Menú
Qué es un venograma

CIRCULACIÓN

Qué es un venograma

El venograma sirve para ver cómo circula la sangre dentro de las venas, pero, ¿cómo se realiza esta prueba?

Sergio Gallego Uvero

Un venograma o venografía consiste en una radiografía que usa una inyección de material de contraste para observar como circula la sangre a través de las venas. Dicho método o procedimiento se usa con el fin de que el médico pueda buscar coágulos de sangre, una determinada vena o evaluar las varices antes de una cirugía. Antes de someterse a dicho venograma, el paciente no podrá beber ni comer nada además de evitar tener nada en su cuerpo como joyas o relojes.

Cómo prepararse antes de someterse a un venograma

Antes de someterse a dicha prueba de rayos X, el paciente deberá comentar al especialista si está tomando algún que otro medicamento además de ir en ayunas. También es importante informar al médico de alguna enfermedad reciente que la persona haya podido tener. El estar embarazada puede suponer algún que otro problema ya que la radiación no es aconsejable para una buena salud del feto. La persona que vaya someterse a la prueba del venograma debe ir con ropa holgada para facilitar todo el procedimiento de los rayos X.

La venograma suele durar entre 30 y 60 minutosLa venograma suele durar entre 30 y 60 minutos

Cómo se lleva a cabo la venograma

Como ya te he comentado más arriba, la venograma no es más que una prueba de rayos X por la que a través de un material de contraste el médico es capaz de ver claramente unas determinadas venas. Dichas venas no son visibles en una radiografía, sin embargo gracias a una inyección de contraste es posible hacerlas totalmente visibles.

La venograma es un procedimiento ambulatorio que se lleva a cabo en la zona de radiografías del hospital. La persona se tumba en la meda de los rayos X y el médico le inyecta el agente de contraste. Acto seguido el especialista toma los rayos X en la zona del cuerpo que necesite. Gracias a dicho venograma o venografía el médico es capaz de identificar una determinada vena del cuerpo del paciente.

La venograma suele durar entre 30 y 60 minutos y una vez termine tal prueba el paciente puede irse a su casa sin problema alguno. Es importante que la persona beba bastante líquido después de terminar dicha prueba con el fin de que eliminar todo el contraste de sus venas.

Someterse a una venograma puede suponer algún que otro riesgo para el pacienteSometerse a una venograma puede suponer algún que otro riesgo para el paciente

En algunos casos es necesario el volver a realizar dicha prueba debido a que el paciente se ha movido más de la cuenta durante dicha radiografía. En otras ocasiones el contraste inyectado no es suficiente para observar claramente las venas y el paciente debe someterse de nuevo a otra venograma.

El radiólogo es el encargado de tomar las imágenes necesarias y estudiarlas. A partir de ello debe mandar un informe de dicha venografía al médico, que será el encargado de comunicar el resultado de dicha venograma al paciente.

Posibles riesgos del venograma

Someterse a una venograma puede suponer algún que otro riesgo para el paciente:

  • En algunos casos puede haber una reacción alérgica a causa del material de contraste.
  • La inyección del contraste puede provocar alguna que otra lesión en los riñones. Es por ello que no se aconseja dicha prueba a personas que sufren alguna enfermedad renal.
  • La radiación no es aconsejable para mujeres que se encuentran embarazadas y para niños de corta edad.
  • Existe un pequeño riesgo de padecer cáncer a causa de la radiación propia de la venografía. Sin embargo las posibilidades de ello son mínimas.

Como has podido ver, la venograma es un prueba que apenas provoca dolor en el paciente y por la que a través de los rayos X el especialista es capaz de observar determinadas venas ya sea para tratar problemas de varices o para realizar algún que otra actividad como es el caso de la diálisis.

Artículos recomendados