Menú
Qué es la hiperemesis gravídica

EMBARAZO

Qué es la hiperemesis gravídica

1 de cada 300 mujeres embarazadas experimentará de forma extrema la llamada hiperemesis gravídica perdiendo peso.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Cuando se piensa en los síntomas del embarazo, el síntoma que siempre destaca son las náuseas por la mañana... 1 de cada 300 mujeres embarazadas experimentará de forma extrema esta condición llamada hiperemesis gravídica y esto puede causar una perdida de peso del 5% del peso corporal total.

Muchas de estas mujeres ingresan al hospital para recibir tratamiento, y no está claro cuántas no se informan y se tratan como pacientes ambulatorios sin saber que lo que les pasa es una condición que debe ser atendida. Hay estudios que dicen que las mujeres con esta condición extrema hará que sea más probable que tenga una niña que un niño.  El 56% de las madres que fueron hospitalizadas en el embarazo temprano tenían niñas, en comparación con el 44% que tenía niños. La hospitalización en las últimas etapas del embarazo no mostró esta correlación.

Muchas de estas mujeres ingresan al hospital para recibir tratamientoMuchas de estas mujeres ingresan al hospital para recibir tratamiento

Los síntomas

Cuando las mujeres experimentan hiperemesis gravídica, observará una pérdida de peso de 5% o más, vómitos intratables, nutrición alterada, hemorragia retiniana y posible daño renal y hepático. Además de los vómitos y las náuseas, la madre también puede experimentar sensaciones olfativas muy sensibles, mal sabor en la boca, temblores, dificultad para leer (por deshidratación y cambios en los ojos) y retraso del vaciamiento gástrico. Otras complicaciones son raras, sin embargo, se ha observado que hay una mayor incidencia de problemas de vesícula biliar durante y después del embarazo.

Tratamiento

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Hidratación inmediata
  • Psicoterapia
  • Hipnosis
  • Acupuntura
  • Medicación
  • Alimentación por sonda
  • Nutrición

Se pueden usar diferentes medicamentos pero será el médico el que valore finalmente cuál es la mejor opción en tu caso concreto. A veces se utilizan antihistamínicos simples. La vitamina B6 también ha demostrado un gran beneficio para las mujeres que sufren de hiperemesis. También hay preparaciones a base de hierbas y otras que se han probado con éxito variable, como el jengibre en polvo.

La decisión de usar medicamentos puede ser difícil, y no es una decisión que deba tomarse a la ligera. Sin embargo, cuando los beneficios potenciales de la medicación superan los riesgos potenciales de la medicación para la madre o el bebé, como en algunos casos de hiperemesis que no han respondido a otros tratamientos, la medicación puede ser el tratamiento adecuado.

La causa no se conocen exactamenteLa causa no se conocen exactamente

Causas

La causa no se conocen exactamente, pero se cree que está relacionada con las hormonas del embarazo.

  • Gonadotropina coriónica humana: el aumento en la hCG a menudo es paralelo al inicio de la hiperemesis.
  • Progesterona:  esta hormona relaja el músculo liso, lo que puede retrasar o detener la peristalsis.
  • Estrógeno:  dado que esto puede aumentar su sensibilidad olfativa, se ha informado que posiblemente aumenta las náuseas y los vómitos.
  • Cortisol:  esto aumenta, pero ¿se debe al estrés o a la hiperemesis? Esta pregunta no se puede contestar aún.
  • Prostaglandinas:  esto puede suprimir el cortisol y la progesterona por vía materna, e influir en el patrón de hiperemesis.
  • Afortunadamente, la mayoría de los casos desaparecerán en aproximadamente 17 semanas de gestación, aunque a las 35 semanas aproximadamente el 5% de las mujeres embarazadas sufren estos problemas. Un estudio australiano mostró que el 20% de las mujeres todavía experimentaban problemas a término.

    ¿Tiene consecuencias en el bebé?

    Los bebés no sufren consecuencias de que sus madres padezcan hiperemesis durante el embarazo, aunque es complicado separar los efectos de la hiperemesis y la disminución del aumento de peso y el desequilibrio electrolítico. Hay motivos de preocupación cuando se usan ciertos medicamentos para controlar los vómitos. Por lo tanto, debes asegurarte de que tu profesional esté al día con los medicamentos que son adecuados y prohibidos en el embarazo para tratar esta condición. El parto prematuro y el  bajo peso al nacer  son las dos preocupaciones principales con los bebés nacidos de madres con hiperemesis.

    Las mujeres que experimentan esta condición sufren no solo físicamente sino también mentalmente. El estrés y la tensión de estar enfermo y potencialmente hospitalizado tienen numerosos efectos mentales y físicos en una mujer.

    Artículos recomendados