la tos en estos casos.

Volviendo al ejercicio después de la neumonía

Cuando tu médico lo autorice a volver a hacer ejercicio después de una neumonía, comienza dando paseos cortos de hasta 20 minutos. Presta atención a tu cuerpo y tu respiración. Si tienes dificultad para respirar, detente y tome un descanso. Para tu rutina de ejercicios normal, comienza a aproximadamente el 50% de la intensidad y duración originales. En adelante, aumenta el tiempo e intensidad de ejercicio en un 10% por semana hasta que vuelvas a tu nivel de entrenamiento pre-neumonía. Cuanto más alto sea su nivel de condición física antes de enfermarte, más rápido es probable que pueda volver a estar en forma.

Si en algún momento tienes dolor en el pecho, dificultad para respirar o mareos, disminuye la velocidad o detente durante el día. Consulta a tu médico si estos síntomas continúan o notas que empeoran con el tiempo. A cualquier síntoma extraño que sientas acude a tu médico para informarte sobre lo que puede estar pasándote o si has tenido una recaída.

Artículos recomendados