Menú
Densitometría ósea
HUESOS

Densitometría ósea

La densitometría ósea es una prueba médica con la que el médico examina el estado de nuestros huesos, te contamos en qué consiste.

Mercedes Benito Alfonso

La densitometría ósea es un procedimiento fácil, efectivo, indoloro, seguro y no agresivo, de obtener información importante sobre el estado de nuestros huesos. Es una de las pruebas médicas de elección para el diagnóstico de la osteoporosis. El aparato utilizado para la desintometría ósea precisa de radiación ionizante, pero la exposición radiológica que supone para la persona es muy baja, menos de la décima parte de la que tendría si se somete a una radiografía de tórax. Requiere de poco o nada de preparación específica previa. Y su principal función es obtener imágenes del interior del cuerpo que nos permitan determinar la densidad de los huesos y medir la pérdida ósea producida como consecuencia del envejecimiento natural de los huesos. Te contamos más de una de las pruebas médicas más comunes para el determinar el paso de los años en nuestra estructura ósea.

La denstiometría ósea, método de diagnóstico del estado de nuestros huesos

Se trata de una de las pruebas médicas más utilizadas para diagnosticar la osteoporosis, utilizada también para el seguimiento de los efectos del tratamiento de la osteoporosis. También aporta información sobre enfermedades que generan pérdida de hueso y para evaluar el riesgo de desarrollar fracturas.

A pesar de toda la información que aporta, la densitometría ósea también tiene limitaciones. Algunas de ellas se deben a una mala posición del paciente durante la prueba o que no predice que personas tienes más posibilidades de sufrir fracturas y cuál es no.

La densitometría ósea es una de las pruebas médicas más utilizadas para cuantificar la densidad de los huesos. Su popularidad se debe principalmente a los grandes beneficios que aporta para el diagnóstico del estado de los huesos, así como la amplia disponibilidad de aparatos en la actualidad, además la radiación a la que se somete el paciente es muy pequeña y se trata de una técnica fácil de realizar, indolora y nada agresiva.

La densitometría ósea sirve para medir la densidad de los huesosLa densitometría ósea sirve para medir la densidad de los huesos

Obviamente como en todas las pruebas médicas también tiene riesgos, aunque estos son casi mínimos, la radiación es la principal.

¿Quién debe someterse a una densitometría ósea?

- Personas con antecedentes de fractura por fragilidad de huesos mayores de 45 años. Mujeres menopáusicas que tengan además antecedentes familiares de osteoporosis o de menopausia precoz (menopausia antes de los 45 años) o fumadoras.

- Personas con enfermedades que afecten al metabolismo de los huesos como pueden ser la anorexia nerviosa, malabsorción intestinal, hipertiroidismo, síndrome de Cushing, inmovilización prolongada, o insuficiencia renal crónica.

- Personas que durante un tiempo prolongado hayan tenido tratamiento con corticoides, antiepilépticos, fármacos para el tratamiento del dolor neuorpatico o litio. Todas estas sustancias provocan pérdida de calcio del hueso.

- También deben someterse a una desintometría ósea aquellas personas con sospecha de deformidad vertebral y personas en tratamiento farmacológico para la osteoporosis, de modo que se pueda evaluar los efectos del mismo.

- Cualquier persona sobre la que exista sospecha de tener huesos demasiado frágiles. Es decir, que haya tenido una fractura después de un golpe no muy fuerte o sin caída previa.

- Personas que padezcan enfermedades en las que las cifras de la hormona paratiroidea en sangre está elevada, como es el caso del hiperparatiroidismo. Esta hormona hace que los huesos liberen calcio hacia la sangre.

También existen personas que no deberían realizarse una densitometría ósea. Destacan personas con osteopenia radiológica y fractura atribuible a osteoporosis. Pacientes con deterioro físico o psíquico importante. Y aquellas contraindicaciones propias de los aparatos radioactivos, por ejemplo, mujeres embarazadas o en edad fértil.

Consideraciones antes de la prueba

La densitometría ósea no precisa de ninguna preparación especial antes de la prueba. Es recomendable tan solo no ingerir suplementos del calcio durante al menos 24 horas antes del examen.

Antes de la prueba deberá retirarse todos los objetos metálicos que se porten, así como informar si se ha tenido un examen con bario (sustancia que debe ingerirse para permitir ver las imágenes de esófago, estómago u otras cavidades del cuerpo a través de rayosX) o le han inyectado algún medio de contraste en otra prueba. Muy importante avisar si existe posibilidad de embarazo, como ya hemos señalado durante la prueba se usa radiación que puede dañar al desarrollo del feto.

La prueba se realiza de manera ambulatoria, esto significa que no necesita de ingreso en el hospital. El tiempo de realización de la prueba apenas ocupa entre unos 15 o 20 minutos como mucho. No es necesario ir acompañado, ni las ayunas.

No tardaremos más de 15 ó 20 minutos en hacer una densitometría óseaNo tardaremos más de 15 ó 20 minutos en hacer una densitometría ósea

¿Cómo se realiza la densitometría ósea?

Deberá recostarse en una mesa acolchada como le indique el personal sanitario. El generador de rayos X se encontrará debajo y un dispositivo de imágenes en en la parte superior. Deberá permanecer inmóvil y contener la respiración durante unos segundos. Esto se lo indicarán los profesionales durante el procedimiento. En el caso de exámenes periféricos la técnica es aún más sencilla.

Existen dos tipos de equipos para realizar la densitometría ósea. Los más especializados son los dispositivos centrales. Miden la densidad ósea de la cadera y la columna. Constan de una mesa o camilla y una especie de brazo suspendido sobre la cabeza que va a ir deslizándose por el cuerpo para tomar las medidas. Por otro lado, encontramos los dispositivos periféricos. Mide la densidad ósea en la muñeca, el talón o el dedo. Estos son más comunes en farmacias, aunque también en hospitales. Este dispositivo es más pequeño que el central y tiene una estructura portátil.

En el caso de los dispositivos centrales, el paciente se recostará sobre la camilla de forma diferente según la zona que se quiera medir. Una vez que el sanitario le coloque correctamente no deberá realizar ningún movimiento, tan solo quedarse quieto pues el técnico será el encargado de mover el aparato. Los resultados pueden obtenerse al finalizar la prueba o tardar unos días; todo depende del lugar donde se realice y del protocolo habitual.

¿Y ahora qué?, interpretación de los resultados

Los resultados por sí solos carecen de valor, necesitan ser interpretados por un médico especializado que redactará un informe. Se pueden destacar dos datos. Por un lado, el T-score, que nos indica la densidad de calcio que tiene el hueso comparado con la cantidad máxima que debería tener ese mismo hueso según la edad del paciente. Si el valor es mayor de -1 se considera normal. Si se encuentra por debajo de -2,5 consideramos que la persona padece osteoporosis. Si los valores se encuentran entre estas dos cifras, decimos que la persona presenta osteopenia, o lo que es lo mismo, una densidad ósea por debajo de lo considerado normal para su edad.

Otro dato importante en la densitometría ósea es el Z-score. Este número indica la densidad de calcio que tiene el hueso en relación con lo que se consideraría la media de la población según edad, sexo, peso y talla. Aunque no es un dato relevante para diagnosticar la osteoporosis, si el resultado es anormal sirve para alertarnos y permite al médico una base para pedir otras pruebas más específicas.

Artículos recomendados

Comentarios