Menú
En qué consiste la sadorexia

TRASTORNOS ALIMENTICIOS

En qué consiste la sadorexia

La sadorexia es una variante de la anorexia que resulta aún más peligrosa... Descubre de qué trata y así podrás detectarla.

Sergio Gallego Uvero

La sadorexia es una variante de la anorexia nerviosa mucho más peligrosa que ésta. La persona con sadorexia además de presentar la misma sintomatología de la anorexia, va a autolesionarse con el fin de castigar posibles excesos a la hora de ingerir comida. La sadorexia la suelen sufrir sobre todo jóvenes y adolescentes aunque también se puede dar en hombres.

Qué síntomas tiene la sadorexia

Además de la autolesión, hay una serie de síntomas que pueden hacer indicar que la persona padece sadorexia:

  • Hay una pérdida de peso notable y preocupante en la persona.
  • Ello conlleva una serie de consecuencias tales como mareos, poca energía, cansancio o problemas en la piel.
  • Otros de los síntomas propios de la sadorexia es el estado depresivo de la persona unido a otros problemas de carácter emocional que afecta al día a día.
  • Una persona que sufre sadorexia suele ocultar su cuerpo para evitar que se puedan ver los resultados de sus autolesiones.

La sadorexia es una variante de la anorexia nerviosaLa sadorexia es una variante de la anorexia nerviosa

La autolesión como fin de la sadorexia

La sadorexia es mucho más peligrosa que la propia anorexia debido a que la persona va a realizar diversas conductas autolesivas como es el caso de golpes, cortes y quemaduras. En algunos casos más extremos la persona enferma puede llegar a automutilarse algunas de las partes del cuerpo. Con ello la persona busca el olvidarse de la sensación de hambre y no comer nada para evitar engordar.

Otras personas se autolesionan como castigo por haber ingerido más comida de la querida. Los problemas emocionales propios de dicho trastorno alimentario también suelen ser el causante de que la persona llegue a autolesionarse de manera habitual.

Causas de la sadorexia

La sadorexia es un trastorno reconocido hace poco tiempo por lo que a día de hoy todavía no se conoce a ciencia cierta sus posibles causas. Las personas que padecen tal problema en la alimentación suelen ser bastante inseguras y muy cambiantes desde el punto de vista emocional. La importancia por el físico y por lo que puedan pensar los demás es otra de las posibles causas que pueden llevar a una persona a autolesionarse. Una inseguridad preocupante suele ser otra de las causas de que una persona llegue a ser diagnosticada con sadorexia.

La sadorexia es un trastorno reconocido hace poco tiempoLa sadorexia es un trastorno reconocido hace poco tiempo

Cómo tratar la sadorexia

Una vez que la persona ha sido diagnosticada de sadoraxia es esencial el empezar cuanto antes un tratamiento que ayude a revertir tal situación. Lo primero que hay que hacer es intentar que recupere el peso perdido y normalizar los hábitos relativos a la comida.

En muchos casos es necesario el ingresar al paciente en el hospital para poder llevar un control tanto de su estado físico como mental. El tratamiento también debe incidir en el aspecto psicológico para evitar en todo momento que pueda volver a autolesionarse a causa del peso. La terapia es clave a la hora de que dicho paciente se dé cuenta de que tiene un problema y que hay que tratarlo lo más rápido posible para evitar futuros problemas. En este sentido es esencial el trabajar aspectos como la regulación de emociones y las habilidades sociales con el fin de cambiar la opinión que tiene el paciente sobre la imagen física y la alimentación.

Como has podido ver, la sadorexia es una variante de la anorexia nerviosa bastante grave y peligrosa debido a que la persona que la sufre se llega a autolesionar con el único objetivo de no engordar y de no comer. Si dicho trastorno no se trata a tiempo, el problema puede ir a peor ya que puede llegar a poner en peligro la vida de la persona que sufre tal trastorno alimenticio. Por desgracia cada vez son más las jóvenes las que padecen tal trastorno relativo al físico y a la comida.

Artículos recomendados