Menú
Qué le ocurren a los niveles de glucosa tras una comida copiosa

GLUCOSA

Qué le ocurren a los niveles de glucosa tras una comida copiosa

Para tener buena salud es necesario entender que le ocurren a los niveles de glucosa cuando se toma una comida copiosa.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

En ocasiones, quizá por eventos sociales o por otros motivos, es posible que tomes una comida copiosa. Comer en grandes cantidades puede hacer que tus niveles de azúcar en la sangre aumenten drásticamente. Si no tienes diabetes tu cuerpo tendrá un sistema para expulsar rápidamente el azúcar en la sangre y lo repartirá correctamente en tu organismo.

Sin embargo, si tienes diabetes o resistencia a la insulina, las consecuencias de las comidas copiosas en los niveles de azúcar en la sangre son más graves. Las sobredosis repetidas en los alimentos preparan el escenario para niveles crónicos de azúcar en la sangre, que pueden dañar tus órganos.

Tu cuerpo es una increíble máquina diseñada para coger la energía Tu cuerpo es una increíble máquina diseñada para coger la energía

Qué sucede cuando comes

Tu cuerpo es una increíble máquina diseñada para coger la energía y los nutrientes de los alimentos y transformarlos para que tu cuerpo los utilice. Cuando tienes una comida que tomas, tu sistema digestivo la descompone. A medida que lo digieres, parte de ese alimento descompuesto se convierte en azúcar simple llamado glucosa.

La glucosa es el carbohidrato más común y es un componente básico de otros azúcares y carbohidratos. A continuación, la glucosa entra en el torrente sanguíneo y por eso se le llama azúcar en la sangre. Normalmente circula en concentraciones de 65 a 110 mg / ml. Tu páncreas, al sentir el aumento del azúcar en la sangre después de haber comido, libera una hormona llamada insulina. 

La insulina transporta la glucosa de tu sangre a tus células para obtener energía y a tus músculos e hígado para su almacenamiento. Algunas personas, al igual que los diabéticos, tienen problemas con la insulina. En muchos casos, la insulina no funciona y el azúcar en la sangre se acumula en el torrente sanguíneo.

Azúcar en la sangre posprandial

Cuando tu médico mide tu nivel de azúcar en la sangre, generalmente le hará una prueba en dos estados diferentes: en estado de ayuno y n estado postprandial. Postprandial significa después de una comida, y en estado de ayuno se refiere a los momentos en que no ha comido y tu digestión se ha completado. 

Cuando comes, el tiempo que tarda la glucosa en llegar al torrente sanguíneo depende de varios factores, como la cantidad de carbohidratos de tu comida y la cantidad de carbohidratos que contenían azúcares simples como el pan blanco, las bebidas azucaradas y los postres... qué comiste y cuánto comiste. La frecuencia de comer también juega un papel en su nivel de azúcar en la sangre.

Tu respuesta de azúcar en la sangre puede comenzar después de los 15 minutos al acabar de comerTu respuesta de azúcar en la sangre puede comenzar después de los 15 minutos al acabar de comer

Grandes comidas y azúcar en la sangre

Tu respuesta de azúcar en la sangre puede comenzar después de los 15 minutos al acabar de comer una comida llena de carbohidratos simples y puede durar hasta dos horas. Cuando haces una comida especialmente grande, puedes suministrar a tu cuerpo más azúcar en la sangre del que necesita. 

Una comida copiosa y rica en almidón puede elevar tus niveles de azúcar en la sangre dos veces más alto que una comida más saludable y equilibrada. En personas sanas, el páncreas se ocupa de esta elevación temporal del azúcar en la sangre en una o dos horas analizando las dosis adicionales de insulina. Sin embargo, para las personas que son resistentes a la insulina, pre-diabéticas o diabéticas, la sobreproducción repetida de insulina en respuesta a las comidas abundantes comienza un ciclo vicioso que finalmente el páncreas no puede seguir. Como resultado, el azúcar en la sangre se acumula y aumenta.

Cuando se tiene hambre

Otro ciclo se crea cuando pierdes el control de tu azúcar en la sangre: el hambre por más comidas grandes. La primera vez que tomas una comida especialmente grande, tu respuesta a la insulina puede reducir tus niveles de glucosa tan bajos que quiere comer más porque tu cuerpo cree que se está muriendo de hambre. Este efecto se exagera a medida que envejeces. El control deficiente de la glucemia afecta a la capacidad para controlar la ingesta de alimentos.

Artículos recomendados