Menú
15 estrategias para mejorar la memoria
MENTE

15 estrategias para mejorar la memoria

Si crees que tienes problemas de memoria, no te pierdas estas 15 estrategias para mejorarla cada día.

Mercedes Benito Alfonso

15 estrategias para mejorar la memoria

¿Desearías tener mejor memoria? Te contamos cómo puedes hacerlo

La memoria es una función cognitiva del cerebro a la que se le da mucha importancia. Cuando hablamos de potenciar nuestra mente nos solemos referir a la inteligencia y la memoria. Hay personas que son más desmemoriadas y otras que recuerdan todo hasta le mínimo detalle. Pues bien, es cierto que existen personas con una gran facilidad para memorizar, lo cual es estupendo sobre todo en edades escolares, en ellos la memoria es una habilidad innata, sin embargo, no hay que preocuparse, la memoria puede mejorarse y potenciarse. Ejercitar la memoria es bueno a cualquier edad, ayuda a combatir el proceso de envejecimiento de nuestro cerebro y a luchar contra la demencia senil o la enfermedad de Alzheimer. Para tener una buena memoria hay que cuidarse física y mentalmente. Te contamos algunas estrategias que te ayudarán a mejorar tu memoria.

Ejercitar la memoria es bueno a cualquier edadEjercitar la memoria es bueno a cualquier edad

¿Cómo funciona nuestra memoria?

La memoria lleva a cabo tres fases. En la primera fase llamada de registro, cuando recibo la información, ya sea una lección de historia, una noticia, o lo que me cuenta un amigo..., en este momento mi mente registra los datos que extraigo de una conversación, algo que leo, de un vídeo.... Posteriormente, pasamos a la fase de retención. Aquí mi cerebro almacena esos datos que he registrado en la fase anterior. Y por último, encontramos la fase de recuperación. Cuando llega el examen y debo recuperar los datos que me estudié para responder a las preguntas.

Esto sería en líneas generales el método que usa nuestro cerebro para memorizar, pero el éxito de estas fases viene determinado por distintos procesos más o menos conscientes que nuestra mente lleva a cabo en cada una de ellas. En la fase de registro, lo más esencial es la atención. Cuando pasamos a la fase de almacenamiento, será muy importante la asociación, a qué asociamos ese dato para que después sea más fácil recordarlo. Todos tenemos canciones u olores que asociamos a recuerdos, pues esto mismo funciona para el estudio.

La repetición como método para memorizar la encontramos en esta fase también. Cuantas más veces repitamos algo, es más fácil que lo recordemos más tarde, incluso que seamos capaces de hacerlo de manera mecánica, como conducir. Por último en la fase de recuperación es fácil de reconocer la sensación de quedarte en blanco en un examen, sabes la lección pero algo en tu mente bloquea el acceso a la parte de tu cerebro donde esa información está almacenada. Para luchar contra ello son fundamentales las referencias que te permitan abrirte paso para llegar a esa información de tu cerebro.

Maneras de ejercitar y potenciar tu memoria

1. Descansar adecuadamente. Dormir es una de las cosas más importantes, los últimos estudios certifican que para tener un descanso adecuado y reparador se debe dormir por término medio ocho horas seguidas. Dormir no sólo ayuda a tu cuerpo a descansar, a través del sueño nuestro cerebro comienza a asentar la información recibida durante el día.

2. Realizar ejercicio físico aeróbico moderado y de manera regular. Este tipo de ejercicio, que no tiene porqué ser de una gran carga física, caminar, la natación, correr... favorece la oxigenación del cerebro, elemento esencial para el buen funcionamiento de nuestro cerebro.

3. La alimentación puede ayudarnos a mejorar nuestra memoria. Una dieta rica en alimentos con alto contenido en omega 3 es esencial, salmón, sardinas, atún, frutos secos, especialmente las nueces, aguacate, soja, espinacas...

4. Recudir el consumo de alcohol. El alcohol en grandes cantidades destruye o daña las neuronas de nuestro cerebro. Al igual que el tabaco.

