Menú
El estrés afecta a tu nutrición

ALIMENTACIÓN

El estrés afecta a tu nutrición

Si sueles estar estresado todo el tiempo es más que probable que optes por malas decisiones alimenticias...

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Son muchas las responsabilidades a las que debes hacer frente cada día: el trabajo, la familia, tus obligaciones diarias... todo esto puede hacer que sientas estrés. Aunque es bueno enfrentarse al estrés de vez en cuando, en realidad, cuando se convierte en algo crónico o que no desparece de tu estado físico o mental, puede tener un impacto negativo en la salud.

La preocupación y el exceso de trabajo pueden llevar a hábitos de vida poco saludables, lo que causa más estrés y conduce a un ciclo muy dañino. Por ejemplo, si tienes una fecha límite para preparar un informe en tu trabajo es probable que tengas malas decisiones a la hora de comer, que dependas más del azúcar y de la cafeína para pasar 'mejor' el día. Desafortunadamente, estas elecciones de alimentos pueden crear más estrés a largo plazo, así como otros problemas de salud asociados. A continuación hay una lista de los malos hábitos comunes que las personas a veces se permiten cuando tienen estrés

Malos hábitos causados por el estrés

-Beber demasiado café. Si estás estresado te sentirás cansado por lo que es posible que bebas varias tazas de café durante el día para sentirte más despierto y con más energía.

El estrés también puede hacer que las personas coman más de la cuenta El estrés también puede hacer que las personas coman más de la cuenta

-Comer alimentos incorrectos. Debido en parte a los niveles elevados de cortisol, la hormona del estrés, las personas estresadas tienden a desear alimentos con alto contenido de grasas, azúcar y sal. Muchos recurrirán a papas fritas, helados u otra comida basura después de un día difícil. 

-Saltarse las comidas. Cuando apenas tienes tiempo de nada, comer bien o incluso comer puede que no sea una prioridad para ti. Quizá te saltes el desayuno o la hora de comida para poder adelantar algo de tu gran lista de cosas por hacer.

-Comer demasiado. El estrés también puede hacer que las personas coman más de la cuenta o que incluso que coman de forma emocional. Pueden comer sin tener hambre pero el hacer puede hacer que se sientan reconfortados de alguna manera.

-No beber agua. Con la vida tan ocupada es fácil olvidarse de beber agua y solo hacerlo cuando realmente haya una deshidratación extrema en el organismo. Son demasiadas personas que apenas beben agua y obtienen el líquido del café o los refrescos. ¡Esto es muy perjudicial para la salud de cualquier persona!

-Comida basura. Hoy en día las personas comen menos en casa que en generaciones pasadas y es más fácil ir a un sitio de comida rápida o comida basura, también puede que vayas a un restaurante para evitar ir a casa a cocinar algo. Esto además de ser algo caro que a final de mes notarás en tu bolsillo, a menudo no es saludable... aunque te intenten vender que sí lo es.

-Dietas complicadas. Si has aumentado de peso debido al estrés, puede que consumas menos alimentos de los que necesitas intencionalmente o pruebes las dietas peligrosas para perder el exceso de peso. Las dietas que no están equilibradas con frutas y verduras, proteínas y carbohidratos saludables a menudo pueden ser perjudiciales para la salud a largo plazo, incluso si se ven atractivas a corto plazo.

Con la vida tan ocupada es fácil olvidarse de beber aguaCon la vida tan ocupada es fácil olvidarse de beber agua

Consecuencias de estos malos hábitos en la salud

-Desequilibrios de azúcar en la sangre. Cuando no se come suficientes alimentos que te aporten nutrientes es posible que experimentes fluctuaciones de azúcar en la sangre. Estas fluctuaciones pueden provocar cambios de humor, fatiga, falta de concentración y otras consecuencias negativas a corto plazo, y mayores problemas de salud como la hiperglucemia a largo plazo.

-Efectos secundarios de la cafeína. Tomar demasiada cafeína puede conducir a una concentración deficiente, menores niveles de productividad, trastornos del sueño y niveles elevados de cortisol en la sangre, así como otros efectos negativos.

-Una mala nutrición. La mala nutrición también puede reducir la inmunidad, por lo que puedes enfermar más rápidamente, sin importar la edad que tengas. Como te puedes imaginar, esto puede conducir a otros problemas, incluido el aumento de los niveles de estrés porque estás enfermo cuando se acerca un gran proyecto.

Artículos recomendados