Menú
Cuáles son los diferentes tipos de tumores cerebrales

TUMORES

Cuáles son los diferentes tipos de tumores cerebrales

Para conocer mejor los tumores que se pueden desarrollar en el cerebro será necesario conocer los tipos que hay.

Andrea Fernández Rodríguez

Un tumor cerebral es todo aquel tejido extraño o crecimiento anormal de células en el cerebro que conforma una masa. Existen muchas categorías de tumores cerebrales siendo algunos de ellos cancerosos (malignos) y otros no cancerosos (benignos).

Los tumores cerebrales pueden aparecer en el cerebro mismo (tumores cerebrales primarios) o surgir en toras partes del cuerpo y llegar hasta el sistema nervioso central (SNC), los cuales constituyen los llamados tumores cerebrales secundarios o metastásicos.

Por su potencial gravedad constituyen un importante problema de salud y más si tenemos en cuenta su mayor recurrencia en etapas tempranas del desarrollo. Destaca en la infancia la presencia de meduloblastomas y, en etapas ya adultas, de meningiomas y Schannoma (cuyas características comentaremos más adelante).

La rapidez con la que se desarrolla un tumor cerebral es enormemente variable. Tanto el índice de crecimiento como la ubicación determinarán el daño de afectación del sistema nervioso (SN). Estas variables también son importantes a la hora de determinar el tratamiento adecuado.

Los tumores cerebrales pueden aparecer en el cerebro mismo Los tumores cerebrales pueden aparecer en el cerebro mismo

Clasificación

Hay diferentes formas de categorizar los diferentes tipos de tumores cerebrales en su globalidad. Las tres dicotomías que se utilizan son:

  1. Tumores primarios vs secundarios: como comentamos según el origen del tumor (en el SN o fuera de este) se dan un tipo de tumores.
  2. Benignos vs malignos: en medicina se utiliza una escala con diferentes grados de jerarquía que permiten determinar si son más o menos nocivos.

    Los de grado I son los menos nocivos. Aunque constituyen un riesgo, normalmente porque dañan por su tamaño a otros tejidos, el tratamiento suele ser breve y eficaz (normalmente extirpación).

    Los de grados IV constituyen el subgrupo de mayor riesgo y, por tanto, peor pronóstico.

    Las categorías I y II por lo general no generan metástasis y se sobrevive a ellos, al contrario de lo que puede ocurrir en los grados III y IV.

  3. Infiltrantes vs encapsulados: se dividen según la falta de existencia de un límite claro con respecto al tejido sano, y en los encapsulados que se puede establecer dónde empiezan y acaban. Por lo tanto, los primeros suelen ser más peligrosos ya que producen mayor deterioro de los tejidos.

Tipos

  • Gliomas: es un tipo de tumor que surge en el SNC (cerebro y médula espinal), constituyendo el tumor cerebral primario más frecuente, a partir de las células gliales (células de sostén viscosas) que dan soporte necesario para el buen funcionamiento neuronal. Dentro de este grupo hay diferentes tipos de tumor en función de la célula glial de la que surgen:

    - Astrocitomas (astrocitoma, astrocitoma anaplásico y glioblastoma).

    - Ependimomas (ependimoma anaplásico, ependimoma mixopapilar y subependimoma).

    - Oligodendrogiomas (oligodendroglioma, oligodendroglioma anaplásico y oligoastrocitoma anaplásico).

  • Meduloblastomas: se trata de un tumor que comienza en el cerebelo comprometiendo por tanto la coordinación muscular, el equilibrio y el movimiento. Es un tumor embrionario que está directamente influido por diferentes mutaciones genéticas. Se trata de la masa cancerosa más frecuente en los niños.
  • Meningiomas: tumor que surge en las meninges (tejidos protectores del SNC), lo que hace que técnicamente no constituya un tumor cerebral. Sin embargo, se le incluye en esta categoría porque comprime o presiona el cerebro, nervios o vasos adyacentes produciendo daño. Es el tipo más frecuente de tumor que se forma en la cabeza, en particular en las mujeres y en edades avanzadas.

    Se trata de tumores de crecimiento lento. Pueden pasar muchos años antes de que se hagan notar los primeros signos y/o síntomas. Esto hace que no necesiten siempre tratamiento.

  • Schawnnomas: son los tumores benignos que surgen a partir de las células de Schwann que recubren los axones neuronales de la médula espinal, conformando así la mielina del sistema nervioso periférico. Pueden aparecer tanto en nervios craneales como raquídeos.
  • Astrocitoma: Es un tipo de glioma, ya que se forma a partir de los atrocitos, que se pueden formar tanto en el cerebro como en la médula espinal. Sus síntomas y signos depende de la ubicación del tumor.

    Aquellos que surgen en el cerebro se caracterizan por provocar convulsiones, fuertes dolores y de cabeza y náuseas, mientras que los que se forman en la médula espinal pueden provocar debilidad general.

    Su velocidad de crecimiento también es variable, pudiendo ser desde muy lentos a muy agresivos por su velocidad. La agresividad o grado de este tipo de tumor determina su pronóstico y las opciones de ser tratado.

  • Carcinoma de plexo coroideo: Se trata de un tipo de tumor maligno muy poco frecuente más común en la infancia. Tiene su origen en el tejido circundante a la zona del cerebro donde se secreta el líquido cefalorraquídeo. Según aumenta en tamaño puede ir afectando a las estructuras y provocar un exceso de líquido en el cerebro (hidrocefalia), irritabilidad, náuseas o vómitos y dolores de cabeza.

