Menú
Algunos mitos erróneos sobre el azúcar

ALIMENTACIÓN

Algunos mitos erróneos sobre el azúcar

Un consumo continuado de azúcares está íntimamente relacionado con el hecho de padecer obesidad y ciertas enfermedades de tipo cardiovasculares

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Nadie duda de que la ingesta de azúcares es perjudicial y dañina para la salud. Un consumo continuado de azúcares está íntimamente relacionado con el hecho de padecer obesidad y ciertas enfermedades de tipo cardiovasculares. Es por ello que las autoridades aconsejan que la ingesta de azúcares se limite al 5% de las calorías tomadas a lo largo de un día.

Por desgracia, esta medida no se suele cumplir debido en gran parte a los mitos que sobre el azúcar existen en la sociedad actual. En el siguiente artículo te hablamos de los mitos más comunes que hay sobre el azúcar.

Un consumo continuado de azúcares está íntimamente relacionado con el hecho de padecer obesidad Un consumo continuado de azúcares está íntimamente relacionado con el hecho de padecer obesidad

Los azúcares no deben estar presentes en la dieta diaria

Mucha gente piensa que se deben eliminar todos los azúcares de la dieta ya que la gran mayoría de los mismos son dañinos para la salud. Sin embargo ello no es verdad ya que existen azúcares simples presentes en la fruta o en las verduras que no constituyen un perjuicio para la salud y tienen ciertos beneficios desde el punto de vista de la salud.

Los azúcares que se encuentran de manera natural en ciertos alimentos van a aportar numerosos nutrientes como es el caso de la fibra o de las vitaminas. Es por ello que es aconsejable el tomar verduras o algo de fruta a diario. Otra cosa diferente son los azúcares añadidos que se encuentran en los alimentos procesados, ya que no aportan nada desde el punto de vista nutritivo y son realmente perjudiciales para la salud.

La panela o el azúcar moreno no son malos para la salud

Existe la falsa creencia de que la panela y el azúcar moreno son más saludables que el azúcar blanco. Todos los azúcares aportan las mismas calorías y contienen sacarosa por lo que son iguales de dañinos para la salud.

Existen otro tipo de endulzantes que son más saludables que el azúcar blanco

Una gran parte de la sociedad piensa que endulzantes como la miel o el sirope de agave son mucho más saludables que el propio azúcar. Sin embargo hay que indicar que esta clase de endulzantes contienen las mismas calorías que el azúcar de toda la vida. Aparte de ello, la existencia de nutrientes es casi inexistente, de ahí que las autoridades desaconsejen su consumo.

Son mejores los edulcorantes que el azúcar añadido

Edulcorantes como la famosa sacarina o la stevia son menos calóricas que el propio azúcar. Sin embargo el consumo de tales producto,, no evita que las personas sigan ingiriendo azúcar de manera habitual como ocurre en el caso de los refrescos.

Es un hecho que el azúcar provoca adición por lo que resulta aconsejable acostumbrar al paladar a sabores que no sean tan dulces y reducir de esta manera la demanda de azúcar que pudiera tener el organismo. De lo contrario es normal que ante momentos de ansiedad o de nervios, el cuerpo necesite tomar algo de azúcar.

Hay una relación entre el azúcar y el peligro de sufrir obesidadHay una relación entre el azúcar y el peligro de sufrir obesidad

La ingesta excesiva de azúcar puede provocar diabetes

No está demostrado que exista una relación directa entre la ingesta de azúcares y el riesgo de desarrollar una enfermedad como es la diabetes de tipo 2. Sin embargo, si hay una relación entre el azúcar y el peligro de sufrir obesidad, que es un factor de riesgo de la citada diabetes.

En definitiva, como has podido ver son muchos los mitos erróneos sobre el azúcar que a día de hoy están presentes en la sociedad. De cualquier manera es importante indicar, que el consumo de azúcares no es para nada aconsejable para la salud. Es bueno el limitar su consumo al mínimo y optar por azúcares que aportan más nutrientes como son los que están presentes tanto en la fruta como en las verduras.

Artículos recomendados