Menú
Hábitos que pueden enfermarte

ENFERMAR

Hábitos que pueden enfermarte

No te pierdas estos hábitos que si los tienes en tu vida, podrían enfermarte más rápido de lo que te imaginas.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Es posible que ya lo hayas visto en el trabajo, en el gimnasio o en el autobús. La temporada de resfriados y gripe comienza en cualquier época del año aunque en otoño es cuando más casos hay... y continúa hasta principios de la primavera. Claro, puedes tratar de evitar los virus al acecho añadiendo remedios caseros como la equinácea, la vitamina C o el zinc a tu rutina diaria. 

Sin embargo, hay un puñado de hábitos comunes y cotidianos que tal vez no te des cuenta de que están minando la fuerza de tu sistema inmunológico o exponiéndote innecesariamente, potencialmente saboteando tus esfuerzos para aumentar tu inmunidad al rinovirus en la habitación.

El estrés puede provenir de una variedad de fuentesEl estrés puede provenir de una variedad de fuentes

Estar estresado

Numerosos estudios a lo largo de los años han establecido una conexión muy clara entre el estrés y su efecto negativo sobre la función del sistema inmunitario. El estrés puede provenir de una variedad de fuentes, como las presiones laborales o familiares, pero la que parece más perjudicial para la inmunidad parece ser el estrés provocado por la soledad o los sistemas de apoyo social limitados.

Para ayudar a evitar este dañino destructor de la inmunidad, tendrás que hablar y organizar quedadas con tus amigos, estar en un club social o hacer deporte. En la misma línea, se ha demostrado que la depresión crónica, incluso la depresión no clínica, debilita las respuestas de las células T, lo que indica la eficacia con la que el cuerpo responde a los virus y las bacterias.

No comer diverso

Más allá de la vitamina C y D, el cuerpo depende de una gran cantidad de nutrientes para mantener el sistema inmunológico funcionando en la mejor forma. A medida que los días se vuelven más fríos y más oscuros, tendemos a ir directamente a los alimentos reconfortantes, a menudo no tan ricos en nutrientes como las ensaladas y las verduras a la parrilla que puede ver en la primavera y el verano. 

La vitamina A, por ejemplo, ayuda a los glóbulos blancos de tu cuerpo a combatir mejor las infecciones. Si el clima más frío hace que los tentempiés fríos como las zanahorias y el hummus sean menos atractivos, busca guarniciones como verduras de hoja verde salteadas o al vapor y camotes para aumentar la vitamina A en tu dieta. La vitamina E, excelente para combatir las infecciones respiratorias, se puede encontrar en semillas y nueces y son buenas opciones y fáciles de añadir a una ensalada, hornear con algunas verduras o incluso colarse en un postre o mezcla de frutos secos.

Sal incluso cuando no tengas ganasSal incluso cuando no tengas ganas

No salir al exterior

Para muchos, es demasiado fácil mudarse de tu casa o departamento al garaje del trabajo de ahí a la oficina sin tener que salir. En el invierno, también es fácil inventar excusas para conducir al trabajo cuando generalmente caminas o corres en una cinta de correr en lugar de abrigarse para correr al aire libre. 

Desafortunadamente, te estás perdiendo una de las fuentes más efectivas de vitamina D: la luz solar natural. Simplemente pasar 10 minutos a pleno sol puede aumentar la producción de vitamina D, mejorando aún más su capacidad para combatir los resfriados y la gripe. Necesitamos una ingesta diaria recomendada de 2.000 a 5.000 UI de vitamina D para ayudar a la fortaleza ósea y la salud del sistema inmunológico, La deficiencia de vitamina D también puede estar relacionada con problemas reumatológicos y otros problemas de salud.

Asilarte del mundo

Cuando hace frío, puede ser fácil hibernar en casa. O puedes estar evitando el contacto humano para evitar gérmenes. Además de disminuir tu red social, elegir aislarse de los demás puede ser contraproducente cuando se trata de evitar un resfriado o gripe. El aislamiento significa que no eres responsable de tus patrones de alimentación irregulares u otros comportamientos poco saludables. Uno puede beber más alcohol, comer poco saludablemente, saltear comidas y / o dormir demasiado o muy poco. Tu motivación para encontrarte con amigos y familiares puede ser mínima porque ayudan a proporcionar comentarios que no estás dispuesto a aceptar. Sal incluso cuando no tengas ganas, porque a veces es bueno ser parte de la manada.

Artículos recomendados