Menú
Cómo aumentar el oxígeno en tu cerebro

SALUD CEREBRAL

Cómo aumentar el oxígeno en tu cerebro

Tener oxígeno en el cerebro es fundamental para la vida y para las funciones cognitivas... ¡así lo aumentarás!

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

El oxígeno ayuda a tu cerebro a funcionar, pero muchas de tus actividades o hábitos diarios pueden inhibir la circulación de la sangre, el oxígeno y otros nutrientes en tu cerebro y en todo tu sistema cerebroespinal. Alinear la médula espinal promueve el suministro de oxígeno a tu cerebro, pero mantener cualquier posición durante largos períodos de tiempo puede dificultar la circulación cerebral.

A continuación vamos a darte algunos consejos para que el oxígeno pueda circular bien hasta tu cerebro y que no tengas consecuencias de salud a largo plazo.

El oxígeno ayuda a tu cerebro a funcionarEl oxígeno ayuda a tu cerebro a funcionar

Levántate

Ponte de pie sobre ambos pies o solo un pie. Levantarse activa la circulación cerebral. Ponerte de pie con ambos pies mejora la circulación en el lóbulo anterior y la corteza visual derecha en el cerebro. Estar de pie sobre un pie aumenta la circulación en el vermis anterior del cerebelo y en las porciones ipsilaterales del cerebro del lóbulo posterior lateral. Permanecer en tándem aumenta la circulación en la córtex de asociación visual, cerebro medio, aneterior y vermis posterior del cerebro.

Camina

Camina para obtener una dosis inmediata de oxígeno para tu cerebro. El caminar aumenta la circulación sanguínea y la cantidad de oxígeno y glucosa que llega al cerebro. Los ejercicios de mayor intensidad suministran oxígeno y nutrientes a otras partes de tu cuerpo, pero la actividad de baja intensidad como caminar efectivamente oxigena tu cerebro sin gastar oxígeno en otras partes de tu cuerpo.

Cómo aumentar el oxígeno a tu cerebro con ejercicio

Además de lo comentado anteriormente, el ejercicio es la mejor forma para poder oxigenar tu cerebro y que se mantenga activo.

Ejercicio

El ejercicio ayuda a expandir tus vasos sanguíneos. El ejercicio mejora la circulación sanguínea en el cerebro y el ejercicio aeróbico puede mejorar el funcionamiento cognitivo en los humanos. El ejercicio a largo plazo puede promover el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos que aumentan el flujo sanguíneo cerebral. Tu cerebro necesita oxígeno para funcionar, y el oxígeno llega a tu cerebro a través de la sangre. 

El ejercicio regular puede aumentar tu suministro de pequeños vasos sanguíneos que llevan sangre rica en oxígeno a la región del cerebro responsable del pensamiento. Aumenta la circulación sanguínea y el oxígeno y la glucosa que llegan a tu cerebro. Caminar proporciona un medio más eficaz de oxigenar tu cerebro que el ejercicio vigoroso. En el ejercicio extenuante, tus músculos requieren más oxígeno y glucosa, por lo que hay menos energía disponible para el cerebro. Sin embargo, la actividad física en general mejora el flujo de sangre al cerebro. ¿Cómo conseguirlo?

Ten un horario de paseo

Programa un horario diario para pasear. Muchas personas intentan hacer más ejercicio, pero no lo logran. Tener un compromiso de ejercicio en un calendario te ayuda a adquirir el hábito de planear tiempo para hacer ejercicio.

Calienta

Calienta tus músculos para caminar caminando en su lugar o caminando lentamente para aumentar el flujo de sangre a tu cerebro y músculos. El calentamiento ayuda a preparar tu cuerpo para el ejercicio y reduce el riesgo de lesiones.

Camina a un ritmo moderadoCamina a un ritmo moderado

Camina a un ritmo moderado.

Camina a un ritmo moderado. Si has sido sedentario, comienza tu programa de ejercicios con paseos. Baja la velocidad si comienzas a respirar con dificultad. Tu cuerpo transporta oxígeno de manera más eficiente cuando estás trabajando con tu flujo de aire, a un ritmo que le permite hablar cómodamente sin jadear. Si estás en forma, camine a paso ligero.

Aumenta la longitud de tus paseos

Aumenta la longitud de tus caminatas para mejorar la eficiencia del flujo de sangre y oxígeno en todo tu cuerpo. Una caminata moderada a enérgica aumenta la eficiencia cardiovascular, la capacidad pulmonar y la circulación. La sangre rica en oxígeno que bombea a través de tu cuerpo durante la caminata y aumenta el suministro de oxígeno a tu cerebro. Cuanto más ejercicio hagas, más eficiente será tu cuerpo para oxigenar tu cerebro.

Si practicas yoga o meditación también podrás aumentar el oxígeno en tu cerebro.

Artículos recomendados