• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar
Última hora Así es la reaparición de Kate Middleton en público
GLUCOSA

Para qué sirve la glucosa

Para qué sirve la glucosa
Cristina López Reques
Última actualización: 8 Enero 2020
¡Comenta!
La glucosa es imprescindible para el cuerpo humano, pero es necesario saber para qué sirve exactamente.

Hay muchas cosas de las que escuchamos hablar en múltiples ocasiones pero que realmente no sabemos ni qué es ni para qué sirve. Por ejemplo, la glucosa puede ser uno de esos casos, ya que todos lo relacionamos con la diabetes, por ejemplo, pero es raro que sepamos algo más. Desde Bekia queremos explicarte para qué sirve exactamente, aunque antes debemos saber otros detalles generales, como qué es exactamente.

¿Qué es la glucosa?

Es posible que conozcas a la glucosa de otra forma mas sencilla, como el azúcar en la sangre. Esto se debe a que es un azúcar de composición simple, es decir, un monosacárido, que entra en el organismo a través de los alimentos y que es la clave para mantener los mecanismos funcionando de manera óptima y correcta.

En concreto, la glucosa se puede entender como una de las fuentes preferidas de combustible para el cuerpo humano en forma de carbohidratos. Como hemos dicho, la obtenemos a través de los alimentos, como pueden ser el pan, las frutas, los vegetales y los lácteos. Por tanto, es importante ingerir estos alimentos para crear esa energía que nos mantiene vivos.

Una vez que ingerimos esos alimentos y, por tanto, la glucosa entra en el organismo, y la sangre es la encargada de transportarla al hígado, al cerebro y a las demás zonas del cuerpo humano. Eso sí, para que la glucosa llegue a las células necesita la mediación de la insulina. Esta hormona hace de llave para las puertas de las células. Las únicas células que no necesitan la mediación de la insulina son las del sistema nervioso y las del cerebro.

Por tanto, la glucosa es muy importante y hay que consumirla, pero también hay que mantener los niveles adecuados, ya que si nos pasamos podemos causar efectos permanentes y graves.

 La función principal de la glucosa es  <b>producir energía en nuestro organismo La función principal de la glucosa es producir energía en nuestro organismo

¿Para qué sirve la glucosa?

Como hemos adelantado ya en el apartado anterior, la función principal de la glucosa es producir energía en nuestro organismo. Esa energía la utilizan las células para llevar a cabo algunos procesos de nuestro cuerpo humano, como puede ser la digestión, la reparación de tejidos, etc.

¿Cómo obtenemos la glucosa?

Ahora bien, la siguiente pregunta que podemos hacernos es qué ocurre cuando consumimos glucosa o un exceso de ella. Nosotros ingerimos la glucosa con los alimentos y, una vez que se ha finalizado la digestión, el nivel de glucosa en sangre aumenta. La consecuencia de esto es que el páncreas comienza a producir a insulina. Lo que hace esta hormona es conseguir que las células de todos los tejidos la utilicen como combustible y la quemen.

Sin embargo, la insulina tiene también otras funciones. Por ejemplo, se tiene que encargar de activar los mecanismos celulares necesarios para que una parte de esa glucosa sea transformada en glucógeno. Este compuesto es la reserva que se va a ir almacenando en el hígado y en los músculos y que se utilizará cuando realicemos un esfuerzo extra y necesitemos más energía.

¿Cómo procesa nuestro cuerpo la glucosa?

La glucosa va a ser procesada por nuestro cuerpo un par de veces al día. Una vez que empezamos a comer, se puede en funcionamiento, es decir, comienza a trabajar para procesar la glucosa. Serán las enzimas las que comiencen el proceso de descomposición y el páncreas servirá de ayuda. Ese último produce algunas hormonas como la insulina. Por tanto, como explicación sencilla podemos decir que cuando comemos, nuestro cuerpo avisa al páncreas para que comience a liberar insulina y trate el incremento del nivel de azúcar en la sangre.

Ahora bien, hay ocasiones en las que el páncreas no realiza bien ese trabajo. Aquí es cuando habrás escuchado hablar de la diabetes. Esta enfermedad se produce cuando el páncreas no es capaz de producir la insulina de manera adecuada. Cuando esto ocurre, las personas necesitan una ayuda externa, las conocidas como inyecciones de insulina, que son las que van a ayudar a procesar y regular la glucosa que hay en nuestro cuerpo.

¿Cómo se regula la cantidad de glucosa?

La insulina sigue siendo un elemento clave para regular la cantidad de glucosa. Cuando nuestras células ya están bien abastecidas y, por tanto, ya no necesitan más glucosa, la insulina vuelve a intervenir. Sin embargo, ahora tiene otro objetivo, y es dar una orden para que ese excedente de azúcar se convierta en grasa y que se almacene esa grasa en las células del tejido adiposo. Esto también va a ser una reserva.

También puede ocurrir que la cantidad de glucosa disminuya. Esto sobre todo se va a dar en periodos de ayunas o después de realizar ejercicios físicos o esfuerzos adicionales. Cando esto ocurre, también tienen que disminuir los niveles de insulina. Si esto no ocurriera, habría riesgo de que la glucosa bajase más de lo permitido y no fuera suficiente para alimentar las células del cerebro.

Mantener los niveles de glucosa en sangre</b> en el nivel normal es muy importanteMantener los niveles de glucosa en sangre en el nivel normal es muy importante

¿Cuáles son los niveles normales de glucosa en sangre?

Mantener los niveles de glucosa en sangre en el nivel normal es muy importante para que nuestro cuerpo trabaje y funcione de manera correcta. Sin embargo, en muchas ocasiones estos no son así.

Hay varios factores que pueden influir en que se disparen nuestro nivel de glucosa en sangre. Algunos de ellos son comer algunas comidas pesadas, el estrés u otras enfermedades, una falta de actividad física o tener diabetes y no medicarnos.

Por tanto, pueden darse tres situaciones. Que el nivel de glucosa se inferior al deseado, que tenga el nivel adecuado o que los valores estén por encima de lo normal y aconsejado. El primero de los casos se llama hipoglucemia y se da cuando los valores de glucosa en la sangre están por debajo de 70 mg/dl. Aunque también es cierto que cuando los niveles se encuentran por debajo de 55 mg/dl, el cuerpo ya empieza a notar que está falto de glucosa.

El segundo caso es el de normoglucemia. Este se da cuando los valores de glucosa están dentro de los límites normales que deben tener. Estas cifras son las que se encuentran entre 70 y 100 mg/dl en ayuno. Por último, el tercer caso es el de hiperglucemia, es decir, cuando los niveles de sangre de glucosa se encuentran por encima de los valores indicados, es decir, de 100 mg/dl en ayunas. Cuando superan esos niveles se debe asistir inmediatamente a un médico y, por encima de 125 mg/dl puede provocar problemas importantes de salud.

Si los niveles de glucosa no están en los niveles normales que acabamos de señalar, puede acabar provocando graves consecuencias a largo plazo. Entre las más frecuentes se encuentran una neuropatía, una enfermedad cardiaca, problemas en las articulaciones de pies y manos, etc.

Artículos recomendados