Menú
El vínculo entre el estrés y las deficiencias nutricionales

NUTRICIÓN

El vínculo entre el estrés y las deficiencias nutricionales

¿Es cierto que existe un vínculo entre el estrés y las deficiencias nutricionales de las personas? ¿Por qué?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Entre el trabajo, la familia y otras obligaciones, el estrés es una parte común de la vida de cualquier persona. Pero si bien es algo con lo que todos lidiamos de vez en cuando, el estrés puede tener un impacto negativo en tu salud. La preocupación y el exceso de trabajo pueden llevar a hábitos de vida poco saludables, que causan más estrés y conducen a un ciclo muy perjudicial. 

Por ejemplo si tienes una fecha límite para entregar un proyecto en tu trabajo, puedes tomar malas decisiones en cuanto a tu alimentación, siendo la comida rápida o el azúcar las opciones más viables en momentos de estrés... Pero en realidad no deberían ser viables porque no son nada saludables. Desafortunadamente, estas opciones de alimentos pueden crear más estrés a largo plazo, así como otros problemas de salud añadidos.

A continuación vas a descubrir una lista de malos hábitos que son bastante comunes en las personas que viven con demasiado estrés en sus vidas. Es necesario que tomes conciencia para evitar que esto, te ocurra a ti también.

Entre el trabajo, la familia y otras obligaciones, el estrés es una parte común de la vida de cualquier personaEntre el trabajo, la familia y otras obligaciones, el estrés es una parte común de la vida de cualquier persona

Malos hábitos inducidos por el estrés

  • Beber demasiado café. Quizá necesites tomar varias tazas de café al día para sentir que estás realmente activo.
  • Comer los alimentos equivocados. Si tienes los niveles de cortisol demasiado elevados (la hormona del estrés), querrás comer más alimentos ricos en grasas, azúcar y sal. Por eso es posible que en tu despensa hayan demasiadas papas fritas, dulces y en tu congelador helados.

  • Saltar las comidas. Cuando no tienes tiempo por tantas cosas que tienes que hacer al día, quizá comer bien no sea una de tus prioridades. Es posible que te saltes el desayuno porque estás llegando tarde o no comas porque hay demasiado en tu lista de tareas pendientes.  

  • Comer demasiado. En la otra parte, el estrés también puede hacer que comas emocionalmente, donde puedes comer a pesar de no tener hambre, porque hacerlo te hace sentir mejor en medio de tu vida tan estresada.

  • No beber suficiente agua. Las vidas ocupadas hacen que las personas olviden la importancia de beber agua. Son demasiadas las personas que no beben el agua que deberían durante el día, ¡no seas una de ellas!

  • Comida rápida. Muchas personas comen fuera de sus hogares por los horarios apretados. Es más fácil comer en un lugar de comida rápida o ir a un restaurante a comer antes de ir a casa. Desafortunadamente, esto se vuelve caro y con frecuencia no es saludable.

  • Las vidas ocupadas hacen que las personas olviden la importancia de beber aguaLas vidas ocupadas hacen que las personas olviden la importancia de beber agua

  • Dietas demasiado estrictas. Debido al aumento de peso provocado por el estrés, algunas personas comen intencionalmente menos alimentos de los que necesitan o prueban dietas peligrosas para perder el exceso de peso (provocado por el mismo estrés). Las dietas que no están equilibradas con frutas y verduras, proteínas y carbohidratos saludables a menudo pueden ser perjudiciales para la salud a largo plazo, incluso si parecen atractivos a corto plazo.

  • Impacto en tu salud de los malos hábitos

  • Desequilibrios de azúcar en la sangre: cuando no comes lo suficiente o no comes alimentos con los nutrientes necesarios, puede experimentar fluctuaciones en el azúcar en la sangre. Estas fluctuaciones pueden provocar cambios de humor, fatiga, poca concentración y otras consecuencias negativas a corto plazo, y mayores problemas de salud como la hiperglucemia a largo plazo.

  • Efectos secundarios de la cafeína: demasiada cafeína puede hacer que tengas una concentración deficiente, niveles más bajos de productividad, trastornos del sueño y niveles más altos de cortisol en la sangre, así como a otros efectos negativos.

  • Resultados deficientes para la salud: la mala nutrición también puede provocar una disminución de la inmunidad, por lo que serás más susceptible a las enfermedades, tanto menores como mayores. Como puedes imaginar, esto puede llevar a otros problemas, incluido el aumento de los niveles de estrés porque puedes ponerte enfermo cuando se avecina un proyecto importante en tu trabajo.
  • Artículos recomendados