    Cuando no se trata de células malignas se denomina papilomas de plexo coroideo.

  • Craneofaringioma :En este caso es un tipo de tumor cerebral no canceroso o benigno de baja prevalencia. Comienza cerca de la hipófisis (glándula que controla diferentes funciones hormonales). Se trata de un cáncer de crecimiento lento que afecta poco a poco a la función de esta estructura.

    Es más frecuente su aparición en niños y adultos mayores. Los síntomas suelen afectar a la visión, provocan fatiga, poliurina (o exceso de orina) y dolores de cabeza. También puede enlentecer el crecimiento de los niños.

  • Ependimoma: Se trata de un tipo de tumor que se puede formar tanto en el cerebro como en la médula espinal a partir de las células epedimarias del SNC. Estas células recubren las paredes de los conductos donde fluye el líquido cefalorraquídeo que nutre al sistema.

    Es más común su aparición en niños que pueden padecer convulsiones o cefaleas secundarias. En adultos es más probable que se forma en la médula espinal y provocar debilidad.

    El tratamiento principal es la cirugía, pasando a aplicar otros tratamientos de no poder completar la extirpación.

  • Gliobastoma: El gliobastoma o gliobastoma multiforme es un tipo de tumor cerebral muy agresivo que aparece en el SNC (cerebro y médula espinal). Se forman a partir de un tipo de células gliales: los astrocitos.

    Es más frecuente en adultos mayores, provocando comúnmente dolores de cabeza y náuseas vómitos o convulsiones a medida que empeora.

    El tratamiento es muy difícil y muchas veces no posible. El objetivo de la intervención podría pasar a ser el enlentecimiento de la evolución y reducir los signos de enfermedad.

  • Metástasis cerebral: Se produce cuando las células cancerosas se dispersan desde su lugar de origen en el cuerpo y llegan al cerebro u otra parte del sistema nervioso. Los tipos con mayor probabilidad de metástasis al cerebro son los de pulmón, mama, colon y riñón y el melanoma.

    La metástasis cerebral se da entre el 10-30% del total de los cánceres en población adulta. El tratamiento en estos casos suelen ser la cirugía, la radioterapia o ambas según las características de cada caso. Puede que la quimioterapia o inmunoterapia también resulten útiles.

    Lo más frecuente es que el tratamiento se centre en paliar el dolor y reducir los síntomas relacionados.

  • Neurinoma del acústico: Este tipo de cáncer cerebral también denominado Schwannoma vestibular. Es un tipo poco frecuente de tumor cerebral benigno de evolución lenta (o incluso pueden no crecer) que se forma en el nervio vestibular en el oído interno.

    Su ubicación provoca la manifestación de anormalidades en el equilibrio y la audición (déficit, zumbido o inestabilidad).

  • Oligodendrogioma:También se trata de un tumor cerebral que se puede dar en el cerebro o la médula al formarse a partir de los oligodendrocitos (también células gliales). Afecta con más frecuencia a los adultos. Las convulsiones y los dolores de cabeza son signos comunes, también la debilidad o discapacidad.

    La metástasis cerebral se da entre el 10-30% del total de los cánceres en población adultaLa metástasis cerebral se da entre el 10-30% del total de los cánceres en población adulta

    El tratamiento más común es la cirugía y tratamiento adicionales cuando se trata de una variante más agresiva.

  • Pineoblastoma: Es un cáncer agresivo de baja frecuencia que se inicia en la glándula pineal que produce melatonina (hormona que interviene en el ciclo natural del sueño).

    Es más prevalente en niños pequeños y causa dolores de cabeza, somnolencia y cambios sutiles de los movimientos de los ojos.

    Por su agresividad el tratamiento es complejo al diseminarse frecuentemente a través del líquido cefalorraquídeo, llegando incluso a otras zonas fuera del SNC. La cirugía intenta eliminar la mayor parte de tumor posible pero siempre se complementa con intervenciones adicionales.

  • Tumores pituitarios: Se trata de crecimientos anormales en la glándula pituitaria la cual se encarga de la regulación de diferentes tipos de hormonas. El tumor altera la función de la glándula disminuyendo la concentración hormonal.

    La mayoría de este tipo de tumores son benignos o no cancerosos que también se denominan adenomas. Permanecen en la glándula de origen o tejidos cercanos y no se dispersan a otras partes del cuerpo.

    Las opciones de tratamiento, como ocurre en la mayoría de los subtipos, son variadas Desde la cirugía (extirpación del tumor), control del crecimiento y el tratamiento farmacológico directo de los niveles hormonales. Es común que en fases iniciales se recomiende la observación porque el tratamiento podría traer más efectos adversos de los que tendría de por sí la patología.

  • Tumores cerebrales pediátricos: Los tipos de tumores más frecuentes en la niñez son el carcinoma de plexo coroideo, caneofaringioma, ependimoma, glioma, meduloblastoma, pineoblastoma o tumores embrionarios.

    Dentro de estos últimos tenemos los meduloblastomas, los tumores embrionarios con rosetas de capas múltiples, los meduloepiteliomas y los tumores teratoideos o rabdoides atípico.

Artículos recomendados