Menú
En qué consiste el trasplante de corazón

CORAZÓN

En qué consiste el trasplante de corazón

Un trasplante de corazón es una operación quirúrgica complicada y no exenta de riesgos. Te contamos a continuación de qué trata.

Cristina López Reques

Un trasplante de corazón consiste básicamente en reemplazar mediante una operación un corazón enfermo o que está dando fallos a la persona por otro corazón donado de otra persona. Esta operación no es muy común, ya que se realiza como última alternativa para aquellos casos que ya han sido tratados con medicamentos o otras cirugías pero que, sin embargo, no han dado resultado.

Por tanto, la sustitución de un corazón por otro se realiza en aquellas personas que presentan una enfermedad terminal del músculo cardiaco. En este artículo te vamos a contar toda la información sobre el trasplante de corazón.

Esta operación no es muy comúnEsta operación no es muy común

Motivos por los que se realiza el trasplante de corazón

Básicamente, el motivo principal de por qué se realiza un trasplante es porque se produce una insuficiencia cardiaca terminal, es decir, el corazón de la persona no se contrae adecuadamente, por lo que no bombea la suficiente sangre al cuerpo. Por tanto, la persona tiene pocas expectativas de vida y es necesario llevar a cabo la operación.

Esta insuficiencia cardiaca suele estar provocada por diferentes enfermedades del corazón, como puede ser un debilitamiento del músculo cardiaco, es decir, cardiomiopatía; una enfermedad de las válvulas cardiacas o de las arterias coronarias; también por defectos cardiacos congénitos, es decir, de nacimiento; o por ritmos cardiacos anormales y no controlados con otros tratamientos.

Cuándo no está indicado el trasplante

El trasplante de corazón no siempre es la opción adecuada para todos los pacientes. Hay casos en los que realizando esta operación, la persona tiene menos posibilidades de prolongar su expectativa de vida. Se evalúa de forma individualizada las condiciones de cada paciente y se descarta la opción si se dan principalmente los siguientes factores:

  • Personas de edad avanzada, ya que puede influir en la recuperación del trasplante.

  • Personas que padezcan otras enfermedades, como renales, hepáticas o pulmonares, ya que puede aumentar el riesgo de muerte.

¿Cómo se realiza un trasplante de corazón?

Antes de proceder con la operación es necesario encontrar un donante, una tarea que puede resultar muy complicada. Y es que, la persona que done tiene que estar clínicamente muerto pero permaneciendo con soporte vital, es decir, solo hay muerte cerebral. Lo ideal es que esa persona sea joven y esté sana y que haya fallecidos por causas no cardiacas. Una vez que se tiene al donante, comienza un largo y rápido proceso. Un equipo, formado por un cirujano y una enfermera, se desplazan hasta el hospital desde el que se ha producido la donación. Su objetivo es extraer el órgano mientras el receptor acude hasta el otro hospital y se le prepara para entrar a quirófano.

El traslado del corazón tiene que ser rápido, ya que para que ese corazón pueda volver a latir en la persona que va a ser intervenida, no pueden pasar más de 5 o 6 horas. Además, se tiene que conservar bien, envuelto en hielo a una temperatura de unos 4 grados.

El receptor ya está en quirófano, se la habrá anestesiado de forma general y habrá comenzado la intervención, ya que cuando el órgano llegue al hospital, el tórax de la persona tiene que estar abierto. Mientras tanto, una máquina se encarga de realizar el trabajo del corazón y de los pulmones, suministrando sangre y oxigeno al cuerpo. Se tarta del sistema de circulación extracorpórea.

En la operación participan alrededor de unas 10 personas y suele durar entre 6 y 8 horas. Así, seña posible extraer el corazón enferme y suturar el nuevo en su lugar. Cuando se ha realizado, se desenchufa la máquina de circulación extracorpórea, pero se ponen tubos que permitan la salida del aire, el liquido y la sangre del tórax para que los pulmones se expandan sin problemas.

Después de la operación, ¿qué ocurre?

Una vez que haya finalizado la operación por la cual se te ha colocado el nuevo corazón, permanecerás en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) durante el primer o los dos primeros días. Esto será así para tener un control estricto para que no contraigas infecciones que afecten al postoperatorio. Después, permanecerás alrededor de una semana o dos ingresado en el hospital.

Cuando los médicos te den el alta te recomendarán que te quedes cerca del hospital durante los primeros meses, ya que tendrás que realizarte chequeos regulares. Con el tiempo, se irán reduciendo las consultas de seguimiento.

La prueba más común es la biopsia en el corazón, que permite determinar si el cuerpo rechaza el corazón. Esta prueba consiste en insertar una estructura tubular dentro de una vena, en el cuello o en la ingle, colocada en dirección al corazón. Así, el médico introduce un dispositivo por ese tubo para coger una muestra de tejido cardiaco que será examinada posteriormente en el laboratorio.

Además de esta prueba, el paciente tendrá que tomar los medicamentos indicados. El médico te ayudará planificando un plan de vida para que te resulte más sencillo. Por supuesto, te indicará unas pautas prohibidas, como una dieta saludable, hacer ejercicio y evitar el consumo de tabaco.

Posibles riesgos de un trasplante de corazón

Como hemos explicado, el trasplante de corazón puede salvar la vida de una persona. Y es que, no es algo seguro al 100%, ya que pueden presentarse algunos riesgos durante o después de la operación. Por ejemplo:

 Hay que estar muy pendiente de las infecciones Hay que estar muy pendiente de las infecciones

  • Rechazo del corazón donado: la principal y más preocupante reacción post trasplante es el rechazo del organismo ante un órgano nuevo y que es ajeno. Esto provoca una reacción defensiva inmune que hay que controlar muy bien para que el corazón donado no sea atacado. Por esa razón, la persona va a recibir medicamentos inmunosupresores. Aproximadamente, el tratamiento debe durar un año y se realizarán biopsias frecuentes para analizar el tejido cardiaco.

  • Infecciones: hay que estar muy pendiente de las infecciones, ya que los inmunosupresores provocan que el organismo tenga menos capacidad de luchar contra ellas. Por eso hay que controlar bien la dosis de medicamentos.

  • Problemas con las arterias coronarias: otro de los riesgos tras el trasplante es que las paredes de las arterias delcorazón se endurezcan y se vuelvan más gruesas, por lo que puede conllevar a una vasculopatía y dificultar la circulación de la sangre por el corazón.

  • Cáncer: otro de los riesgos que conlleva tomar los medicamentos inmunosupresores es que puede aumentar el riesgo de cáncer en la persona trasplantada.

Artículos recomendados