Menú
Cómo reducir el exceso de grasa en caderas y muslos

PERDER GRASA

Cómo reducir el exceso de grasa en caderas y muslos

Descubre cómo reducir el exceso de grasa en tus caderas y en tus muslos, ¡puedes conseguirlo con estas pautas!

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Las personas quieren tener un buen cuerpo, sobre todo por salud y no solo por estética. Muchas se apuntan al gimnasio, otras van a correr por las tardes, otras hacen dieta y otras combinan dieta ejercicio. Aunque también hay personas que quieren conseguir buenos resultados sin esforzarse y buscan milagros el productos mágicos que no existen.

La realidad es que para reducir el exceso de grasa y caderas en los muslos es necesario que pongas de tu parte. Debes ser consciente que las cosas no se consiguen solas y que de esta manera, con tu fuerza de voluntad podrás conseguir mucho más que creyendo que un producto milagro hará que desaparezca o se reduzca el exceso de grasa en tus caderas o en tus muslos.

Perder grasa en la región de la caderaPerder grasa en la región de la cadera

El ejercicio debe ser tu estilo de vida

Perder grasa en la región de la cadera y el muslo puede ser particularmente difícil, especialmente para las mujeres. El ejercicio cardiovascular de rutina, el entrenamiento con pesas, las sentadillas, las estocadas y una dieta bien equilibrada son cruciales para reducir el exceso de grasa en las caderas y los muslos. Haz que el ejercicio sea parte de su estilo de vida diario para asegurarte de quemar grasa de manera sostenible.

Realiza al menos 30 minutos de ejercicio cardiovascular. El ejercicio cardiovascular eleva tu ritmo cardíaco a un nivel que soporta la quema máxima de calorías y grasas. Los ejercicios como correr, trotar, andar en bicicleta, saltar la cuerda y hacer kickboxing pueden ayudarte a quemar entre 500 y más de 1. 000 calorías por hora mientras ejercitas los músculos de las piernas, incluidas las pantorrillas, los cuádriceps y los isquiotibiales.

Realiza al menos cinco series de 20 o más repeticiones de sentadillas y estocadas. Las sentadillas y las estocadas apuntan a los músculos glúteos, cuádriceps, isquiotibiales y pantorrillas para ayudar a tensar y tonificar las piernas. Además, estos ejercicios fortalecen tus piernas para ayudarte a realizar ejercicios cardiovasculares de manera más efectiva.

El entrenamiento con pesas durante al menos 30 minutos cada día después del ejercicio cardiovascular es necesario también. Concéntrate en la parte inferior de tu cuerpo cada dos días para que tus músculos tengan tiempo de recuperarse. Usando máquinas como la prensa de piernas, el aductor de muslo y el abductor de muslo, realiza al menos 5 series de 12 o más repeticiones para ayudar a desarrollar músculo y quemar grasa en toda la región del muslo y la cadera.

No te olvides de la dieta

La dieta también es fundamental, porque si haces ejercicio pero comes mal o consumes más calorías de las que quemas en tus entrenamientos, al final seguirás teniendo el mismo problema porque se te acumulará la grasa de nuevo en los mismos lugares. Por este motivo, es fundamental que pienses en cómo quieres que sea tu alimentación a partir de ahora.

Si no sabes cómo deberías alimentarte, puedes acudir a tu médico, a un nutricionista o dietista calificado y explicarle cuáles son tus objetivos en cuanto a la pérdida de grasa tanto en tus muslos como en tus caderas.

Tanto en el ejercicio como en la dieta, es buena idea que mantengas un progreso diarioTanto en el ejercicio como en la dieta, es buena idea que mantengas un progreso diario

Apunta tus registros

Tanto en el ejercicio como en la dieta, es buena idea que mantengas un progreso diario. Apunta tus entrenamientos cada día para mantearse centrado y mantearte motivado. También puedes usar una cinta métrica para medir tus caderas y tus muslos y apuntarlo en una hoja cada semana. Así podrás ver los progresos que tienes y sentirte mucho más motivado a medida que te des cuenta, que con esfuerzo y persistencia podrás tener buenos resultados en tu cuerpo.

Además debes tener en cuenta que cuando hagas ejercicio siempre tendrás que calentar y estirar adecuadamente antes de realizar cualquier tipo de actividad física rigurosa para evitar el riesgo de lesiones.

Artículos recomendados