Menú
¿Qué partes del cerebro producen sueños?

SUEÑOS

¿Qué partes del cerebro producen sueños?

Cuando vas a dormir por las noches y sueñas, ¿sabes qué partes de tu cerebro son las que trabajan? ¡Te lo contamos!

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Cuando Sigmund Freud comenzó a investigar los sueños hace 100 años, asumió que soñar involucraba muchas partes del cerebro. Si bien la ciencia moderna de los sueños ha refutado gran parte de la teoría freudiana, los neurocientíficos aceptan ampliamente su premisa central de que los sueños son expresiones significativas del sistema mente-cerebro. El cerebro inferior, medio y superior contribuyen a la cognición de los sueños, haciendo de los sueños un objeto de estudio extraño pero fructífero.

El cerebro inferior causa sueño REM

La parte más antigua del cerebro, compartida por todos los vertebrados, es el tronco encefálico. En 1977, Allan Hobson y R McCarley descubrieron que los pulsos electroquímicos del tronco encefálico crean la etapa del sueño en la que ocurren la mayoría de los sueños. Conocido como REM, que significa movimiento ocular rápido, esta etapa del sueño guía la parálisis de todos los grupos musculares voluntarios, excepto los ojos. 

Los científicos creen que estos pulsos cerebrales de la región de protuberancia del tronco encefálico pueden crear cambios aparentemente aleatorios en el escenario de los sueños por los cuales los sueños son tan conocidos.

Cuando se comienza a soñar, el cerebro medio Cuando se comienza a soñar, el cerebro medio "se ilumina" con actividad

El cerebro medio agrega emociones

Cuando se comienza a soñar, el cerebro medio "se ilumina" con actividad. De hecho, esta parte del cerebro, que los humanos comparten con todos los mamíferos, está más activada que en la vida de vigilia. También conocido como sistema límbico, el cerebro medio controla las respuestas emocionales y los antojos. Un órgano en el cerebro es especialmente activo: la amígdala, una masa del tamaño de una nuez que el filósofo Rene Descartes alguna vez pensó que era el asiento del alma. Hoy, la amígdala se conoce mejor como el asiento del miedo, debido a su papel en el mantenimiento de las respuestas de lucha o huida.

La investigadora de sueños Rosalind Cartwright sugiere que los sueños son muy emocionales porque estamos reproduciendo viejos recuerdos y actualizándolos con información de experiencias recientes. No es una razón directa, sino un tipo de lógica emocional que une todos estos recuerdos. La investigación de laboratorio de Cartwright indica que la mayoría de los sueños son negativos en la emoción. Los temas emocionales más destacados en los sueños son el miedo, la ansiedad, la ira y la confusión, que brindan apoyo para el papel de la amígdala en el cerebro de los sueños.

El cerebro inferior, medio y superior contribuyen a la cognición de los sueñosEl cerebro inferior, medio y superior contribuyen a la cognición de los sueños

El cerebro superior tiene el sentido de todo

¿Por qué no nos damos cuenta cuando soñamos que los monstruos, los fantasmas y los duendes no son reales? En 2002, el coautor Allen Braun, de los Institutos Nacionales de Salud, publicó datos de tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) de los escáneres cerebrales de pacientes que sueñan, que muestran claramente cómo el cerebro superior está desconectado durante el sueño. 

Específicamente, la corteza prefrontal que genera lenguaje, lógica y pensamiento crítico está tomando una siesta electroquímica mientras huimos de nuestros monstruos de pesadilla. Sin embargo, todavía se produce algo de pensamiento crítico en los sueños, lo que se evidencia en la forma en que creamos nuevos resultados en los sueños al tratar de "solucionar" los extraños cambios de la trama y las imágenes visuales extrañas.

Una excepción a la falta de funcionamiento ejecutivo en el sueño REM puede ser un sueño lúcido, que es cuando el soñador sabe que está soñando. Validado en el laboratorio por el psicofisiólogo de Stanford Stephen LaBerge, el sueño lúcido está marcado por elecciones conscientes, pensamiento activo y razonamiento lógico en el sueño. Esta afirmación se ve reforzada por la investigadora Ursula Voss, quien junto con sus colegas del Laboratorio Neurológico en Frankfurt, Alemania, revelaron que el cerebro ha aumentado la actividad en las áreas frontal y frontolateral durante estos sueños "conscientes de sí mismos".

La ciencia de los sueños aún tiene mucho que descubrir, pero la neurociencia ha recorrido un largo camino desde el Dr. Freud al explicar qué partes del cerebro crean sueños.

Artículos recomendados