Menú
Mejora tu orgasmo con estas posiciones de yoga

ORGASMOS

Mejora tu orgasmo con estas posiciones de yoga

Puedes tener orgasmos mucho mejores si practicas estas posiciones de yoga, ¡no te las pierdas!

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Para muchas mujeres, los orgasmos no son fáciles. Se necesita concentración, el momento adecuado, el ritmo y, por supuesto, la persona adecuada. Pero al igual que ejercitamos nuestros músculos para obtener resultados en el espejo, también podemos ejercitar el suelo pélvico para obtener resultados en el dormitorio.

En el transcurso de nuestra vida, los huesos de nuestra pelvis se ensanchan (especialmente para las mujeres que tienen hijos). A medida que los huesos cambian, tiran de los músculos del suelo pélvico, lo que les dificulta la conexión. Tomar un tiempo para trabajar los músculos pélvicos proporcionará enormes beneficios en el departamento de orgasmos. 

Las bonificaciones adicionales incluyen aplanar la obstinada parte inferior del abdomen y proporcionar apoyo para la parte inferior de la espalda. Es un trabajo importante y muy valioso. Estos ejercicios de yoga de fortalecimiento pélvico combinados con Kegels realizados correctamente fortalecerán los músculos que sostienen la pelvis y lo ayudarán a alcanzar un orgasmo mucho mayor y más placentero... tanto a solas, como en compañía.

Para muchas mujeres, los orgasmos no son fácilesPara muchas mujeres, los orgasmos no son fáciles

La posición de la tabla

Comienza en posición de tabla (la parte superior de una lagartija). Tu cuerpo está en una línea recta desde la coronilla hasta los talones (sin flacidez en el medio). Levanta una pierna unos centímetros, dobla la rodilla y llévala a la parte superior externa del brazo. Intenta mantener la pelvis neutral. 

Para evaluar una pelvis neutra, puedes observar que ambos puntos frontales de la cadera están orientados directamente hacia el suelo y que uno no se ha desplazado más alto que el otro. A medida que inhalas, expande el tórax y alcanza el corazón hacia adelante, mientras exhalas, siente las caderas externas firmes y la elevación del suelo pélvico. Mantenlo durante tres respiraciones y luego repita en el otro lado.

El guerrero

Tienes que asegurarte de que haya una línea recta de un talón a otro, con el pie trasero en ángulo de aproximadamente 45 grados. Dobla la rodilla delantera hasta que el muslo esté lo más paralelo al suelo que tu cuerpo pueda manejar con seguridad. A medida que dobla la rodilla delantera, a ese lado de la cadera le gusta escabullirse hacia un lado, así que concéntrate en llevar la cadera externa al centro mientras presionas la parte superior del muslo trasero hacia atrás. Mantenlo durante 10 a 12 respiraciones.

Tocando el cielo

Suelta la mano delantera hacia la tierra y la otra hacia el exterior (como si tocases al cielo) de la pierna delantera, o lleva el antebrazo al muslo. Continúa llevando la cadera externa delantera hacia el centro a medida que activa la pierna trasera, arraigando hacia abajo por todo el pie trasero y presionando la parte superior del muslo trasero hacia atrás. Mantenlo durante 10 a 12 respiraciones.

Comienza en posición de tabla Comienza en posición de tabla

Mantén el equilibrio

Da un paso adelante y mantén el equilibrio sobre el talón del pie trasero. Dobla la rodilla delantera hasta que el muslo esté paralelo al suelo, manteniendo la rodilla alineada sobre el tobillo. Verifica que la pelvis sea neutral, con los dos puntos frontales de la cadera mirando hacia adelante, de modo que un lado no esté más alto que el otro.

Mete el coxis hacia la tierra y pon firmes las caderas exteriores una hacia la otra (también conocido como apretar el trasero). Mientras inhalas, centra la respiración en la parte posterior del cuerpo. Mientras exhalas, siente el levantamiento del suelo pélvico y la sutil contracción y elevación del bajo vientre. Mantenlo durante 8 a 10 respiraciones.

Manos al corazón

Junta tus manos frente a tu corazón. Mueve las caderas para llevar el torso paralelo al suelo, y luego mueve el peso hacia adelante para levantar la pierna trasera. De nuevo, la pelvis se mantiene neutral. Mientras inhalas, lleva el tórax hacia adelante y la pierna trasera hacia atrás. A medida que exhalas, tenderas que sentir que las caderas se abrazan en el centro y que el bajo vientre se eleva. Aguanta de 6 a 8 respiraciones.

Artículos recomendados