Menú
Vejiga hiperactiva en adolescentes

ORINAR

Vejiga hiperactiva en adolescentes

Si tu hijo adolescente tiene la vejiga hiperactiva y orina mucho, ¿cuáles pueden ser las causas que lo provoca?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

La vejiga hiperactiva, o la necesidad de orinar con más frecuencia de lo habitual, puede resultar en problemas de autoestima y ansiedad en los adolescentes. Los adolescentes afectados por esta condición pueden pasar mucho tiempo del día buscando un lugar en la escuela o en cualquier otro lugar para poder orinar.

Además de ser un inconveniente, la vejiga hiperactiva en adolescentes también puede indicar ciertas afecciones médicas. Cuando la vejiga hiperactiva persiste, se recomienda la intervención médica para determinar la causa. Si notas que tu hijo/a adolescente tiene que orinar demasiadas veces al día, acude a tu médico para saber la causa subyacente por la que le está ocurriendo esto y así encontrar la solución y/o el tratamiento lo antes posible.

A continuación vamos a hablar sobre algunas de las causas que puede ocasionar que tu hijo/a adolescente pueda tener este problema a la hora de orinar.

La ingesta de cafeína puede causar vejiga hiperactiva en adolescentesLa ingesta de cafeína puede causar vejiga hiperactiva en adolescentes

Cafeína

La ingesta de cafeína puede causar vejiga hiperactiva en adolescentes. La cafeína estimula la función de la vejiga porque es un diurético, lo que significa que aumenta la necesidad de orinar con más frecuencia. 

También se sabe la cafeína causa nerviosismo en los adolescentes, lo que también puede promover la necesidad de orinar con más frecuencia. La cafeína se encuentra comúnmente en el café, el té, las bebidas energéticas y las bebidas cola, y sus efectos pueden verse horas después de la ingestión. Reducir el consumo de cafeína puede ayudar a mitigar los síntomas de la vejiga hiperactiva. Además, los adolescentes es mejor que no consuman mucha cafeína porque les estimula demasiado.

Infecciones del tracto urinario

Además del dolor y la presión abdominales, la micción dolorosa, la fiebre, los escalofríos y las náuseas, las infecciones del tracto urinario pueden causar síntomas de vejiga hiperactiva, produciendo pocas cantidades de orina. Generalmente se recomienda un curso de tres días de antibióticos para controlar las infecciones del tracto urinario. Sin embargo, otras medidas como beber mucha agua también pueden ayudar en caso de que la infección sea leve.

Habitualmente la ingesta de suficiente agua es necesaria, por lo que es importante que te asegures de que tus hijos están bien hidratados todo el tiempo. Acostúmbrales a que beban agua aunque no tengan sed.

Existe una fuerte relación entre la vejiga hiperactiva en adolescentes y el estreñimientoExiste una fuerte relación entre la vejiga hiperactiva en adolescentes y el estreñimiento

Diabetes

Además del aumento de la sed y el hambre, la diabetes tipo 1 o la diabetes juvenil pueden causar vejiga hiperactiva en los adolescentes. Los síntomas de la diabetes juvenil a menudo aparecen de repente. 

La vejiga hiperactiva relacionada con la diabetes suele ir acompañada de otros síntomas como fatiga, deficiencias visuales, pérdida de peso e infecciones por hongos. El tratamiento para la diabetes tipo 1 incluye un control estricto de los niveles de glucosa en la sangre, la administración de insulina, hacer ejercicio moderado y realizar modificaciones en la dieta.

Estreñimiento

Existe una fuerte relación entre la vejiga hiperactiva en adolescentes y el estreñimiento. El tratamiento de la vejiga hiperactiva, en este caso, es para tratar el estreñimiento. Los métodos para aliviar los problemas de vejiga relacionados con el estreñimiento incluyen beber ocho vasos de agua al día, comer una dieta rica en frutas, verduras, proteínas magras y fibra, y hacer ejercicio diario moderado.

Si crees que la causa de la vejiga hiperactiva de tu hijo/a adolescente nada tiene que ver con lo citado anteriormente, entonces será necesario que acudas al médico para que le hagan una evaluación y encuentren la causa subyacente que está provocando que tenga tantas ganas de miccionar todo el tiempo.

En ocasiones, los adolescentes no informan a sus padres de sus posibles problemas médicos, ya sea por vergüenza o porque no saben que lo que les está ocurriendo no es normal. En este sentido, tendrás que preguntarle directamente cuántas veces micciona al día para hacerte una idea de cómo puede estar su salud.

Artículos recomendados