Menú
La Fecundación in Vitro, ¿evitará la transmisión de enfermedades epigenéticas graves?

IN VITRO

La Fecundación in Vitro, ¿evitará la transmisión de enfermedades epigenéticas graves?

La Fecundación In Vitro podrá minimizar la predisposición de transmisión de enfermedades epigenéticas graves

Blanca de la Merced Vega Rodríguez

Actualmente, y gracias a la ciencia, hay diversos métodos para concebir a un hijo, uno de los más extendidos y célebres es sin duda la Fecundación in Vitro. Esta alternativa a la concepción natural surgió hace más de cuarenta años. La Fecundación in Vitro es una técnica científica en la que los ovocitos son fecundados por los espermatozoides fuera del cuerpo de la madre, en el laboratorio, para luego ser plantados en el útero materno y conseguir que el embrión se desarrolle con normalidad. Uno de los métodos usados cuando la concepción natural u otras técnicas de reproducción asistida no han tenido éxito.

 Es normal que durante el primer intento el embrión no agarre bien en el útero materno Es normal que durante el primer intento el embrión no agarre bien en el útero materno

La FIV (Fecundación In Vitro) tiene una tasa de éxito en el primer intento de más del 50%, pero con esta técnica aumenta la probabilidad de embarazo con cada transferencia que se haga, alcanzando el máximo en el tercer intento en el ciclo consecutivo, de hasta un 90%. Por eso, es normal que durante el primer intento el embrión no agarre bien en el útero materno, los primogénitos no deben preocuparse si esto ocurriera, pues según muestra la ciencia, con cada intento las posibilidades de éxito irán en aumento. Una ténica con la que miles y miles de personas han conseguido ser padres, y gracias a los avances los costes de la misma han ido reduciéndose de forma considerable.

Muchos son los que consiguen ser padres a través de esta técnica, pero siempre surgen más dudas que cuando se lleva a cabo la concepción de forma natural. Entre ellas, destaca si con esta técnica se evitará la transmisión de enfermedades epigenéticas graves. A continuación, vamos a intentar arrojar un poco de luz a todas aquellas dudas que surgen en torno a las enfermedades epigenéticas - término que explicaremos más adelante- y la conocida técnica de reproducción, Fecundación In Vitro.

Enfermedades epigenéticas y Fecundación In Vitro

Científicamente está demostrado que los bebés concebidos por reproducción natural, presentan menos anomalías que los nacidos mediante Fecundación In Vitro. Aún así, los últimos avances parecen que solventarán dichos problemas.

Vamos a comenzar explicando qué es el término epigenética; este concepto hace referencia a cómo se ejecutan las órdenes de los genes, término acuñado por Conrad Waddington, genetista escocés. Por tanto, las modificaciones epigenéticas, hacen referencia a las alteraciones que puede sufrir el ADN, sin perder su información, pero que sí pueden alterar de alguna forma su expresión. Un ejemplo de ello, sería una persona fumadora que desarrolla cáncer de pulmón, dicha información no venía en su ADN, pero debido a agentes externos se ha desarrollado. Es decir, la epigenética puede actuar como puede entre los genes y el ambiente.

¿Qué tiene que ver entonces las enfermedades epigenéticas y la Fecundación In Vitro? Pues que algunas circunstancias externas pueden afectar a la forma en la que se constituye el ADN. Por ejemplo, se podría dar cuando el óvulo de una donante implantado en el útero de la madre adquiriese las enfermedades epigenéticas de la gestante sin tener nada que ver con el ADN de la misma.

Para explicarlo más sencillo, podríamos poner el ejemplo de una madre gestante que sufre de obesidad, cuyo embrión pasaría a poder adquirir tal enfermedad a través de la alteración de sus células. Lo mismo pasaría con otras enfermedades epigenéticas graves como; el cáncer o la diabetes.

Esto también podría tener consecuencias menos negativas, por ejemplo, que una madre gestante haya acudido a ovodonación y el bebé sin poseer su material genético acabe pareciéndose a ella, puesto que a través del líquido endometrial se puede liberal información genética que tomará el embrión y modificará en su desarrollo.

Recientemente, un grupo de investigadores andaluces han llevado a cabo un estudio en el que se demuestra que la mayoría de las anomalías que presentan los bebés que han sido concebidos mediante Fecundación In Vitro, se debe a la predisposición epigenética y no a la propia genética de los progenitores, tal y como describíamos anteriormente. Esto se podrá solventar mediante un procedimiento en el que se utiliza la biopsia líquida para conocer la predisposición que existe de los padres a transmitir ciertas enfermedades epigenéticas como; diabetes, cáncer, obesidad u otras enfermedades graves, que con una actuación temprana se podrían evitar. Es decir, a través de métodos de biología molecular se podría eliminar o minimizar el riesgo de posibles transmisiones.

Hay una serie de factores que pueden influir en el desarrollo normal del embriónHay una serie de factores que pueden influir en el desarrollo normal del embrión

Si es cierto que hay una serie de factores que pueden influir en el desarrollo normal del embrión, tales como: el alcohol, el tabaco, drogas, alteraciones de tensión, deficiencias en la dieta...que podrían solventarse si la madre lleva una vida saludable.

Por tanto, la Fecundación In Vitro podrá minimizar la predisposición de transmisión de enfermedades epigenéticas graves, pero aún queda mucho camino por recorrer. Si es cierto que la técnica de FIV está muy avanzada, pero realmente sólo lleva cuarenta años en vigor y por ello aún hay mucho por descubrir y estudiar.

Artículos recomendados