5. Evitar el consumo de bebidas excitantes como el café o refrescos con alto contenido en sustancias estimulantes. Es frecuente que cuando tenemos que pasar la noche estudiando y no queremos que el sueño nos venza, recuramos a estas bebidas. Sin embargo, a pesar de que en un principio estas bebidas mantienen nuestra mente alerta y despierta, posteriormente es más difícil acceder a eso que hemos memorizado, fase de recuperación de la memoria. Por ello, al día siguiente durante el examen podemos sufrir bloqueos de memoria.

6. El sentido del humor, aunque parezca "divertido", está demostrado que aquello que aprendemos de manera distendida o divertida se fija en el cerebro un 25% mejor. ¿A qué los datos divertidos que te daba el profesor siempre se recuerdan?

7. La relajación reduce la ansiedad y facilita la memorización. Si tienes algo que estudiar o memorizar busca un lugar tranquilo, puedes incluso usar música relajante de fondo. Igualmente los ejercicios de relajación, de respiración, o actividades como el yoga y el tai chi, ayudan a nuestra mente a trabajar mejor.

8. Una de las mejores técnicas de estudio son los esquemas y los mapas conceptuales. Escribir aquello que queremos memorizar ayuda a nuestra mente a fijarlo y que posteriormente sea más fácil recuperar aquello que hemos memorizado.

9. Repetir lo que queremos memorizar en voz alta. Hablar en voz alta o verbalizarlo cuando estés memorizando algo, va a ayudar a nuestra memoria a retenerlo. Eso sí no sirve con repetirlo, tienes que hacerlo de manera consciente y si se trata de un texto intenta que sea con tus propias palabras, repetir como un papagayo no es tan efectivo. La clave no está en repetirlo muchas veces, sino en hacerlo con atención.

10. Mejor comprender que memorizar. Unido a lo anterior, cuando estás estudiando algo si lo comprendes, te será más fácil recuperar luego esa información.

11. Una buena manera de recordar algo que solemos olvidar, es repetirlo los pasos que tenemos que hacer en voz alta. Por ejemplo, según cocinamos repetir en voz alta los pasos de la receta. Darse instrucciones ayuda al cerebro a recordar, especialmente si somos olvidadizos; por ejemplo: "Antes de salir de casa, cojo las llaves del coche que están en el cenicero, recojo el paquete de la cocina y apago el gas."

12. Cuando tenemos algo en la punta de la lengua pero no nos acordamos. Es una sensación común, pero cuanto más nervioso te pones más te bloqueas. Una buena estrategia en estos casos en comenzar a decir palabras por la primera palabra del abecedario, y así sucesivamente... de tal manera que cuando llegues a la primera letra de tu palabra saldrá solo, porque tu cerebro lo único que necesita es tener un contacto con la primera parte del recuerdo para recuperarlo. Si nos suficiente, intenta asociar a contextos; por ejemplo: "Esto que quiero recordar tenía relación con... o venía a cuento de esto que estábamos hablando..." Los recuerdos funcionan por asociación, intenta recordara todo lo que puedas del entorno de esa situación; "Yo venía a la cocina porque tenía sed, entonces sonó el móvil..."

Los juegos de memoria son una buena  manera de entrenar tu memoriaLos juegos de memoria son una buena manera de entrenar tu memoria

13. Cuidar tu aspecto físico y emocional es muy importante para desarrollar la memoria. Que nuestra memoria funcione mejor o peor tiene mucho que ver con nuestro estado emocional. Si estás cansado, estresado, ansioso, preocupado, triste... tu memoria se bloquea, porque tu mente no puede atenderlo a todo a la vez. Si estoy casado mi mente sólo es capaz de pensar en descasar y no en recordar los apuntes.

14. Los juegos de memoria son una buena manera de entrenar tu memoria de manera amena y divertida. Son estupendos a cualquier edad, pero especialmente indicados en edades avanzadas.

15. Aprender un nuevo idioma o un instrumento, favorece el desarrollo de la plasticidad de tu cerebro y mejora tus funciones cognitivas.

Artículos recomendados