Menú
Glóbulos blancos y problemas de salud

GLÓBULOS BLANCOS

Glóbulos blancos y problemas de salud

Los glóbulos blancos son imprescindibles para tener buena salud, ¿sabes para qué sirven o cuál es su importancia?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Los glóbulos blancos son una parte del sistema inmunológico que ayuda a combatir las infecciones y defender el cuerpo contra otros materiales extraños. Diferentes tipos de glóbulos blancos participan en el reconocimiento de intrusos, matando bacterias dañinas y creando anticuerpos para proteger tu cuerpo contra la exposición futura a algunas bacterias y virus.

Tipos de glóbulos blancos

Hay diferentes tipos de glóbulos blancos que se deben conocer:

Neutrófilos

Aroximadamente la mitad de los glóbulos blancos son neutrófilos. Los neutrófilos suelen ser las primeras células del sistema inmunitario que responden en respuesta a un invasor, como una bacteria o un virus. 

Como primeros respondedores, también envían señales que alertan a otras células del sistema inmunitario para que respondan. Por ejemplo, los neutrófilos, son las células primarias presentes en el pus. Una vez liberadas de la médula ósea, estas células viven solo unas ocho horas, pero su cuerpo produce alrededor de 100 mil millones de estas células todos los días.

Diferentes tipos de glóbulos blancos participan en el reconocimiento de intrusosDiferentes tipos de glóbulos blancos participan en el reconocimiento de intrusos

Eosinófilos  

Los eosinófilos también desempeñan un papel importante en la lucha contra las bacterias y son muy importantes para responder a las infecciones con parásitos (como los gusanos). Sin embargo, tal vez sean más conocidos por su papel en los síntomas de alergia, cuando esencialmente se exageran al montar una respuesta inmunitaria contra algo (como el polen) que, erróneamente, considera un invasor. 

Estas células representan solo alrededor del 1% de los glóbulos blancos en el torrente sanguíneo, pero están presentes en altas concentraciones en el tracto digestivo.

Basófilos

Los basófilos, que también representan alrededor del 1% de los glóbulos blancos, son importantes para desarrollar una respuesta inmune no específica a los patógenos. Estas células son quizás mejor conocidas por su papel en el asma. 

Cuando se estimulan estas células liberan histamina entre otras sustancias químicas. Los productos pueden dar lugar a la inflamación y la broncoconstricción en las vías respiratorias.

Linfocitos 

Los linfocitos también son muy importantes en el sistema inmunológico, ya que son responsables de matar directamente a muchos invasores externos. Los linfocitos B (células B), en contraste con los otros tipos de glóbulos blancos, son responsables de la inmunidad humoral (en contraste con la inmunidad no específica de otros glóbulos blancos).

Producen los anticuerpos que "recuerdan" una infección y te preparan en caso de que tu cuerpo esté expuesto. Los linfocitos B desempeñan el papel principal en la eficacia de la mayoría de las vacunas actuales, pero en algunos casos (es decir, vacunas contra la tuberculosis y la tos ferina).

Monocitos

Los monocitos son los camiones de basura del sistema inmunológico. Alrededor del 5% de los glóbulos blancos en el torrente sanguíneo son monocitos, pero su función más importante es migrar a los tejidos y limpiar las células muertas (entre otras funciones).

Formación de los glóbulos blancos

Los glóbulos blancos comienzan en la médula ósea en un proceso que se llama hematopoyesis. Todas las células sanguíneas, incluidos los glóbulos blancos, los glóbulos rojos y las plaquetas, descienden de una célula madre hematopoyética común o célula madre "pluripotente". Estas células madre evolucionan (se diferencian) en diferentes etapas. 

Afecciones en los glóbulos blancos

Hay muchas causas que pueden aumentar el recuento de glóbulos blancos en el organismo. Estos pueden aumentarse por sobreproducción, o más bien porque el cuerpo libera glóbulos blancos temprano de la médula ósea. En las infecciones graves, los glóbulos blancos de apariencia joven, llamados blastos, a menudo aparecen en la sangre debido al intento del cuerpo de obtener la mayor cantidad de glóbulos blancos en el lugar afectado lo más rápido posible. Algunas causas de un aumento en el recuento de glóbulos blancos incluyen:

  • Las infecciones
  • Cáncer
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Trastornos autoinmunes
  • Traumatismos
  • Estrés emocional
  • Embarazo
  • Asma
  • Alergias
  • Ejercicio
  • Estrés

¿Hay recuento bajo de glóbulos blancos?

Las condiciones pueden resultar en un recuento bajo de glóbulos blancos, pero cuando esto ocurre es porque:

  • Hay infecciones severas
  • Existen daños o trastornos en la médula sea que incluyen por ejemplo: anemia aplásica, cáncer en la sangre, cáncer metastásico, daño en la médula sea relacionado con sustancias químicas o medicamentos
  • Enfermedades autoinmunes como el lupus
  • "Secuestro" esplénico donde los glóbulos blancos se acumulan en el bazo

 Nuestros glóbulos blancos son nuestros agentes de defensa contra las infecciones Nuestros glóbulos blancos son nuestros agentes de defensa contra las infecciones

Síntomas de un recuento bajo de glóbulos blancos

Los síntomas de un recuento bajo de glóbulos blancos se pueden entender al conocer la función de los glóbulos blancos. Nuestros glóbulos blancos son nuestros agentes de defensa contra las infecciones. Algunas de las células forman parte de nuestro sistema inmunitario innato, lo que significa que están desde el nacimiento hasta que atacan a los cuerpos externos, y otras son parte de nuestro sistema humoral, o se croman en el sistema inmunológico, y fabrican anticuerpos después de detectar un germen para estar preparados ante el ataque antes de tiempo. Los síntomas de infección pueden incluir:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dolor o frecuencia en la micción
  • Sangre en las heces
  • Diarrea
  • Enrojecimiento, hinchazón o sensación de calor en la zona infectada

Glóbulos blancos en la quimioterapia

Uno de los efectos secundarios más comunes y peligrosos de la quimioterapia se debe a su efecto sobre los glóbulos blancos, en particular el tipo de glóbulos blancos conocidos como neutrófilos. Los neutrófilos son esencialmente los "primeros respondedores" de nuestro sistema inmunológico. Una disminución de los neutrófilos durante la quimioterapia, conocida como neutropenia inducida por la quimioterapia, conlleva el riesgo de una infección grave. No solo es más difícil para el cuerpo combatir las infecciones relacionadas con alguien sin neutropenia, sino que las bacterias que normalmente no son terriblemente dañinas pueden causar infecciones graves e incluso la muerte.

Estas células pueden enfermar

Desde una infección hasta un cáncer, los glóbulos blancos participan en muchas funciones del cuerpo. Estas células también pueden enfermarse ellas mismas. Una deficiencia de un tipo de glóbulos blancos puede ocurrir con varios síndromes de inmunodeficiencia. Un exceso de un tipo de estas células (debido a la malignidad) está presente en trastornos como las leucemias y los linfomas. 

Por ejemplo, después de un tratamiento de quimioterapia, le dijeron a un hombre que su recuento de glóbulos blancos era bajo y que debía tratar de mantenerse alejado de las personas que están enfermas durante unos días para reducir su riesgo de infección, porque en caso de que contrajera una infección las consecuencias podrían ser fatales.

Artículos recomendados