Menú
Bursitis de cadera

LESIONES

Bursitis de cadera

Padecer bursitis de cadera puede ser realmente doloroso, pero, ¿en qué consiste esta afección?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

La bursitis de la cadera es un problema común que causa dolor en la parte exterior de la parte superior del muslo y la articulación de la cadera. Una bolsa es un saco lleno de líquido que permite un movimiento suave entre dos superficies. Por ejemplo, en la cadera, una bolsa descansa entre la prominencia ósea sobre la parte externa de la cadera (el trocánter mayor) y el tendón firme que pasa sobre este hueso. Cuando la bolsa se inflama, cada vez que el tendón tiene que moverse sobre el hueso, se produce el dolor.

Las personas que tienen bursitis de cadera, mueven el tendón cada vez que caminan por lo que los síntomas que tienen son bastante dolorosos.

Causas

La bursitis de la cadera puede asociarse con diferentes tipos de personas:

  • Atletas (corredores)
  • Lesiones (personas que caen y se dañan la parte superior del muslo)
  • Postquirúrgico (personas que se someten a cirugía de cadera)

Otras causas de dolor en esta área incluyen problemas de la articulación de la cadera, como artritis de cadera y desgarro de labrum, pero estos problemas generalmente causan síntomas en otras áreas además del exterior del muslo.

El diagnóstico de bursitis de cadera se realiza a través de un examen físicoEl diagnóstico de bursitis de cadera se realiza a través de un examen físico

Síntomas y diagnóstico

El diagnóstico de bursitis de cadera se realiza a través de un examen físico. Los síntomas más comunes de la bursitis de la cadera incluyen: sensibilidad sobre la prominencia ósea del muslo, hinchazón de la bolsa y/o dificultad para dormir en el lado afectado.

Además, las personas pueden descubrir que si hacen ciertas actividades se agravan sus síntomas y sienten más dolor. Puede ser deporte o ejercicio. Además, muchas personas con bursitis de cadera se quejan de la dificultad que tienen para dormir en el lado afectado por la noche. Si bien es fácil recomendar que las personas no duerman del lado afectado, puede ser difícil de controlar, especialmente para las personas que duermen de un lado concreto como costumbre: a menudo ni siquiera se dan cuenta de que están de su lado hasta que se despiertan con malestar de la agravación de su bursitis.

Para el diagnóstico es probable que se necesite realizar una radiografía para asegurar que no haya espolones ó calcificaciones que puedan estar contribuyendo al problema. Ocasionalmente, el médico puede pedir una resonancia si el diagnóstico no está claro o si el problema no se resuelve con el tratamiento inicial.

Al igual que con cualquier otra condición médica, se deben considerar otros problemas que pueden causar síntomas similares. La bursitis de la cadera suele ser un diagnóstico claro, y los síntomas se pueden distinguir de otras afecciones. Sin embargo, algunos casos de bursitis de cadera se pueden confundir con otras afecciones médicas que se necesitarán descartar. Algunas afecciones pueden ser: problemas en la espalda baja, otras dolencias en la cadera, tendinitis de la banda iliotibial o meralgia parestésica.

El tratamiento de la bursitis de la cadera generalmente comienza con algunos pasos simplesEl tratamiento de la bursitis de la cadera generalmente comienza con algunos pasos simples

Tratamiento

El tratamiento de la bursitis de la cadera generalmente comienza con algunos pasos simples y progresa dependiendo de la respuesta de la persona a estos tratamientos. La mayoría de las personas puede encontrar alivio de sus síntomas con tratamientos no invasivos para la bursitis de cadera. Sin embargo, algunas personas tienen dificultades para curar sus síntomas de bursitis de cadera y pueden requerir tratamientos más invasivos.

Normalmente se empieza evitando actividades que causen el aumento de los síntomas o del dolor. Si es necesario se evitará realizar deporte o ejercicio, o limitar o adaptar la actividad. También puede ponerse hielo en la cadera, tomar medicamentos antiinflamatorios y un programa de rehabilitación.

Una opción aconsejable es acudir a un fisioterapeuta que te ayude con el ejercicio que necesitas para recuperarte del dolor. En ocasiones también el médico puede decirte que te inyecten cortisona. Ante cualquier duda, acude a tu médico y explícale los síntomas que tienes para que él valore qué pruebas debe hacerte para un mejor diagnóstico.

Artículos recomendados