Menú
El estrés y perder o aumentar de peso, ¿qué relación tienen?

ESTRÉS CRÓNICO

El estrés y perder o aumentar de peso, ¿qué relación tienen?

Cuando se sufre mucho estrés se puede aumentar o perder de peso, pero, ¿por qué ocurre esto?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Todas las personas podemos estresarnos ante eventos que nos provoquen inquietud emocional... un poco de estrés está bien, pero dependiendo de la cantidad de estrés que sientas y del tiempo que lo padezcas, puede afectarte más o menos y también a lo que comes. Hay personas que con ansiedad y estrés comen más y por tanto engordan y otras, que dejan de comer y por tanto, acaban perdiendo mucho peso. ¿Por qué sucede esto?

Los factores de estrés pueden ser agudos, como tener un accidente cercano, o crónicos, como pasar por un largo proceso de divorcio. Cuando estás bajo estrés, tu cuerpo libera hormonas que activan tu respuesta de "lucha o huida" para que puedas lidiar con el factor estresante y regresar a la estasis lo más rápido posible. Una de estas hormonas del estrés inhibe el apetito, mientras que la otra lo aumenta. Si pierdes o aumenta de peso bajo el estrés, puede depender de tus hábitos alimenticios cuando no estás estresado. 

Más personas bajo estrés tienden a ser hiperfágicasMás personas bajo estrés tienden a ser hiperfágicas

Las hormonas del estrés

Cuando experimentas un evento estresante, la primera hormona que se activa es una hormona liberadora de corticotropina, o CRH. En unos segundos, una ráfaga de CRH en el torrente sanguíneo reduce el apetito. Entonces, si tu coche se desvía en un camino helado o si tu hijo se cae y se hace daño, lo último que quiere hacer es comer.

Sin embargo, a medida que el estrés disminuye, tu cuerpo libera glucocorticoides, particularmente la hormona conocida como cortisol. Esto hace que tu digestión comience de nuevo para que puedas reponer la energía que perdiste cuando estabas tratando de controlar el coche o correr para ayudar a tu hijo. El cortisol tarda mucho más en abandonar el torrente sanguíneo que la CRH.

Si el incidente de estrés finaliza después de 10 minutos, tendrás esa cantidad de tiempo cuando CRH está en su torrente sanguíneo, mientras que pueden pasar dos horas antes de que el cortisol se disuelva el sistema. De modo que experimentas un tiempo relativamente corto en el que tu apetito se reduce, y un largo tramo en el que tu cuerpo está preparado para comer bastante.

Estrés y pérdida o aumento de peso

Más personas bajo estrés tienden a ser hiperfágicas, o comedores excesivos de alimentos, y menos son hipofágicos, o no comedores de alimentos. La prevalencia de hiperfagia bajo estrés tiene sentido, dado el período más largo en el que el cortisol permanece en tu sistema y te dan ganas de comer. Además, el estrés crónico mantiene tus niveles de cortisol perpetuamente altos, por ejemplo, si estás luchando por adaptarte a una nueva situación, como la universidad, o si está cuidando a un familiar enfermo o anciano.

Mantente alejado de las comidas que son basuraMantente alejado de las comidas que son basura

Patrones de alimentación y pérdida de peso

Si tiendes a aumentar de peso bajo estrés, probablemente seas un "comedero" en circunstancias normales, eso significa que tiendes a hacer dieta y, cuando está bajo estrés, eliges alimentos que estén fuera de los límites durante la dieta, como golosinas con alto contenido de grasa y azúcar. En contraste, los comedores "sin restricciones" tienen menos probabilidades de hacer dietas y tienden a comer menos alimentos cuando están bajo estrés.

La pérdida de apetito por parte de un comedor sin restricciones puede acabar en una pérdida de peso en el transcurso de una experiencia estresante. Si ingieres menos alimentos de los que tu cuerpo necesita para realizar tus múltiples funciones, perderás peso con el tiempo. Por ejemplo, si tu cuerpo requiere 1.700 calorías por día, pero solo comes 1.200 calorías diarias durante un mes mientras te encuentras en medio de una situación estresante, perderás más de cuatro kilos.

Recuperación de la pérdida de peso

Si tu apetito tiende a disminuir cuando estás estresado, intenta comer comidas pequeñas y tentempiés a lo largo del día para mantener estable el conteo de calorías. Escoge alimentos ricos en nutrientes y calorías, aquellos que contienen nutrientes que contienen más calorías por porción. Mantente alejado de las comidas que son basura y que estén llenas de calorías vacías que podrían agotar aún más tu sistema de nutrientes necesarios.

Artículos recomendados