Menú
Cómo los opiáceos afectan al cuerpo y al cerebro

OPIÁCEOS

Cómo los opiáceos afectan al cuerpo y al cerebro

Si tienes que tomar opiáceos por prescripción médica es necesario que sepas toda esta información.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Los opiáceos son un tipo de narcótico actúa como represores en el sistema nervioso central. Los opiáceos provienen del opio, que se puede producir naturalmente a partir de plantas o derivados de alcaloides semisintéticos. Algunos de los opiáceos más comunes incluyen: analgésicos, morfina, codeína, hidrocodona, oxicodona y heroína.

Uso y abuso

El uso de opiáceos está aumentando en todo el mundo, por lo que no es de extrañar que el abuso y la adicción a tales sustancias también haya aumentado en los últimos años. Algunos datos a considerar son:

  • En 2013, los analgésicos opiáceos fueron recetados más de 200 millones de veces.
  • Entre 26 y 36 millones de personas en todo el mundo abusan de opiáceos.
  • Más de dos millones de adultos en los Estados Unidos sufren problemas de abuso de sustancias relacionados con el abuso de analgésicos opiáceos.
  • Casi medio millón de adultos estadounidenses son adictos a la heroína.
  • En 2010, el uso excesivo de analgésicos opiáceos provocó casi 17.000 muertes solo en los Estados Unidos.
  • La Sociedad Americana de Medicina de Adicciones informa que alrededor del 75% de todas las personas que padecen la enfermedad de la adicción a los opioides terminan cambiando a la heroína como una fuente más barata de opiáceos.
El uso de opiáceos está aumentando en todo el mundoEl uso de opiáceos está aumentando en todo el mundo

Cómo afectan los opiáceos al cerebro

Tanto los humanos como los animales tienen receptores de opiáceos en el cerebro. Estos receptores actúan como lugares de acción para diferentes tipos de opiáceos, como la heroína y la morfina. La razón por la que el cerebro tiene estos sitios receptores es la existencia de neurotransmisores endógenos (internos) que actúan en estos sitios receptores y producen respuestas en el cuerpo que son similares a las de los fármacos opiáceos.

Los opiáceos funcionan al unirse a receptores específicos en el cerebro , imitando así los efectos de los químicos para aliviar el dolor que se producen de forma natural. Estos medicamentos se unen a los receptores de opiáceos en el cerebro, la médula espinal y otras ubicaciones en el cuerpo. Al unirse a estos receptores, bloquean la percepción del dolor. Los opiáceos pueden bloquear el dolor y causar sensación de bienestar, pero también pueden causar efectos secundarios como náuseas, confusión y somnolencia.

 Los opiáceos pueden provocar sentimientos de euforia Los opiáceos pueden provocar sentimientos de euforia

Además de aliviar el dolor, los opiáceos pueden provocar sentimientos de euforia. Si bien a menudo son muy eficaces para tratar el dolor, las personas pueden desarrollar una tolerancia a estos medicamentos, por lo que requieren dosis más altas para lograr los mismos efectos anteriores.

A medida que los efectos de los medicamentos opiáceos se vuelven más tolerados, las personas pueden comenzar a tomar dosis cada vez más altas para experimentar los mismos efectos de alivio del dolor y para reducir los síntomas de abstinencia. Los síntomas de la abstinencia de opiáceos pueden incluir ansiedad, dolores musculares, irritabilidad, insomnio, secreción nasal, náuseas, vómitos y cólicos abdominales.

¿Qué hace que los opiáceos de prescripción sean tan peligrosos? 

Debido a que afectan el cerebro de la misma manera que la heroína y la morfina, presentan un riesgo de adicción, uso excesivo y sobredosis. Algunas personas incluso pueden volverse adictas cuando las toman exactamente como se las recetaron, pero los peligros pueden aumentar al no tomarlas según las indicaciones o al combinarlas con otras sustancias, como el alcohol y otras drogas.

Son millones de personas en todo el mundo las que sufren de algún tipo de dolor crónico. Los analgésicos opioides a menudo se recetan para tratar el dolor relacionado con lesiones, el dolor dental y el dolor de espalda. Cuando se toman según las indicaciones, no es probable que conduzcan al uso excesivo o la adicción. Las personas que usan opiáceos para controlar el dolor deben comunicarse con su profesional de la salud si creen que pueden estar desarrollando una tolerancia o adicción.

Artículos recomendados